Grupo: The Wedding Present + The Standby Connection
Sala: El Loco

La boda fue para toda la vida. El regalo, pura energía. The Wedding Present, el proyecto que encarna un David Gedge todavía en plena forma y siempre bien escudado, se mantiene infalible. Pura fidelidad y eso, pura energía.

Grupo pionero de una etapa, rescoldo de otra, singular en su estilo. Casi siempre en tierra de nadie. Un amor para toda la vida. Un matrimonio sin terceras personas. Tiró el puente al principio y en plena batalla por cetro brit, los de Leeds se taparon para regresar siete años después cuando una nueva ola parecía darle la razón. Lo vio claro David Gedge y ahí sigue: agitando la obra de The Wedding Present por el mundo con total seguridad. La primera, la que lleva a plantarse en Valencia un miércoles tras un puente de escapadas y considerables inversiones en felicidad. Rozó la media sala El Loco y eso, según se mire, podría parecer poco hace un tiempo o como para darse con un canto en los dientes hoy.

La hinchada fiel del grupo que se estrenó con el mítico George Best sigue siendo la de entonces y todavía tiene ganas de paladear esa acelerada agitación de cuerdas, tan propia de Gedge y los suyos. Ni atisbo ni concesión a la madurez, a la delicadeza. Con su último trabajo, Valentina, tal y como plasmaron en El Loco, ahondan en su personalidad –esa fidelidad– enérgica. Que bien mirado se torna, a veces, en cierta monotonía. Y hasta eso parecen tenerlo claro. Cuando podrían atragantarse, y eso se puede llegar a intuir, aprietan más a fondo, las muñecas se revolución más aún para agitar las cuerdas y rematan como mejor saben.

Eso lo que ofrecen, pura personanalidad bebida del punk, el post-punk; lo que son, un verso suelto que se sabe sacar partido en el cuerpo a cuerpo de las pequeñas salas. Son los actuales Wedding Present en los que Gedge, amo y señor, único miembro de la banda original, guía a su joven y solvente banda y resalta además con su vozarrón y se pasea a lo largo y ancho de su obra. Lo de Valentina, su último disco, entonces no es más que la excusa para mantenerse en la brecha y girar, porque como no hay quien les mueva de su sitio por el poso asolerado: lo que tienen los añejos Seamonsters o Watusi; The Wedding Present seguirán siendo lo que son y haciendo gala de ello. Como demostraron en Valencia una vez más, donde saben que tienen una de sus plazas.

The Standby Connection
La noche la abrieron los valencianos The Standby Connection con una breve muestra de lo que pretenden ser y aportar. Ex Polar y con unas señas de identidad que marcan hacia los Pixies, Pavement o Galaxie 500, le dieron a la noche el toque más delicado. Aunque sin renegar del ruido. Les seguiremos la pista, claro.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.