Grupo: Le Grand Miercoles
Sala: Forum Fnac

En una calurosa tarde de domingo presentaron Le Grand Miercoles en el Forum Fnac su nuevo trabajo, “Ghost Cowboys”, donde las guitarras cristalinas se funden con los ritmos sincopados procedentes de Jamaica, reggae, ska y rocksteady, más un ligero toque western. Una coctelera bien agitada que nos ofrece un producto de música instrumental con temas propios y versiones que Le Grand Miercoles acercan a su terreno con unos resultados más que satisfactorios. Con Jorge y Antonio (Dwomo) al bajo y batería respectivamente, más Dr. Jau a la guitarra y Willy al órgano Hammond, estos cuatro forajidos de leyenda logran transmitir unas sonoridades que nos trasladan a paisajes marinos mecidos por las olas. Comenzando con “The Rumour” que empalmaron con ”Malva Rosa” y “Java” (versión de Pablo Augustus), éstas dos pertenecientes a su primer LP “This Is Surf-Steady”, entramos en materia ante un público que seguía atentamente las evoluciones de Jorge y Dr. Jau, marcándose unas coreografías con el consabido “duelo” entre guitarra y bajo.

Otra versión, en este caso “Straight To Hell” de The Clash nos hacía recordar la pasión que la banda de Joe Strummer sentía por la música jamaicana, y que Le Grand Miercoles reflejan de forma certera al estilo “miercolino”, derechos al infierno. El toque western vino de mano de “Ghost Cowboy” con el eco de una guitarra fronteriza y el órgano Hammond de aires ska. La versión de Chris Isaak “Wicked Game” aquí convertida obviamente en “Wicked Dub” por tratarse de un instrumental debería figurar como parte de alguna banda sonora “lynchiana” sin perder parte de su encanto, sin ninguna duda. “Cecilia Ann” que los Pixies interpretaron de manera vertiginosa es otra de las versiones, original de Surftones, que la banda rescata en sonido jamaicano en una labor de arqueología, comentó Antonio, algo que los puristas odian y de lo que se sienten muy orgullosos.

El último tramo lo reservaron para melodías más bailables, como “I´ve Got To Surf Away (aka Man Next Door)”, “Alligator Ye-Ye” y el Hammond omnipresente en “Kristeen Killer” que bien podría funcionar en cualquier film de espionaje. Cerca de cincuenta minutos de ritmos caribeños, californianos y mediterráneos en una propuesta que obtiene un resultado excelente.

@SlippyDj

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.