Grupo: Ecopop´09
Sala: Arenas de San Pedro (Ávila)

Cuando a uno que ya está entrado en añitos y “curtido en mil batallas” festivaleras, le proponen asistir a un “nuevo” festival al que no asistido en sus anteriores ediciones, se lo piensa dos veces, sobre todo cuando en el cartel del jueves hacen coincidir a un mito en activo de la música indie de este país (Lapido) con un grupo de “dudoso” gusto musical pero que vende hasta politonos para el móvil (Amaral).

Por suerte compromisos contractuales (el maldito curro que nos paga la hipoteca) me impidieron disfrutar de ese “pop-urri” musical del jueves, no obstante debido a la calidad del resto del cartel, el lugar de celebración y la buena compañía, había que darle una oportunidad al Ecopop, y aunque fuese a la quinta poder decir el “hemos estado ahí, a mí ya no nos lo tienen que contar”.

A pesar del incendio que ha azotado la zona las semanas previas al festival, el entorno es una zona boscosa con un encanto especial que sabemos apreciar hasta los urbanitas impenitentes como el que os escribe está crónica. El nombre del festival hace honor a la zona donde se desarrolla el mismo y esperemos que este pueda conservar el nombre porque con más incendios como el de este año la cosa peligra.

Como curiosidad, yo creo que el noble señor feudal de Arenas de San Pedro, que habitaba el castillo donde se desarrolla el festival, no murió asediado por sus enemigos, sino por una inundación del mismo. Es la primera vez que veo un castillo situado en la parte más baja de una población y junto a un río. Adiós al mito de que los castillos están en las colinas para defender a sus siervos y avistar a Los Enemigos con facilidad. Otro mito más que se derrumba de mi enseñanza “EGBera”, si aun va a ser buena la LOGSE y el no tener que aprender estas cosas.

Bueno vamos a lo que vamos, el festival en sí que para eso estás leyendo estas líneas. El lugar de celebración es un lugar muy pintoresco, puesto que ver a tus grupos favoritos en el patio de un castillo, no tiene precio. El patio interior del castillo es cuadrangular y con gradas (que viva las aberraciones sobre el patrimonio) que se agradecen sobre todo cuando estás ante un grupo que no te dice nada o estás molido al final de la noche.

ECOPOP VIERNES

El viernes era el día grande, pues a priori era la jornada de mejor cartel, al menos para el que te esta contando todo esto. Debido a la distancia entre Ávila y Valencia, el equipo titular piso “el campo de batalla” justo cuando iba a comenzar su concierto Klaus & Kinski, por lo que sintiéndolo mucho no voy a opinar sobre el concierto de Entertainiment, pues no lo puede disfrutar.

Por tanto empezamos la noche con Klaus&Kinski. Mis peores sospechas se confirmaron ante los murcianos. Tienen un magnifico productor, pues su disco es uno de los mejores del año pasado, pero su directo tiene bastante que mejorar. Hay que salir con más ganas y cuidando los detalles, la guitarra principal casi no se dejó oír en todo el set list. Si que hubieron honrosas excepciones donde brillaron como se espera de ellos como con su magnifica puesta en escena de “Crucifixión la solución”.

Tras los murcianos, era el turno de Cooper. Este sí que no falla en su directo: como nos tiene acostumbrados fue vibrante y arrollador, pues hilvana los temas uno tras otro casi sin descanso y con un ritmo que engancha al publico y le hace sentir cada uno de sus temas, tanto los más veteranos como los más nuevos. Cooper si tiene algo, no se si definirlo como bueno o no, es que sus temas suenan igual que en sus discos, no es un grupo que se caracterice por sus grandes improvisaciones y arreglos propios de otras bandas en directo, Cooper es efectivo sin más. Que grande es “Hyde Park”.

Tras Cooper y con el patio del castillo más caldeado, le tocaba el turno a Lori Meyers. Tenían un papeleta difícil tras el paso de Cooper y por. la verdad, desgranaron un set list algo caduco (tenéis que sacar un disco nuevo ya!). Pero como veteranos de esta guerra del pop que son, sabían que no podían fallar y que el público esperaba un buen concierto y así lo hicieron. Desplegaron uno de los mejores directos que les he visto a los granadinos (y les he visto ya unos cuantos). Su set list fue coreado y bailado por un publico indie que tras Cooper comenzaba a ver amortizada su entrada y viaje al Ecopop. Lori no falla, es más se crece cuando la ocasión lo merece y esta fue una de estas ocasiones una vez más. Que gran final con “la cuatro” (Alta fidelidad), que se empieza a convertir en canción de cierre de todos los directos de los granadinos al menos en esta gira, esperemos que esta se perpetúe en posteriores set lists, pues es un tema que gusta y mucho. Impecable el sonido.

