Mañana se estrena en España la esperada “Star Wars: Los Últimos Jedi”, razón por la cual en Redacción Atómica analizamos las principales virtudes de su director, Rian Johnson, a través la película que lo introdujo al género de la ciencia ficción. Nos referimos a la estupenda “Looper” (2012).

Joe (Joseph Gordon-Levitt), un mercenario que se dedica a asesinar personas que son enviadas del futuro, practica su masticado francés mientras aguarda, en medio de un crepuscular campo de trigo, la aparición de su próxima víctima. “Los viajes en el tiempo aún no han sido inventados. Pero en treinta años, lo habrán sido”, agrega su voz en off, develando una de las claves temáticas de ‘Looper’, tercera película de Rian Johnson, y cuya compleja premisa encontró en el talento del director estadounidense un eficaz y muy entretenido retrato.

Es esa naturaleza tan cercana a la ciencia ficción la que me ha impulsado a tomarla como referencia para analizar algunos puntos fuertes de su director, los cuales esperamos sean muy bien explotados en su última película: ‘Star Wars: Los Últimos Jedi’ (2017).

Ritmo narrativo

Los diez primeros minutos de ‘Looper’ son suficientes para enterarnos de su premisa y conflicto central, algo que Johnson logra a través de una secuencia de imágenes de cada vez menor duración y más rica información, respetando siempre el punto de vista del protagonista y recordándonos su principal objetivo: las barras de plata que recolecta por cada asesinato. Además de ello, está el  adecuado uso de la voz en off para exponer cierta información complementaria a la que muestran las imágenes.

Secuencias de acción

Desde la masacre desatada en los cuarteles de Abe (Jeff Daniels) hasta cada uno de los enfrentamientos entre Joe y la banda de Kid Blue (Noah Segan), ‘Looper’ presenta momentos de inolvidable intensidad, logrados en parte por la estupenda colaboración entre Johnson y su director de fotografía, Steve Yedlin, quien impregnó a la cámara una libertad de movimiento que en ocasiones, potenciaba muy bien las acciones de sus personajes.

Profundidad de personajes

La transformación de los tres personajes principales está motivada por el miedo a la pérdida, ya sea de un amor, un hijo o el disfrutar de la vida que siempre han soñado tener. Es así que, el analizar una serie de emociones humanas a través de elementos tan fantásticos como los viajes en el tiempo, nos habla de un director respetuoso con un género que, al día de hoy, lo cobija en una de sus más tradicionales franquicias.

Tan solo nos queda esperar que ante los seguros condicionantes corporativos que una marca de esta magnitud implica, y visto lo que sucede en Warner Bros. y DC Films, el producto final tenga más de Johnson que de Disney. Él se lo merece. Y nosotros, los fanáticos, mucho más.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.