Grupo: Manolo Tarancón
Sello: Comboi Records
Año: 2009

Es complicado enfrentarse al disco de un tío al que ya, a priori, admiras y te une, porqué no decirlo, una amistad. Hablar de un álbum que te ha enganchado tanto que sería obsceno decirlo.

Elijo, pues, la escritura automática y de madrugada para ser, dentro de lo que cabe, lo más sincero y obtetivo posible.

Lo primero que se me ocurre (ahora escucho “Alfama” o “Música fácil“), es que Manolo, por muy salvaje y directa que suene, pretendidamente, la producción de Paco Loco, siempre va a desprender esa capa de sensibilidad y realidad extrema; una cotidianidad que se torna en morbosa cuando la combina con su yo roquero; un streptease del alma que el músico ha sabido endurecer con una aguerrida banda y los instrumentos necesarios para que “Imperfectos” suene así: a flor de piel.

Lo quiera él, o no, siempre va a ser un trovador; un narrador de historias que se regocija en el idioma castellano y que disfruta de las sílabas de la misma forma que tú, el escuchador, de sus melodías. Unos sonidos que se devanéan entre el rock, el country y la música de autor.

Probar este disco es comprender aquello de que la letra y la música gozan de la misma importancia. Diez canciones de raiz donde las composiciones se funden con los arreglos y obligan a repetir las escuchas.

Por fin Manolo ha comprendido que, “Después del amor”, hay algo más; que lo importante, más que cantar, es contar e interpretar. En esa tesitura se encuentra Tarancón para narrar aquellas situaciones en las que cualquier mortal se ve reflejado… Y cuando digo cualquiera, me refiero a ti, ami, a Dylan, a Vegas, a Cave, a Vega, a Cash, a Young…

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.