Grupo: Las Ruinas + Wild Ripple
Sala: Wah Wah

Segunda visita a Valencia por parte de Las Ruinas, hace un año por estas fechas estuvieron también en Wah Wah por la aparición de “Siesta Mayor”. En esta ocasión lo hacían presentando “100% Maximum Heavy Pop”, su más reciente trabajo publicado a finales del año pasado. Un puñado de buenas canciones que se van sumando al repertorio de la banda conformando cada vez mejores conciertos, ya que escogen certeramente sus temas.

Abriendo fuego estuvieron sobre el escenario los valencianos Wild Ripple, quienes han publicado también hace poco su debut “Wild Ripple”, con un sonido que conjuga el rock psicodélico y el stoner con actitud punk. El trío formado por Manolete Blanco a la voz y guitarra, Miguel Izquierdo al bajo y Mario Aguilera a la batería, tres antiguos componentes de los desaparecidos Red Buffalo, se mostró contundente en cortes como “Weez” o “En el long”. Un trío perfectamente ensamblado que desarrolla sus temas creando sonidos hipnóticos perfectamente musculados por la sección rítmica, guiados por una guitarra con efectos de múltiples pedales. No hay que perderlos de vista.

wild1 copia

Por su parte, Las Ruinas ya tienen un repertorio consolidado sobre el que giran sus conciertos, con letras divertidas e irreverentes. Si bien el motivo era presentar “100% Maximum Heavy Pop”, comenzaron con otros temas de sus discos anteriores, como “La radio ha muerto”, “Cansado de mí”, “Fruta de temporada” o la dedicada al grupo zaragozano “Gabriel y Vencerás”, cuyo vocalista se hallaba entre el público.

Con Edu Chirinos tras sus gafas oscuras a la voz y guitarra, Jaime Bertrán al bajo y Toni López a la batería, entraron en materia de temas nuevos con precisamente “Tiempo nuevo”, canción que abre el disco, seguida por “Necesito saber” que fue el adelanto del mismo. La rabia concentrada en un minuto casi punk de “Estafa nacional” dio paso a “Zona alta” o los ritmos tropicales de “Raíces negras” hasta el ritmo funky  de “Te falta color”. Jaime puso la voz a “Me quedo en casa” enfilando el final del álbum con el garage de “Tiburones”.

A continuación interpretaron “Pasivo agresivo” y “Algo memorable”, una de las mejores canciones del nuevo disco. A partir de ahí pisaron el acelerador para escuchar “Ramón y Cajal”, “El olivar” y repasar sus primeras canciones como “Secundarios del mundo, uníos!”. Aceleraron con “Insecto”, el éxito de “Cerveza Beer” y cerraron con “OVNI”, con pogos del público entre los que se hallaba algún miembro de Wild Ripple. Un final de fiesta memorable.

ruinas2 copia

Crónica y fotos: Carlos Ciurana

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.