Grupo: Jamie Cullum + June's Kaleidoscope
Sala: Jardines del Real

Lunes, 8:30 de la tarde, 29ºC y los Jardines del Real hasta arriba. Los conciertos de Viveros, renombrados desde hace un par de años dentro de la Gran Fira, tienen estas cosas, que cuando menos te lo esperas y cuando más adversas deberían ser las condiciones te ofrece una de las noches más mágicas de la temporada.

Jamie Cullum presidía un cartel al que también se sumo desde hace un par de semanas June’s Kaleidoscope. En honor a la verdad en último disco que escuché con ahínco de Cullum fue “The Pursuit” del ya lejanísimo 2009. Tal vez por la sugestión que uno tiene mediante los medios de comunicación, por aquel entonces Cullum ya parecía lejano al pianista-autor que sorprendió al planeta musical a principios de siglo, como si de una fusión perfecta entre Jerry Lee Lewis y Tony Bennett se tratara. La realidad es que Essex puso en pie a los 4500 asistentes que abarrotaban en recinto de Viveros desde su salida al escenario con “Work of Art” y literalmente no paró durante los más de 90 minutos que duró su repertorio, con un bys mediante.

Antes June’s Kaleidoscope había abierto la noche dejando un fantástico sabor de boca a propios y extraños. La valenciana llegaba a Viveros con su nuevo single recién publicado, “Best Hotel Room We’ve Ever Had”, que como ella misma explicaba indaga por territorios del latin-jazz. Durante sus casi 40 minutos de show rescató canciones de su primer trabajo, Soon you will see (2014) y del que será su próximo disco que verá la luz en otoño, Brave Journey into the English Sea. Sin duda June’s Kaleidoscope es uno de los jóvenes valores valencianos a los que seguir muy de cerca los próximos meses.

Regresando al show de Jamie Cullum y a las cualidades que hicieron de este uno de los momentos más estelares del verano para los presentes fue sin duda gracias a ese saber hacer británico sobre el escenario. La capacidad para leer el concierto, saber a qué público se dirige, intercalar canciones que bien pueden sonar en el cumpleaños de tu hermana mayor con pianissimos capaces de poner la carne de gallina hasta a las piedras está al alcance de muy pocos. De la misma forma que son pocos los que son capaces de versionear en la misma noche el “Don’t Stop the Music” de Rihanna, el “High And Dry” de Radiohead y cerrar con el “Blackbird” de The Beatles y sobrevivir en el intento.

En definitiva, Jamie Cullum volvió a ofrecer otra noche mágica en Valencia, al demostrar que el jazz y el talento a raudales sí que son para públicos mayoritarios, sin importar ni día de la semana ni la conocida canícula que acecha el cauce del río seco en estas fechas.

Jamie Cullum

IMG_3864

IMG_3935

IMG_3957

IMG_3982

IMG_3994

IMG_4006

IMG_4030

June’s Kaleidoscope

IMG_3723

IMG_3731

IMG_3735

IMG_3739

IMG_3747

IMG_3758

IMG_3764

IMG_3781

IMG_3789

Fotos y crónica: Sergio F. Fernández

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.