Grupo: Midlake - The Courage of Others
Sello: Bella Union
Año: 2010

A pesar del título, no hay que buscar el coraje y valor más allá de los propios artistas y de Bella Union, sello sufridor pero principal garante de la banda de Denton.
The Courage of Others es, dentro de los días que corren, un disco absolutamente experimental y vanguardista en su concepto.

Si ya lo has escuchado pensarás que me he vuelto loco, o que no tengo ni puta idea de música, y para qué voy a negarlo, en ambos casos estarás bastante cercano a la realidad.
Pero sí, es experimental. En los tiempos modernos en los que la masa musical se mueve a click de ratón en todas sus posibles vertientes (creación, producción, edición, promoción, descarga legal/ilegal…y posteriormente arrastrar a la papelera de reciclaje en muchos casos) se antoja descabellada la idea de crear un producto que no tenga intención de pegada instantánea, ya no por la voluntad del artista, sino por la propia supervivencia del mismo.

El tercer álbum de la carrera de Midlake es justamente eso, un álbum. Se trata de un sólo concepto desglosado en una serie de cortes que marcan las pausas para el escuchador. ¿A que parece una gilipollez retrógrada?. Es tan obvio que se da por hecho, pero precisamente es un término que en muy raras veces se da hoy en día, así que por lo tanto es experimental, es …vanguardista!.

Con su principal y casi único pilar en el folk-rock de los ’60, con todo el peso vocal de la grabación recayendo sobre Tim Smith y predominancia de acústicas en lugar de eléctricas y piano como ocurrió en su anterior The Trials of Van Occupanther (2006), este trabajo es mucho más plano, pero también solemne.
The Courage of Others es crudo, evocador, ancestral, modestamente épico, con pie y medio en lo medieval en diversos pasajes y un coñazo máximo asegurado si eres amante del polvo musical exprés. Si por el contrario eres de esos que se siguen sentando a escuchar música, literalmente hablando, las posibilidades de entrar en la burbuja de los americanos aumentarán considerablemente.

Porque eso de sentarse y escuchar, amigo mío, es un experimento de lo más moderno. Si no, siempre te queda la papelera de reciclaje.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.