Grupo: New Order
Sello: Mute Records
Año: 2015

Diez años han tenido que esperar los admiradores de New Order para volver a disfrutar de la nueva exhibición de música en estudio que nos ofrece el grupo británico.

La sonada ausencia de Peter Hook y la siempre amplia sombra de Joy Division, ha generado muchas expectativas, positivas y negativas, sobre “Music Complete”.

La primera toma de contacto con el nuevo álbum de los “eternos de Manchester” es un tanto decepcionante, ya que musicalmente, Restless parece no cumplir con las expectativas propias de un single de lanzamiento y tema de apertura de una banda del prestigio de New Order. Restless propone un inicio de álbum un tanto indolente en lo que lo más destacable es el empeño de Tom Champman -el nuevo bajista- por imitar al bueno de Hook. Por decir algo a favor, la desidia de Restless se va curando después de varias escuchas, que no cunda el pánico, que “Music Complete” no ha hecho más que comenzar.

Continuamos con Singularity, tema producido por Tom Rowlands, en el cual podemos identificar los orígenes de Joy Division junto con una revitalización de nuevos ritmos, una propuesta electrónica en la que la voz de Bernard Sumner brilla con una seguridad envidiable.

Una de las sorpresas más especiales de “Music Complete” es la participación de personalidades como Elly Jackson -La Roux- o el grandísimo Iggy Pop. La primera intervención de La Roux llega de la mano de Plastic, cuya segunda voz se fusiona con la de Sumner, otorgándole a la canción toda la frescura que aporta una voz femenina y diferente, un tema cuya estructura rítmica se basa en el acertado uso de sintetizadores que inevitablemente, nos transporta durante casi siete minutos a la cuna del synth-pop.

Le siguen la sorprendente Tutti Frutti y People On the High Line también con las intervenciones de Elly Jackson, dos canciones que parecen una y que siguen la estela de anteriores trabajos de la banda de Manchester.

Sin duda, la perla de “Music Complete” es Stray Dog, una propuesta instrumental cuyo predominio viene marcado por el uso de las guitarras y los sintetizadores, aunque la joya de la corona es la narración de Iggy Pop, cuya desgarradora voz nos acompaña durante seis minutos, parece un tema de transición entre canción y canción e incluso una propuesta fuera de contexto, sin embargo, es toda una declaración de nuevas intenciones con sello New Order.

Los restantes temas nos ofrecen sonidos más comerciales y ochenteros, en la línea de álbumes anteriores: Academic nos lleva al terreno de lo acústico con un ritmo y un estribillo pegadizos, donde Bernard Sumner parece pasárselo bien con la interpretación del tema.

Nothing But a Fool es la canción más completa del álbum a todos los niveles, ya que ofrece una sensacional intro de guitarra que se va fusionando con ritmos propios del new wave, y que inevitablemente, nos traslada a los grandes momentos de New Order.

Respecto a Unlearn this Hatred, lo más relevante es su espíritu enérgico. Canción perfecta para romper la pista.

Por último, The Game y Superheated son la aportación más pop de “Music Complete” y parecen los temas perfectos que cierran el ciclo de la nueva entrega de New Order.

Con todo ello, no cabe duda que el décimo disco de estudio de New Order aprueba con nota gracias al esfuerzo del grupo británico por ofrecer algo nuevo sin perder la esencia de aquel grupo que consiguió revalorizar la memoria de Joy Division y ganarse una nueva identidad. Así pues, “Music Complete” es una sugerente propuesta de pop preciosista que se revalorizará con el paso de los años.

@aixitaavf

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.