Grupo: Funtastic Dracula Carnival
Sala: Ku Disco (Benidorm)

Vale. Voy a empezar alardeando de mi verdad. De subjetivismo extremo vamos, pero no por ello exento de razón. El Funtastic Drácula Carnival es el mejor festival de España ¿Motivos? Vamos a ver porque esta es una de esas crónicas que debido a lo extremo y vertiginoso de la experiencia resulta difícil explicar.

En primer lugar aclarar que no hablo sólo de la música. Considero que en festivales como el Primavera Sound, por ejemplo, hay mucha más variedad musical. Sin embargo en el Funtastic Drácula Carnival más o menos todo queda dentro de la familia waterniana del garaje, el punk, el rock y el surf; con sus matices claro está. Entonces no hablo sólo de la música. Hablo de algo más. Me refiero a que es el mejor Festival. Juzguemos entonces lo que digo a partir del significado de esta palabra. Festival proviene del adjetivo festivo, que según la RAE en una de sus acepciones significa “Regocijo dispuesto para que el pueblo se recree“. Vale. Pues me ratifico. El Funtastic es el mejor festival de España. Y ahora voy al tajo y os explico por qué.

Lo primero es que se celebra en Benidorm. Y nos guste o no Benidorm es el sitio más bizarro, divertido, y cogido por los pelos que hay en todas las costas de nuestro país. La ciudad de Benidorm es un infierno y un paraíso, y esa dualidad la hace única. Símbolo de la especulación, ese otro festival, el del ladrillo, en el que se emborrachan de poder los políticos más grotescos. Un lugar proyectado hacia el mundo, potenciando el turismo masivo de Mujeres y hombres gamboides y con más pasta que el señor Buitoni. Esto, que hace que sea un lugar bastante peligroso o desagradable para vivir allí todo el año hace de él un lugar extremadamente divertido para caer por allí con el maletín de lleno hasta los topes y la cordura escondida en el maletero del coche. Vayan sino a ver uno de los espectáculos de Sticky Vicky (Vicky Pegajosa), la famosa mujer de 65 años que demuestra cada noche en Benidorm, desde hace años, las propiedades mágicas de una vagina, o contemplen sus múltiples maravillas en “Benidorm: sinfonía de una ciudad” del artista conceptual valenciano Rocco.

Atendiendo al apartado musical, gracias a este festival hemos podido ver a grupos que rara vez tocan en otros festivales que se celebran aquí. No entiendo como no habíamos tenido ocasión de ver antes a Man or Astroman? que se montaron un concierto de cojones. O a Trashmen a los que trajo la organización del Funtastic Drácula Carnival hace unos años. Además no te arriesgas cuando compras la entrada. Grupos y más grupos para bailar rock sin complejos.

Siguiendo con los motivos de mi radical opinión el ambiente es increíble. 800 personas, ni una más ni una menos, para que la cosa quede en familia. Gente con ganas de bailar, gente con ganas de fiesta. Gente en definitiva que sólo quiere disfrutar de la música y del rock de una manera diferente a cómo se disfruta en macrofestivales.

Todo eso por no hablar de las fiestas gratis que ofrece el festival, con sesiones y conciertos de rock en primera línea de playa, para amenizar esas noches que se alargan y clarean hasta convertirse en días que languidecen y oscurecen, y que se convierten de nuevo en noches que enferman y se excitan hasta transformarse por última vez, y en un bucle de mutaciones día-noche, con una frialdad sin complejos, en un puente de octubre sin dormir. Y eso se agradece. Porque si no ¿dónde demonios nos metíamos los zombies del rock?

Todo esto sumado a los precios de las consumiciones a un precio razonable, algo poco común hoy en día. Y a los seguridades del recinto, que en las pocas ocasiones que pudieron demostrar sobre mi cuerpo sus horas de gimnasio optaron por volcar mi botella de whisky en un vaso de plástico y ofrecérmela con amables palabras y consejos para un futuro a corto plazo y el buen transcurrir del festival en general y del mío propio. Esa gente se merece el cielo. Nunca antes había aprendido tanto del seguridad de una discoteca. La cosa marchaba bien.

