Grupo: The Cult
Sala: Tinglado 2 (Puerto de Valencia)

El cielo amenazaba tormenta sobre el Tinglado 2, la nueva apuesta para conciertos en el Puerto de Valencia, pero la furia se desató sobre el escenario cuando The Cult hicieron acto de presencia.

La gira “Love Live” les trajo hasta nuestro país en dos fechas únicas, Madrid y Valencia, y es que se sienten a gusto aquí, como dijo el segundo guitarrista en castellano: “Nos gusta su ciudad”, ya que Astbury no domina nuestra lengua. Como decíamos, en la gira actual interpretan el Love íntegramente, ya que se cumplen casi 25 años desde su lanzamiento, ese disco supuso un antes y un después en la trayectoria de la banda.

Capitaneados por Ian Astbury, más en forma vocal y físicamente que en su concierto de Benidorm el año 2006, y con Billy Duffy a la guitarra, los dos miembros originales desde sus inicios aparecieron pasadas las 21:30 horas acompañados por el resto de la banda, con unos teclados como introducción. Ian Astbury cada vez parece más un clon de Jim Morrison, con barba y pelo rizado, aspecto que decidió tomar cuando acompañó a The Doors en su reunión.

Los más de 2.000 fieles seguidores del Culto irrumpieron en un griterío ensordecedor para recibir al grupo, que con las primeras notas de “Nirvana” alcanzaron algo parecido a ese estado de felicidad. No se apartaron del guión y fueron interpretando una tras otra las canciones del álbum, y al llegar a “Rain” la locura se apoderó de los presentes, coreando el estribillo y sintiendo las afiladas notas de la guitarra de Duffy. “Hollow Man” fue otro de los temas mejor recibidos, al igual que “She Sells Sanctuary”, uno de los temas punteros en Valencia en la década de los 80, cuando se escuchaba buena música en las discotecas que aun no habían sido marcadas con el estigma de la “ruta destroy”.

Con “Black Angel” se puso final a la primera parte del espectáculo, tras un breve receso se dio paso a la segunda parte integrada por temas del álbum Electric, comenzando con “Electric Ocean” y los primeros acordes de “Wildflower” pusieron de nuevo al público en pie de guerra, decayendo un poco cuando decidieron entonar otros cortes de su último disco “Born Into This” como “Dirty Little Rockstar”, pero salieron de nuevo a flote con dos piezas más del Sonic Temple y Electric, “Fire Woman” y el cierre con “Love Removal Machine”, despidiéndose del personal lanzando la pandereta Astbury, Duffy un montón de púas así como el bajista y segundo guitarrista, y las baquetas el batería.

El público no se daba por satisfecho, y entonando cánticos futbolísticos lograron arrancar un bis al grupo, sonando el “Lil Devil” y poniendo punto final a un concierto de The Cult como hacía años no presenciábamos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.