Grupo: El lado oscuro de la broca
Sello: El Genio Equivocado
Año: 2016

La nueva entrega de El Lado Oscuro de la Broca supera con creces a su primer trabajo, aquel  “Beta” que apareció a mediados de 2015, y que por su título parecía una prueba para corregir errores ahora que tenemos el nuevo disco. Si entonces descubríamos a un grupo contundente, de ritmo post-punk con aristas afiladas, en esta ocasión el quinteto zamorano aumenta su intensidad con nueve temas con el mismo sentimiento pero las composiciones suenan más trabajadas y los textos siguen siendo abrasivos.

El adelanto que fue “Cartas al apóstol” nos mostraba esta evolución, en la que suenan arrolladores a la vez que melódicos, igual que la acelerada “Frenética” en la que cuentan con la colaboración a las voces de María G. Mieres de la banda asturiana San Jerónimo, que pone el dulce contrapunto a las guitarras ruidosas. El corte más breve, “Estados miembros”, con sus dos minutos y poco se salda con su buena dosis de urgencia y celeridad.

Bajamos el ritmo con “Dolomita”, pero sin perder de vista la contundencia en un tema que va creciendo hacia un final eléctrico y abrupto. La montaña rusa vuelve a tomar velocidad con “Ciclogéminis”, y en “La puerta occidental” llama la atención ese punteo de guitarra que aparece a mitad del tema. El ritmo a galope de “Tras-os-montes” es como un tiro que nos sitúa en la recta final, y continúa con el ritmo vertiginoso en “Octo”.

Cierra el tema más largo del álbum, los seis minutos de “Ardimiento” y esa letra dura que dice “Un romero que se inmola / en mitad de la pradera” finalizando de forma brillante con una tormenta de ruido que cesa de golpe, para dar paso al sonido de unos cencerros. El Lado Oscuro de la Broca ha conseguido el equilibrio entre ruido y melodía que se intuía en su primer disco, y “Poderosa” debe estar entre los mejores del año si es de justicia.

Carlos Ciurana // @SlippyDj

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.