Grupo: The Fuzztones + Las Ultrazorras
Sala: Durango Club

El incombustible Rudi Protrudi regresó a nuestras tierras para seguir evangelizando a sus feligreses en la ceremonia lisérgica del garage en estado puro, demostrando que los Fuzztones continúan vivos y coleando.

La sala Durango obtuvo una buena entrada con un público devoto de la mítica formación que revolucionó el sonido garage en los 80, insuflando nuevos aires al género con acento punk. Para punk la actuación del grupo telonero, Las Utrazorras, llegadas desde Alicante con un punk garagero que calentó el ambiente. Las chicas tienen un sonido sucio y sus canciones poseen unas letras subidas de tono, aunque con una técnica instrumental muy limitada. A pesar de ello resultan divertidas y si escuchas temas como “Campo de nabos” o “Chorreando”. Vas a pasarlo bien, tampoco pretenden mucho más. Se despidieron con “Me gusta ser una zorra” la versión que Las Vulpes hicieron del “I Wanna Be Yor Dog” de Iggy Pop.

A los pocos minutos subieron al escenario The Fuzztones, aquí sí encontramos varios miembros originales del grupo con el carismático Rudi Protrudi a la cabeza, que vestía cazadora de flecos de la que se deshizo al poco tiempo. El bateria, “Mad” Mike Czekaj regresó al seno de la banda y hasta el momento sigue en sus funciones, así como la teclista Lana Loveland, una hermosa criatura, que lleva unos años en la banda.

Para comenzar, sonó “You Must Be A Witch”, en esta gira que realizan con motivo del 30º aniversario del grupo, donde repasan los temas más conocidos como “Action Speaks Louder Than Words” o “Cheyenne Rider”, donde Protrudi se colgó su característica guitarra. También hubo espacio para un tema que no han grabado nunca ni tocan habitualmente en los conciertos, como es “Kicks”, que estuvieron ensayando y decidieron tocarla esa noche. Como homenaje a Sky Saxon de The Seeds, interpretaron “Bad Part Of Town”, para seguir con los primeros acordes de “Ward 81” que el público reconoció de inmediato por su teclado sinuoso, finalizando el concierto con “She´s Wicked”.

Regresaron para un bis con el primer tema que publicaron en sencillo, “Bad News Travels Fast”, animando a ver cuantas chicas subían al escenario a bailar, provocando que una decena de señoritas del público invadieran las tablas. A continuación, “Cinderella” fue recibida con entusiasmo, para finalizar de manera orgásmica con ese himno que resonó en nuestra ciudad en la década de los 80 que es “Strychnine”, con todo el mundo entregado.

The Fuzztones sobreviven a su época en todo su esplendor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.