Grupo: Q Festival
Sala: Casal Fester (Alzira)

El Q Festival se organiza en la localidad de Alzira con una loable iniciativa, recaudar fondos para el Tercer Mundo. No sabemos el porqué de su escasa repercusión (quizá la falta de publicidad) pues el cartel reunía bandas con tirón como los murcianos Second y los ingleses Reverend And The Makers junto a miembros de bandas de los 80 que tuvieron su éxito en nuestra Comunidad como Wayne Husssey (The Mission) o Midge Ure (Ultravox). Incluso el local era perfecto para acoger a un millar de personas, quedándose en 400 asistentes en cada segmento del festival (a primera hora público veterano, al abandonar éstos la sala acudió después gente más jóven), el sonido era bueno excepto algunos acoples puntuales, las entradas económicas. No podemos explicarlo, un misterio sin resolver.

En primer lugar, y con un retraso considerable (una hora) sobre el horario previsto, aparecieron Limbotheque, los representantes locales (provienen de Alzira), quienes tras su paso por el Heineken Greenspace -resultando finalistas de su concurso de bandas noveles- van siendo cada vez más populares. Un pop con influencias de swing, blues y country que resulta pegadizo y simpático, con temas como “Whisky Is My Drink”, o la versión a la que se le añade un toque personal con el uso de acordeón de “Still Loving You” de Scorpions.

A continuación, la desconocida para nosotros Una McNoon, una cantante folk que lleva tiempo en activo (antes conocida como Fania), ahora en compañía de Juan Belda, que no provocó la atención del público que se lanzó en busca de bebida en las barras.

El líder de los míticos The Mission, Wayne Hussey, reunió a los más veteranos del lugar, en un set acústico acompañado de su guitarra donde presento canciones de su álbum en solitario Bare, con su voz característica que no ha perdido fuerza. De esta manera desnudó sus composiciones como “I´m Falling” junto a versiones de Bowie (“Ashes To Ashes”), The Cure (“A Night Like This”), U2 (“With Or Without You”) excusando de forma irónica a Bono por no haber podido acudir esa noche, y Depeche Mode (“Personal Jesus”). Otros temas de The Mission como “Wasteland” intercalando el “Like A Hurricane” de Neil Young o “Butterfly On A Wheel” fueron recibidas con aplausos, para finalizar con el “Tower Of Strength”.

Por su parte, Midge Ure dió también en acústico un repaso a los temas importantes de Ultravox, comenzando por “Love´s Great Adventure” seguido de “The Voice” junto a “Vienna”, “Hymn” o “Dancin With Tears In My Eyes”, aparte de temas propios (“Breathe”, “No Regrets”). Lo que no tuvo precio fue verle interpretar “Fade To Grey” de Visage, presentándola como “una canción que escribí hace muchos años pero no la había tocado”, puesto que la imagen del grupo “de laboratorio” en su época era Steve Strange. Finalizó con otro de sus himnos, “If I Was”, siendo ovacionado fuertemente por la excelente actuación.

Los murcianos Second siguen en su línea con un pop rock apto para todos los públicos, viendo el numeroso público que congregaron (los triunfadores de la noche), en su mayoría jovencitas. Tocan bien, sus canciones suenan bien, pero se sitúan en una franja mainstream. Para empezar, “Rincón exquisito”, su mayor éxito por el momento fue arropado por “Palabras”, “Rodamos” y una versión de “Sin aliento” de Danza Invisible finalizando con sus fans invadiendo el escenario para cantar juntos “Todas las cosas”.

Katharina Frank era recordada más por su labor en el grupo Rainbirds, aunque nunca fueron una banda popular, que por su carrera en solitario. De su época dorada interpretó con convicción y de forma cruda con la acústica “Reckless”, así como otros temas recientes como “In My Mouth”, con algunos acoples molestos. Finalizó con “Blueprint”, uno de los grandes éxitos más sonados a finales de los 80 de Rainbirds.

Desde Sheffield, con Reverend And The Makers disfrutamos de un rock con toques mancunianos altamente bailable, gracias a la labor que ejerce el vocalista como frontman animando al público, y, sin duda alguna, a que poseen excelentes canciones El inicio apabullante con ”Silence Is Talking” y el sonido añadido de trompeta fue solo el pre-calentamiento, interpretando temas de sus dos albumes grabados por el momento. De esta manera, el sexteto fue desgranando su repertorio con “Miss Brown”, “Hidden Persuaders”, “No Soap (In A Dirty War”) o “Heavyweight Champion Of The World”, con el vocalista animando a las primeras filas alzando sus brazos, y chapurreando algunas palabras en nuestro idioma, cerrando con una enérgica “Armchair Detective”.

Ya entrada la madrugada, Peter Hook en su faceta como dj nos deleitó con unas bases contundentes a las que iba añadiendo temas de New Order como “Krafty” junto al típico redoble de bateria de “Blue Monday” y otros éxitos del indie como “Song 2” de Blur para disfrute de los últimos espectadores que todavía tenían ganas de bailar.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.