Grupo: Jupiter Lion dj set, Tumba Swing, Maronda
Sala: Color Elefante

Durante tres días se llevó a cabo el “Fresh and Fun”, una exposición de diferentes artistas plásticos  en la galería Color Elefante del barrio de Ruzafa. Un evento organizado por Plastic Murs y Zeta Beer, en el que la música jugó un papel importante, con actuaciones de Jupiter Lion dj set, Tumba Swing y Maronda. La iniciativa tuvo una buena acogida, y además de contemplar las piezas de la exposición, pudimos degustar una cerveza valenciana como Zeta Beer y escuchar a grupos locales.

Para la inauguración se contó con Jupiter Lion dj set, o lo que es lo mismo, Sais y Gonzo, dos terceras partes de la formación aunque por el local pudimos ver también a José Guerrero, el tercer miembro de la formación. Los ritmos maquinales, hipnóticos y percusivos de la sesión de Jupiter Lion fueron invadiendo el local en una línea cool wave, con Sais y Gonzo alternándose a los platos, pinchando con reproductores Pioneer 2000 y realizando mezclas limpias de ejecución perfecta, fruto de su dilatada experiencia como djs.

La segunda jornada contó en el apartado musical con Tumba Swing, el proyecto de Don Rogelio J como One Man Banda o Monobanda, según se denomina a sí mismo, con su rock primitivo y blues pantanoso. Acompañado de dos guitarras, acústica y eléctrica, y un cajón sobre el que acciona un pedal de bombo, logra confeccionar con un pie un ritmo de acompañamiento y con el otro agitar una pandereta. Como dijo al inicio de su actuación de manera locuaz, iba a interpretar un set reducido, comenzando con el “Blues de la buena muerte”, sobre el que comentó irónicamente cómo le gustaría morir, de manera rápida en accidente de circulación. O de repente, rodeado  de sus discos y comics que ardieran sobre su cuerpo por combustión espontánea. Otra de las canciones que sonaron fue “La parada de Jesús”, sobre el accidente del Metro de Valencia, y “¡Oh, Marilin!” en el que contó una anécdota sobre una casa de citas de Ruzafa en cuyo rótulo había una imagen de Marilyn Monroe, pero que no tenía nada que ver con la canción. En una pequeña maleta llevaba varios pedales de efectos, fabricando loops con los que lograba capas de sonido superponiendo la guitarra y como el murmullo en la galería se convirtió en generalizado, optó por finalizar con el instrumental “Tanatorio Party” a pesar de haber hecho el público un círculo a su alrededor.

Para cerrar las actuaciones, sesión matinal con el acústico de Maronda. El pop preciosista y barroco de Pablo Maronda,  guitarra acústica en mano, hizo las delicias de los asistentes, muchos de ellos amigos del cantante y compositor valenciano. Los temas que interpretó pertenecían en su práctica totalidad a su segundo trabajo hasta la fecha, “La orfebrería según los místicos”, comenzando con “El ruido eterno” y adelantando un par de canciones de su nuevo trabajo que lleva por título “Vibraciones”. Las composiciones de Maronda tienen ese punto irónico que las convierten en un poco canallescas, cosas de las relaciones humanas y las rupturas sentimentales, como en “Me fui antes de verte llegar” o “La cristiandad”. A petición del público puso punto final con “La recriminación” y como dice en la letra, “Me voy con la recriminación”, se despidió de los asistentes agradeciendo su presencia. Esperamos más iniciativas como la de Fresh And Fun que permite el maridaje entre Arte, Música y degustar de nuevo esa fresca cerveza valenciana.

Carlos Ciurana || @SlippyDj

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.