Grupo: Recopilatorio Troglogló 8
Sello: Autoeditado
Año: 2010

Vivir encima del pub La Caverna tiene muchos peligros. Con frecuencia esa retirada a tiempo nocturna acaba en última parada allí con charla hasta la madrugada con los fieles del lugar y el mítico Alejandro, dueño y señor del local e impulsor del Troglogló, ese concurso que, desde hace ocho años, se empeña en descubrir a los artistas emergentes de la ciudad que quieren demostrar algo. La única condición que se pide para participar es querer mostrar el arte que cada uno lleva en su interior.

La dinámica es sencilla: actúan todos los grupos inscritos; el jurado nombra unos finalistas; actúan estos elegidos y entonces se reparten los premios: primer y segundo premio, Premio de La Caverna, Premio del Estudio El Sótano y Premio del Público. Cada uno de ellos graban dos canciones con Dani Cardona, regente del citado estudio, y finalmente se edita el disco que tenemos entre manos.

El resultado es siempre ecléctico y variado, y sirve como muestra de que en esta ciudad no sólo viven y conviven multitud de estilos, sino que colean con febril actividad.

Abre el disco el ganador de este año, el adalid de la inditrónica, Amatria con “Eh qué ves” y “Come vegetal”, dos de las historias electronizadas que forman parte de su siguiente disco. Este autor peculiar, independiente en todos los sentidos y totalmente propio ha creado un sonido único, personal y que mezcla elementos estrictamente digitales, aunque no necesariamente modernos, con guitarra española, eléctrica y un sinfín de programaciones que sirven de vehículo perfecto para sus excelentes composiciones pop de estructura sencilla y efectiva, con textos llenos de significado y momentos realmente emocionantes.

Con Polonio y el Ministerio del Interior llegamos al segundo premio: el grupo de Toni Cárdenas (Velocista), acompañado de cuerdas y vientos, empieza con “Pasillo”, una canción intimista, reposada y con un mensaje autoesperanzador; después vendrá “Pies negros”, una canción de desamor envuelta en un escenario de imágenes cotidianas que, cuando llega a su fin, se convierte en una magnífica sinfonía pop al estilo de los mejores Belle & Sebastian.

Pasamos al Premio de la Caverna con el rock anglófono de The Someone Elses, la banda encabezada por Carolina Otero (Lülla). Primero hace vibrar al oyente con “The huntress”, para luego suspenderlo en una inquietante melodía como “In this town”. Impecable ejecución de rock puro, de interesantes arreglos eléctricos elegidos con aparente minuciosidad.

Ya ha hecho bastante ruido para ser relativamente corta su vida, pero Modelo de Respuesta Polar, premio de la Caverna (compartido con The Someone Elses) es posiblemente unos de los grupos con más proyección de la escena actual. Su rock progresivo, cíclico, pensativo y visceral hace que el espectador vaya siguiendo hilo de la canción sin saber muy bien qué va a pasar pero intuyendo que tampoco se le va a transportar a otro mundo de golpe y porrazo. “El principio del otro” y “Por costumbre”, dos de sus canciones más completas, responden al principio de “quemar puentes”, pues los temas no vuelven nunca al lugar por donde pasaron.

De los que no teníamos referencias hasta que apareció el disco del Troglogló era de Sokolov y mentiríamos si dijéramos que no es un gran descubrimiento. Este dúo, Mireia y Assad, abre con la gamberra, descarada, irónica y fresca “Yo no maté a su yorkshire”, una historia naïf de venganza, con estructura de pop pero con tintes de electrónica ochentera a lo Derribos Arias, sobre todo por la voz masculina. Después nos relajan con una balada,”30 vidas”, quizá un poco atípica por ciertos pasajes del texto, pero con la dosis necesaria de belleza y melancolía.

Por último, otro de los descubrimientos de este último año y que cierra el disco de una manera magistral es Fado Blues. El proyecto del incansable Mario Ferreira (Markimia Funk) acompañado de ilustres colaboradores como Antonio José Iglesias y Coque Martín (Dwomo) tiene como resultado una música cosmopolita, folklórica y animada. “Chapiteau” es una especie de chanson francesa que termina al más puro estilo balcánico; después, viene “Com um canto nos dentes”, quizá el ejemplo más perfecto de las intenciones de Fado Blues, pues se acerca bastante al estilo portugués por excelencia, con una letra que se pregunta sobre el presente y el futuro.

En definitiva y como decíamos al principio, Troglogló 8 es un disco resumen que presenta 6 bandas valencianas con mucho que decir. Esperamos de verdad que nunca deje de existir esta iniciativa tan beneficiosa para los que hacen música y para los que la escuchamos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.