Grupo: Lyann- The Oak
Sello: Autoeditado
Año: 2014

Después de haber sido semifinalistas en la última edición del concurso Vinilo Valencia 5.0, Lyann lanzaban en formato físico su primer trabajo de estudio, The Oak (autoproducido, 2014). Diez cortes entre el Pop Rock de raíz anglosajona más actual y la psicodelia de las bandas más lisérgicas de los setenta.

Desde que Lyann comenzara su andadura allá por 2011, la publicación de este The Oak bien podría entenderse como la meta marcada por este joven grupo valenciano. Y es que, como ellos mismos cuentan, la grabación de este trabajo (con Alberto Díaz a cargo de la producción), ha supuesto un proceso largo y laborioso de unos dos años de duración. Los constantes retoques e incluso los cambios en la formación de la banda, se han traducido finalmente en un álbum en el que se presume un minucioso camino de búsqueda.

Grabado en los estudios Aural de Valencia y masterizado en Madrid por Juan Hidalgo, The Oak destaca por su gran diversidad instrumental acompañada de textos evocativos y una cuidada producción que da coherencia al conjunto. “Overture”, una lenta y misteriosa pieza para piano hace las veces de punto de partida para un álbum que pese a su innegable tono introspectivo es capaz de sonar enérgico y directo en cortes como “Acid Avenue”, donde sorprenden fases de clara inspiración jazzística o “Hummingbird”, sin duda uno de los temas más personales del álbum a medio camino entre el pop rock y la electrónica de aristas after punk.

Con el piano como elemento vehicular, los arreglos en las cuerdas de temas como “Promenade” o el instrumental “Shelter” remiten directamente a las pulsiones artísticas de los Pink Floyd de principios de los setenta. Sin embargo, Lyann parte de esta baliza referencial para adentrarse en las aguas del Pop Rock contemporáneo en temas como “Aleph”, una buena muestra de la acertada utilización de este grupo del piano, un instrumento que paulatinamente parece estar cobrando el determinante papel que había perdido en la mayoría de bandas de pop rock de las pasadas dos décadas.

“The Man in The Gallery”, con sus cerca de ocho minutos de duración, cierra un The Oak, que muestra a unos Lyann muy meticulosos a la hora de construir su ambiciosa propuesta sonora. Un buen debut discográfico que gana enteros con cada escucha y una banda con mucho camino por recorrer pero con una claridad de ideas que se transmite al oyente.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.