Grupo: Cándida – Arbolito Brutal
Sello: Malatesta Records, 20 Centavos Records
Año: 2014

La voluntad de constante movimiento y experimentación no se le puede negar a Candida Imbernón. Después poner voz a “Margaritas y Cerdos”, banda de orientación hard rock, da el primer cambio imprevisible de dirección para iniciar su carrera como cantante de tangos. Y del tango más ortodoxo, al neotango, para más tarde dar paso a una promiscua fusión y búsqueda de nuevos géneros ejecutados sin complejos. Pasando de los 40, ella misma admite encontrarse en el extenso y liberador terreno que media entre las etiquetas de “joven promesa” y de “vieja gloria”. Ese en el que uno cuenta con la experiencia y el aplomo para hacer más música para uno mismo que para tratar de agradar a toda costa a crítica y público.

Consciente de lo minoritario de su propuesta dentro del panorama local, la cantante, cuyo nombre genérico asume el resto de la banda, se siente libre para seguir transitando el camino que iniciase con “Mi casa, mi alma, mi amor, mis zapatos”(Discmedi, 2012), en el que ya coqueteaba, partiendo del estilo marca de la casa, con géneros como el pop y el rock. “Arbolito Brutal” (20 Centavos Records, Malatesta Records, 2014) lleva un paso más allá la propuesta de su anterior entrega, introduciendo sintetizadores, cajas de ritmo o theremines. Tal vez haya influido la llegada a la banda de Antonio José Iglesias (Dwomo), eterno transgresor de fronteras musicales, y que a través de sus múltiples colaboraciones y labores de producción con y para otros grupos (Gilbertástico o Stephanie Cadel et la Caravanne, por poner tan solo dos ejemplos) ya constituye por derecho propio una pieza fundamental dentro del funcionamiento del panorama musical valenciano.

Sin abandonar la focalización sobre una base de raíces latinoamericanas, tiene uno la sensación de estar escuchando un álbum de música fronteriza en el que las reminiscencias pueden ir, a bote pronto, de Calexico hasta Amparanoia. Por momentos, los ocho corte que componen esta entrega, que no llega a la media hora de duración, exudan polvo y respiran crepúsculo, poniendo banda sonora a un western contemporáneo sin necesidad de salir de la capital del Turia. Cándida se muestra consciente de la sensación que provoca el álbum en el oyente, tanto que la asume sin ambages desde el mismo concepto gráfico del álbum, por lo que el “Arbolito Brutal” al que hace referencia el título bien pudiera ser el árbol mediante el que atar la soga para practicar linchamientos varios. Justicia impartida a la vieja usanza contando con la colaboración de Javier Cárdenas al bandoneón y Antonio Chumillas “Chumi” a la armónica. Y como jueces para dictar sentencia, dan fe Jorge Luis Borges (Milonga de Manuel Flores) y una desgarradora versión del tema principal de la película “Johnny Guitar”, interpretado originalmente por Peggy Lee.

Demasiados indies para el mainstream, y demasiado latinos para el indie, Cándida hacen música sin etiquetas desde la frontera. Canciones para acompañar el trago de un pistolero viejo y cansado antes de dirigirse a su último duelo. Canciones tal vez para oyentes ya ajados que sepan apreciar el valor de una propuesta diferente en medio del cada vez más repetitivo panorama musical valenciano. Aunque solo fuera por eso, quedan absueltos.

Mariano López Torregrosa

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.