Pero esperen. Continúo. Chicas que bailan con poca ropa con muchos de los grupos que tocan. ¡Toma motivo! No sé a vosotros pero a mí eso me encanta. Y no sólo porque sean chicas, que también, sino porque son ¡chicas bailando! Y además muy bien. Chapó. La organización y todo su séquito de colaboradores, que todos los años rompen la fría barrera entre organización y público para convertirse en uno más y disfrutar con la gente de la fiesta, también hacen de este festival algo especial.

Y por último. En plena gota fría. El clima. En Benidorm siempre hace sol. Siempre. Y eso se agradece cuando tus ojos han engullido horas de oscuridad y rock en una discoteca.

Y qué se yo. Podría seguir dando motivos. Pero me parece que han captado ya la filosofía del festival. Festival que por otro lado ya no podremos disfrutar, ya que la de este año era la última edición. Esperemos que los organizadores preparen algo nuevo para el año que viene. Mientras tanto este último Funtastic va a tardar en borrarse de la retina del recuerdo de muchos de los que estuvimos allí. Y ahora os explico el por qué musical del asunto.

+ SÁBADO 9 DE OCTUBRE
The kings of Makaha. Unos desconocidos para el que aquí escribe. Pero es lo bueno que tiene este festival. Lo mejor del rock y el garaje internacional estaba en la discoteca Ku Disco de Benidorm. Empezaba la sesión de bailes y la locura se mascaba en el ambiente.

The imperial surfers. Más de lo mismo. Rock & roll del bueno. Uniformados y eficaces. Rock & roll de fiesta de fin de curso, música de descapotable y playa. Y nuestros gemelos empezaban a resentirse ya de tanto swing.


Lord Rochester. Rock & Roll primitivo. Algunos dicen que recogiendo el espíritu de Bob Diddley. Creo que la comparación se les queda grande. Aún así nada que objetar. Buen concierto, chaquetas elegantes y el legendario Russ Wilkins a la guitarra y a la voz para recordarnos que en Escocia también se baila rock and roll.

Minsessota Voodo Man. Los japoneses formados en Tachikawa, cerca de Fussa ( la capital del garage de Japón) rockearon como malditos. Con su cara de estar flipando y descojonados todo el rato. Rabiosos, rockeros, locos a ratos, con energía siempre, y subida de uno de ellos al trust de las luces incluida, boca abajo y con la guitarra. Lo había visto en algún vídeo y no se iban a ir sin enseñárnoslo. Gran concierto. Y se quedaron todo el fin de semana. Integrados completamente en el festival, hablando con la gente, divirtiéndose como se divierten los japoneses en Benidorm.

Mr. Quintron and Miss Pussycat. Otro de los triunfadores. Un loco del rock. Es profesor de ciencia en un instituto de Nueva Orleans. En esa ciudad conoció a su mujer Panacea Theriac, alias Miss Pussycat, en el bar que ésta regentaba. Se enamoraron perdidamente, tanto que ella cerró su local y se fue de gira con él, hicieron una parada en Las Vegas y se casaron. Así fusionaron su show. Y después del concierto que se marcó el profesor Quintron entiendo porque se enamoraron. Su concierto fue la hostia. Su cuerpo estaba poseído por su propio boogie. El rock le caía en forma de sudor. Espectacular dando brincos en su banqueta y aporreando su hammond. Increíble con su “Drum Buddy” (cacharro de invención propia al que os recomiendo que echéis un vistazo. También podéis leer un interesante artículo sobre él en http://prozacparaelpopespanol.blogspot.com/2010/10/mr-quintron-miss-pussycat.html) echando humo y generando sonidos electrónicos, y cantando un rock&roll propio de un tubo de ensayo de un científico loco de dibujos animados. Y es que eso es lo que es. Y Pussycat le seguía el ritmo. Con sus bailes, sus marionetas, sus maracas y un dulce encanto de doncella del garaje punk electrónico con mucho boogie. Si te encuentras con Mr. Quintron un día en la calle, al salir de una discoteca, dale un casio y llévatelo a casa. Te aseguro que los afters serían mucho mejores con Quintron y su esposa amenizando las jornadas.

