Grupo: The xx
Sello: Young Turks
Año: 2017

Ya han pasado ocho años desde que tres jóvenes -después del despido de Baria Qureshi de la banda- se convirtieran en un fenómeno musical y revolucionaran la electrónica con su propuesta: la máxima expresión de sentimientos a través del más cuidado minimalismo sonoro. El álbum The xx (Young Turks, 2009) pilló tan desprevenida a la industria musical como a Romy Madley Croft, Oliver Sim y Jamie Smith. Por ello, y como es normal cuando hablamos de un trío de veinteañeros, con sus inquietudes e inseguridades, la continuidad del proyecto y la prolongación del éxito se convirtió en un auténtico infierno.

El resultado de ese trabajo acompañado de la exhaustiva presión de los medios y del público fue Coexist (Young Turks, 2012), un álbum tan esperado como continuista, que proporcionó a los fans la dosis necesaria de ‘sonido xx’ y probablemente terminó de consolidar a la banda británica. Las secuelas de ese proceso de gestación del álbum, como es obvio, fueron evidentes en primera instancia, ya que los propios integrantes reconocieron que no hablaban entre ellos y que se encontraban física y emocionalmente fatigados. De ahí que hayan pasado cinco años hasta la publicación de un nuevo trabajo. Cinco años en los que Romy, Oliver y Jamie han puesto sus asuntos en orden -el último firmó como Jamie xx el álbum In Colour, una de las más interesantes referencias de 2015-.

Es precisamente el trabajo en solitario de Jamie xx la principal fuente de la que bebe el sonido de I See You (Young Turks, 2017), que rompe la continuidad con los dos anteriores discos y nos presenta un apartado musical algo más convencional pero que, sin embargo, incluye un trabajo lírico más poderoso. Para muchos, The xx han perdido su esencia con este tercer paso en su carrera, y lo cierto es que el sello distintivo del trío londinense prácticamente se ha desvanecido. No obstante, conocer algunas circunstancias sentimentales ocultas detrás de los temas y sumergirse en la intrahistoria de las letras ayuda a apreciar la riqueza de I See You.

Todo comienza con un hit. “Dangerous” sería una canción impensable en The xx o en Coexist, pero se erige con fuerza en I See You y supone una verdadera declaración de intenciones. Su letra reincide en el tema de las relaciones amorosas y los disgustos que ellas traen, como es habitual cuando cantan Romy y Oliver. “Say Something Loving“, en cambio, es una canción mucho más ligera y despreocupada en ese sentido. Además, cuenta con un sample del “Do You Feel It?” de Alessi Brothers. Y este no es el único fragmento prestado de otras bandas; el primer single de I See You, “On Hold”, incorpora un sample de “I Can’t Go For That (No Can Do)” de Hall & Oates.

Ya se ha dicho que las experiencias vividas por los integrantes de la banda desde el lanzamiento de sus dos primeros trabajos han sido fundamentales en la confección del nuevo LP, y precisamente, después de pasar por la tropical “Lips“, “A Violent Noise” supone una revelación hecha poema por parte de Oliver, quien habla de su alcoholismo y se arrepiente de haberse aislado. Romy también lleva a cabo su respectiva introspección en “Brave For You“, en la que expresa sus sentimientos acerca del fallecimiento de sus padres. La canción, como su título indica, es un alegato a la valentía que ambos imprimieron en ella. Pero la gran joya el álbum es -y en esto todos coinciden- “Replica“, quizá el tema más ‘xx’, una pieza que por momentos parece un single de indie rock ralentizado, y que vuelve a incidir en los errores cometidos, la mirada al pasado, las soluciones, las recaídas y, en definitiva, la redención.

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.