Grupo: Brighton 64 + Second Coming
Sala: Sala Wah Wah

Lo de Brighton 64 el sábado pasado en Wah Wah no fue un mero ejercicio de nostalgia y sí una demostración de facultades y reafirmación de un grupo que está en condiciones de prolongar su carrera el tiempo que les plazca.

Ricky, bajo y voz de Brighton 64, se dirigió a la audiencia en todo momento en catalán y recordó las ocasiones anteriores en que se dejaron caer por la ribera del Turia, especialmente la primera, en la legendaria “Gasolinera”.

Como bien vaticinaba su hermanito Albert, el concierto reunió a varias generaciones de seguidores de la banda, con mayoría aplastante de público afín al modernismo y con el ambiente de las grandes ocasiones sobrevolando la sala en todo momento.

El grupo se encontró muy cómodo y disfrutó mucho del concierto. Su flema barcelonesa se manifiesta y mantienen un poco las distancias, pero la complicidad y el entusiasmo es la tónica del show. En lo musical, el grupo está engrasadísimo, tal vez han alcanzado su cenit en esta gira del 30 Aniversario, algo que ellos perciben y transmiten. Nunca han sonado mejor en directo.

Brighton 64 defendió en Valencia prácticamente el mismo repertorio que en la primera parte de la gira, con la novedad que supuso su homenaje a unos compañeros de generación, ese otro grupazo que eran Los Pistones, de los cuales tomaron prestada “Metadona” (la otra versión de la noche fue “En la medianoche”, su particular lectura del clásico de Wilson Pickett).

Tino Peralbo (batería) y Jordi Fontich (teclados, pandereta y desenfado) demostraron porqué fueron miembros de la formación más sólida de la historia de la banda y no se limitaron a ser mera comparsa de los hermanos Gil, sino que contribuyeron a que el sonido logrado tuviera poco que envidiar al de los grupos que empujaron a éstos a embarcarse en esta aventura allá por 1981.

El cuarteto fue racionando los grandes hits a lo largo de un set inmaculado que provocó una íntima comunión con un público que se fue desprendiendo de la corrección a medida que se aproximaba ese éxtasis colectivo que supuso “La casa de la bomba”, canción que ocasionó el único pogo en condiciones de la noche. Poco antes nos habíamos visto todos sorprendidos por una potentísima interpretación de “Palabras con sabor”.

Añadir que Second Coming fueron los encargados de abrir fuego (en su día fueron pupilos de Albert en la ya extinta Bip Bip Records) y lo hicieron con parada y fonda en canciones de su cada vez más dilatada discografía, con diversos recordatorios al buen estado que atraviesa su escuadra, el Levante U.D., y cerrando su intervención con “So sad about us” de The Who, momento que el respetable aprovechó para empezar a asumir que la noche iba en serio e ir cogiendo posiciones cerca del escenario.

Tras el concierto, tuvimos la oportunidad de departir tranquilamente con nuestros héroes. Pudimos confirmar que en las distancias cortas son fantásticos, pese a ratificarnos su filiación barcelonista (nadie es perfecto, aunque ellos lo parecían).

El setlist al completo lo compusieron las siguientes piezas:
– “Haz el amor”
– “Ponte en marcha para mí”
– “La próxima vez”
– “Fotos del ayer”
– “Conflicto con tu ayer”
– “La canción del trabajo (Bola y Cadena)”
– “El mejor Cocktail”
– “(Club negro) La calle 46”
– “Metadona”
– “La ley del mínimo esfuerzo”
– “Me dejo querer”
– “En mi ciudad”
– “Deja de tocar a mi chica”
– “Barcelona Blues”
– “Donde yo caí”
– “En la medianoche”
– “Palabras con sabor”
BIS
– “Igual nos da igual”
– “La casa de la bomba”

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.