Tras los Lori, y con el público “con el morro caliente”, el turno fue de Love of Lesbian, lo cuales se han prodigado mucho durante este verano en el ámbito festivalero, por lo que tienen un repertorio muy rodado. La verdad es que gustaron, no tanto como en anteriores ocasiones donde hubo una mayor comunión con el público, tal vez porque fue un directo más serio y más acorde con los gustos de “los puristas indies” que no perdonan a Love Of Lesbian sus salidas de tono con disfraces y desnudos en el escenario. Quizás esa seriedad es lo que les resto una mayor unión con el público mostrada en anteriores directos. No obstante esta unión si que se produjo en los hits del grupo como “Club de fans de John Boy” o “Houston, tenemos un problema”, donde el grupo comprobó que sus últimos trabajos gustan y que en esa línea deben seguir en el futuro.

Como en todo festival de cierto nivel que se precie, la noche se viene cerrando con un DJ, y si es de renombre mejor que mejor, en este caso el cierre del cartel del viernes le fue asignado en un principio a uno de los veteranos de guerra de nuestro indie patrio el DJ Rojiblanco, pero suponemos que por motivos de agenda cambió su aparición por la de otro compañero de batallas igual de veterano que él, Chema Rey DJ que tenia que haberse puesto a los platos del castillo en la noche del sábado.

Respecto a este último curtido combatiente de la guerra del pop, el cual tiene una carrera en la ondas envidiable, solo decirle que un final de festival no es una sesión cerrada donde el público va a disfrutar de su estilo en los platos, sino es un lugar donde el DJ debe dejar de lado su sello personal y darle al público lo que quiere pues este tiene el “morro caliente” y está ávido de hits, bailables y sobre todo cantables. Señores DJ`s un final de festival es un karaoke gigante donde los que han aguantado hasta el final de la batalla quieren celebrar la victoria e irse a su casa con las cuerdas vocales desgastadas de cantar sus himnos generacionales, no es el momento ni el lugar de “hacer experimentos con gaseosa”. Hits y a ser posibles patrios, es así de simple, por favor no queramos complicarlo.

ECOPOP SABADO

El sábado a pesar de no ser el día grande, prometía una buena dosis de pop como el que ya se desplegó el viernes en el patio del castillo. Por desgracia para el que suscribe -bueno más para su amigo y compañero de batallas-, no pudimos disfrutar del inicio del festival, pues como buen soldado se partió un pie por el pop y tuvimos que pasar la tarde del sábado en vez de visitando las maravillosas piscinas naturales llenas de “poppies” guapas en el hospital de Talavera curando la herida de guerra de un soldado. J espero que en tu “Talavera de la reina de Inglaterra” tengan unas urgencias más ágiles que en las de la Talavera de aquí, pues un poco más y no llegamos a la segunda jornada del festival.

Tras el incidente, el equipo titular aunque algo maltrecho, abrimos el festival en la jornada del sábado con Standstill. Banda contundente donde las haya y con un directo efectivo, aunque en mi opinión colgarse una acústica y pretender que el Hardcore sea pop…pues no.

Tras Standstill, volvió el pop con mayúsculas y del bueno de la mano de los Sunday Drivers; el público les tenía ganas pues a pesar de tener un nuevo trabajo en la calle desde junio no se han prodigado mucho en eventos festivaleros este año. Personalmente estaba asustado pues en anteriores ocasiones el sonido no les había acompañado y a pesar de su voluntad los conciertos habían sido no muy buenos, pero esta vez no fallaron: sonido impresionante y una contundencia no vista hasta ahora en los de Toledo. Han cambiado su registro hacia un directo con más pegada y eso el público lo agradeció que bailó y coreó sus temas incluidos los de reciente hornada. Muy buen concierto y con un set list bien elegido, pues no abrumaron al público con temas nuevos y estos estuvieron salpicados a lo largo de todo el concierto con lo que el público menos fiel no se aburrió al no conocer aún estos temas. Espero con ansia su paso por Valencia en sala cerrada porque la cosa promete.

Tras los Sunday, un grupo que para nada es standard; los We are Standard demostraron en su concierto porque se han ganado el respeto del púbñlico ya que hacer canciones de baile sin un teclado y a golpe de guitarra no es para nada fácil ni Standard, pero ellos han conseguido que cuando salen, al final de casi todos los festivales, todo el mundo los espere para mover el esqueleto o intentarlo. Muy buenos y recomendables si aun no has tenido oportunidad de poder verlos.

Para acabar el turno fue del DJ Rojiblanco con una pinchada más efectiva que la de Chema, pero adoleciendo de temas patrios. No existe una regla no escrita que diga que si pinchas en un festival de grupos indies nacionales el público en la pinchada solo espera temas foráneos. Buena selección pero mejor hubiese sido “con una pesetita” (un poquito) de hits patrios.

En resumen un festival más que recomendable tanto para los “marathoneros” de festivales como para aquellos que se inician en estos menesteres.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.