Man or astroman?. Y por fin, ellos. Los extraterrestres del surf. Brutales. El mejor concierto del festival sin lugar a dudas. Potencia. Energía que salía de la discoteca Ku Disco como megatones de furia eléctrica. Naves espaciales con el surf sonando por sus equipos de sonido a toda hostia. Cósmicamente apabullantes. El concierto era una contundente ametralladora de guitarras. La música convertida en líquido y en sólido, en grumos explosivos. Candela. Boom. Catacracks.
Meteoritos y olas de 500 pies de altura. Chirridos. Rayos. Astronautas. Surf de alta escuela. Rock apoteósico. Ver a Brian Causey tocar la guitarra es un lujazo. Ese tío tiene un rollo que no se lo cree. Sexiestrambótico. Esquizoalucinante. Desproporcionado. Colgando teclados de computadora a su cuerpo, experimentando con sonidos de surf terrorífico y maniobrando tsunamis de reverb estos alienígenas nos dejaron alucinados. Este año he visto conciertos increíbles. Y este ha sido uno de ellos. A pocos metros del escenario. Y con las 800 personas del festival flipando y bailando como locos. O por lo menos esa fue mi impresión. Que vuelvan ya.

+ DOMINGO 10 DE OCTUBRE
Los explosivos. Uno de los mejores grupos mexicanos de garaje rock. Rock & roll de pantalón de pitillo y chupas de cuero para comenzar a entrenar las caderas en una nueva jornada de conciertos. No eran cabezas de cartel pero el concierto provocó a ratos cierta locura en los asistentes. Es lo que tiene el garaje bien hecho.

Los peyotes. Gran concierto. Garaje rock a destajo desde Sudamérica. Buen show. Los instintos trogloditas del público comenzaban a dejarse ver. Sobre el escenario tremolo y vibrato percutiendo los cerebros de los que andábamos por allí.

Davila 666. Sinceramente no los recuerdo bien. Aunque sé que baile, que miré bailar a las chicas, que busqué mi petaca, que coreé sin conocerla alguna canción. Qué se yo. Aquello ya era una bacanal de rock & roll y mis piernas estaban poseídas por algún tipo de cabra montesa bastante pasadita. Por todo ello otro buen concierto a las espaldas.

Wau y los arrrghs!!!. No sé cuantas veces los he visto este año. Pero sus conciertos siempre están a la altura de cualquier evento. Lo he dicho muchas veces. Uno de los mejores grupos españoles. Con Juanito Wau a la cabeza esgrimiendo ese registro vocal único que parece una grasienta rueda de moto derrapando sobre un gato. Grandes como casi siempre.

Los saicos. Joder. Que entrañables. Me pasé todo el concierto con ganas de abrazarles. Se equivocaban. Entre canción y canción te daba tiempo a morirte, renacer, crecer hasta cumplir 18 años otra vez, comprarte la entrada del Funtastic, entrar en la discoteca Ku Disco de Benidorm y ver la siguiente canción de su show. Sus voces se ahogaban en ocasiones, eso cuando no se equivocaban y se quedaban mirándose los unos a otros como tiernos abuelitos desorientados. Y aún así geniales. Para llevar más de cuarenta años sin tocar me sorprendieron. La verdad es que me lo esperaba peor. Y no es que el concierto fuera gran cosa. Pero yo disfruté como un oso haciendo el amor con una sirena de miel. Momento increíblemente tierno cuando tocaron “Ana”. Repitieron “Demolición” a petición del público. La hicieron más corta porque como dijo Erwin Flores, cantante, si seguían tocando tendríamos que sacarles del escenario en camilla. No importa. Eran Los Saicos. Descansen y gracias.

Rolando Bruno y su orquesta midi. Siento deciros que a estos me los perdí. Supongo que mi cuerpo había empezado a fundirse con la pasta líquida que comenzaba a ser mi cerebro. Mis piernas ardían como Pompeya después de tanto baile y desparrame y supongo, que en ese momento, un instinto de supervivencia me hizo reservar parte de mis fuerzas en algún rincón de la discoteca. De todas formas por los comentarios que llegaron a mis oídos tuvo que ser un buen concierto. Salsa-merengue-rock, o algo así. Todo con el característico sonido de la tecnología midi. La próxima vez no se me escapa.

Y esto fue todo. No me pude quedar a la fiesta de clausura. Tal vez un símbolo, o eso quiero creer yo, de que esto no ha terminado, de que el Funtastic Drácula Carnival no ha dicho su última palabra. Y eso espero. Porque como os he repetido constantemente. Este es el mejor festival de España.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.