Grupo: Spin Doctors - If the River Was Whiskey
Sello: Ruf Records
Año: 2013

Más de veinte años después del lanzamiento de su primer álbum de estudio, Pocket Full of Kryptonite (1991, Sony/Epic), Spin Doctors lanzaban el pasado mes de abril If the River Was Whiskey, sexto trabajo hasta la fecha de los neoyorquinos editado esta vez por Ruf Records. El viaje a través de la montaña rusa de la industria musical que ha supuesto el recorrido entre una grabación y otra, resulta casi tan sorprendente como la conversión de una de las bandas de pop rock más conocidas de la década de los noventa en una banda de blues especialista en las distancias cortas.

Haca finales de los ochenta, el Eric Schenkman, John Popper y Chris Barron andaban metidos en una banda de blues llamada Trucking Company. No fue hasta que Popper decidió dejar el grupo para centrarse en sus Blues Traveler, cuando Barron (guitarra y voz principal) y Schenkman (guitarra) decidieron cambiar el nombre a Spin Doctors e intentar llevar su sonido desde el blues hasta el pop rock. Así, en 1991 y tras haberse convertido en un pequeño fenómeno en el circuito musical de Nueva York, la banda firma con Epic Records y lanza al mercado Pocket Full of Kryptonite. En pocos meses Spin Doctors se convierten en una banda de alcance mundial gracias a dos hechos convergentes: el éxito de su single “Two Princes” y su total inmersión en un fenómeno que iba a marcar las pautas a seguir de la música de afán comercial en las siguientes dos décadas, el canal musical MTV. Su pop rock desenfadado de corte funk, a medio camino entre The Black Crowes y Red Hot Chili Peppers (con queines llegaron a codearse hace veinte años), convirtió a Spin Doctors en un fenómeno superventas capaz de aparecer en programas televisivos de máxima audiencia como Saturday NIght Live o Sesame Street. Tres años después de su debut discográfico, Turn It Upside Down (1994, Sony/Epic), no consiguió acercarse a los cinco millones de copias vendidas en EE.UU. de su trabajo anterior.

A partir de aquí el viento cambio de dirección. De forma diferente a lo ocurrido con otros grupos del momento, Spin Doctors se convirtieron en esclavos del éxito de sus primeros singles. La insaciable repetición de la fórmula, llevó sus posteriores trabajos a la eterna comparación con el pasado. Epic Records terminó por rescindir su contrato con el grupo en 1996, cuando la crisis de Spin Doctors había llegado incluso a lo personal: Eric Schenkman, abandonó la banda en mitad de un concierto en California alegando diferencias personales con el resto de miembros. Los siguientes álbumes, editados por Uptown/Universal, marcaron el declive comercial de unos Spin Doctors que finalmente en 1999 terminarían por declararse inactivos debido a una extraña dolencia en las cuerdas vocales de Chris Barron que lo mantendría alejado de la actividad musical durante un año aproximadamente. No fue hasta 2005, cuando la banda vuelve oficialmente a la carga con la grabación de Nice Talking To Me (Ruffnation Music), un álbum que pese a obtener buenas críticas se vio lastrado por la pronta quiebra del sello discográfico que lo publicó.

Todo este cúmulo de despropósitos empezó a disolverse en 2011, cuando Sony Music lanzó al mercado una edición 20 aniversario de Pocket Full of Kryptonite. La reedición de este álbum, convertido en una suerte de condena y redención a la vez, sirvió para que la formación original se reuniera de nuevo en torno a una gira conmemorativa. Es entonces cuando Spin Doctors vuelven a disfrutar tocando juntos más allá de la presión por alcanzar cotas anteriores, dando así el primer paso para la gestación de este If the River Was Whiskey, un álbum en el que el grupo aglutina diez cortes de blues clásico que solían formar parte de su repertorio en los años previos a su éxito masivo.

If the River Was Whiskey (titulado igual que el clásico country-blues de Charlie Pool), es a todas luces una declaración de principios de unos músicos que tras lo vivido se sienten por encima del bien y del mal de cara a la industria que los devoró para después regurgitarlos.

Un estupendo disco de power blues de muy agradable escucha y sobre cuya historia implícita merece la pena detenerse. En “Some Other Man Instead” primer corte del álbum, sorprende la perfecta adaptación de la peculiar voz de Barron a un género que los Doctors llevan a su terreno sin dejar de sonar sinceros en ningún momento. Al buen trabajo en la composición se suma el buen hacer en las seis cuerdas de un Eric Schenkman especialmente inspirado. En conjunto, la totalidad de cortes incluidos en este álbum, suponen un repaso a los diferentes estados de ánimo del blues. Desde la euforia etílica “If the River Was Whiskey”, hasta el optimista walking blues de “Ben's Looking out the Window Blues”, pasando por el blues pantanoso de “Sweetest Portion” o “Scotch and Water Blues”, todo en este álbum parece hecho simplemente por el amor a un género musical que por otro lado no deja de ser de alguna forma reconocible en el conjunto de la trayectoria de este grupo.

Destacan la enérgica “Traction Blues”, de regusto funk y pendenciero, o la espléndida “So Bad”, un blues a ras de suelo donde Barron es capaz de desplegar la suficiente intensidad como para hacer crecer de nuevo el interés en una banda, Spin Doctors, que con su historia podrían resumir el devenir de la industria musical en la era MTV previa a la irrupción de Internet como principal medio contenedor de propuestas musicales.

Pocas escuchas hacen falta para darse cuenta que este sexto trabajo de estudio es algo muy especial para los miembros de este grupo. Definitivamente, esto es algo que se transmite. Quizá no vaya ser el disco más vendido de su carrera. Puede que ni siquiera sea el más escuchado pero da la sensación que ha devuelto a Spin Doctors a la esencia de pequeños locales nocturnos donde probablemente siempre se sintieron más cómodos y nosotros con ellos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.