Por Vanessa Prado (Foto: Diego Madoz) - 27/02/2013

Tras varios trabajos publicados, todos ellos autoeditados, la banda de Canals sacaba a la luz, de la mano del sello Flor y Nata Records, Vals sobre un escarabajo, el pasado año 2012.

Han girado, han sonado en diversas radios, y la canción que abre este E.p., “El Rey”, fue elegida como sintonía de presentación del Contempopranea. Con un sonido que recuerda a los grandes grupos independientes de los noventa, Antonio Requena, Alberto Lorente, Rocío Carrasco y Víctor Vila son Copo.

Si tienen la ocasión de verlos en directo, prepárense a disfrutar de un buena formación de pop-rock, con excelentes canciones de estribillos pegadizos y con una actitud envidiable... porque Copo es una banda que apunta muy alto.


El disco ha sido producido por Carlos Soler casi en su totalidad, y masterizado por Mario G. Alberni. ¿Podéis contarnos un poco las razones de la elección de cada uno de ellos?
Conocimos a Carlos a través de nuestros amigos de Ambros Chapel, que habían trabajado en el estudio Blackout junto a Paco Morillas y nos dieron muy buenas referencias. Otro factor importante es que conocíamos el trabajo de Carlos bajo el nombre de Damien Lott y nos parecía una propuesta interesante, y, además, el precio por día en el estudio se ajustaba bien a nuestra capacidad económica. Esos fueron los factores que hicieron que nos decantásemos por grabar allí. A Alberni, lo conocimos gracias a Paco Loco al que cuando terminó de mezclar Matrioshka le preguntamos quién podría masterizar el disco y nos recomendó a Mario. Quedamos muy satisfechos del resultado final, de modo que decidimos seguir confiando en su buen hacer.


¿Cuánto tiempo llevaban estas canciones compuestas hasta que os pusisteis a trabajar y decidisteis grabarlas? Contadnos un poco como fue el proceso de composición.
Las canciones llevaban varios meses compuestas cuando entramos en el estudio. Contábamos con un presupuesto muy ajustado, por lo que pasamos mucho tiempo preparándolas antes de entrar al estudio para así conseguir grabar baterías y bajos casi del tirón y dejar más tiempo a lo más delicado como los arreglos de guitarra y las voces. Damos muchas vueltas a las canciones y nos obsesionamos en empastar bien las diferentes partes para que al final todo cobre sentido. Son tantos los estímulos que recibimos que llega un punto que tenemos que dejar de dar vueltas porque no acabaríamos nunca. Como anécdota, en el corte de “El Rey” la idea de la parte final, donde se queda la guitarra en una nota y van apareciendo más pistas, surgió al escuchar el característico sonido que hacen los amplis cuando estás a punto de recibir una llamada. Hasta ahí llega nuestra locura.


¿Creéis que vuestro sonido ha ido cambiando a lo largo del tiempo, o tenéis un patrón a la hora de trabajar al que os ceñís siempre e intentáis homogeneizar la marca “Copo”?
Escuchando en retrospectiva se hace evidente que tanto el sonido de la banda, como las estructuras de las canciones han cambiado. Parece ser que la tendencia ha sido la homogeneización de las estructuras. En algunas canciones de Matrioshka las estructuras son bastante enrevesadas y hay algunas que si das al “play”, y vas avanzando aleatoriamente parece que sea una canción diferente. Sin embargo hay estructuras más directas como “La V Guerra Mundial”.


Seguimos con el formato E.p, tras varios E.p.s. ¿Para cuando un largo?
Nos apetece mucho sacar un largo, aunque antes tenemos que estar 100% seguros de que tenemos las canciones idóneas para realizarlo. De momento estamos empezando a trabajar con canciones nuevas y las sensaciones son muy buenas, cuando tengamos un buen puñado de ellas decidiremos si hacemos un largo o volvemos a editar un E.p., ¡todo depende de los sobres que nos den!


En una primera escucha vuestro trabajo suena un single tras otro, aunque quizá la más radiable de las cuatro canciones sea “Días de feria”, el tercer corte. ¿Estáis de acuerdo con esta afirmación?
Totalmente de acuerdo. Para mi “Días de feria” es una de las canciones más redondas que hemos hecho, pero cuando terminamos de grabar Vals sobre un escarabajo teníamos que decidir un single y en ese momento decidimos “Todos los santos”. Con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta que “El rey” ha sido una de las que más ha gustado. En el Contempopranea 2012 fue elegida como sintonía para presentar a todos los grupos del festival, ¡la verdad que fue un subidón!


Rocío se incorpora en este último trabajo, sustituyendo a vuestro anterior bajista. ¿Os ha resultado muy duro cambiar de formación?
Todo cambio produce un poco de inseguridad y desequilibrio. Rocío hacía tiempo que no tocaba y realmente vino a hacernos un favor. No estábamos seguros de cómo saldrían las cosas a partir de entonces pero cuando le dijimos qué tocar y lo hizo, nos quedamos asombrados a la vez que aliviados. Todo fluía perfectamente y lo tuvimos claro: Rocío se quedaba.


Las letras son a veces un poco complejas, y tanto en las ilustraciones como el los títulos hay referencias evidentes a grupos indies de los noventa como El Niño Gusano. ¿Creéis que eso es algo positivo o negativo?
Creo que es algo muy positivo, no escondemos nuestras influencias, hemos crecido escuchando esos discos y son los que han marcado nuestra vida musical. En cuanto a las letras, es cierto que hay letras complejas, tal vez un poco difíciles de asimilar. Le doy muchas vueltas a las letras e intento no caer en los tópicos a la hora de escribir. Por cierto, ¡¡viva El Niño Gusano!!


¿Qué opináis del concepto “indie”, últimamente tan denostado en la escena independiente nacional?
El indie y el mainstream están cada vez más cerca, no hay una diferencia clara. Desde nuestro punto de vista cada vez hay más gente metida en esto del “indie”, aunque sólo para lo que les interesa. El claro ejemplo es la gente que va a conciertos en salas pequeñas, que son los que hace que las bandas puedan seguir adelante. Está de moda ir de festivales, el resto parece que no importa.


¿Os consideráis más un grupo de directo o un grupo de disco?
Disfrutamos mucho componiendo y grabando, pero donde realmente disfrutamos es en los directos. Ahí es donde las canciones cobran un sentido pleno mediante la interacción con el público. El receptor te está mirando a los ojos y ese momento de trasmisión es indescriptible.


¿Pensáis más en Copo como un grupo de discos “redondos”? Lo digo porque a veces da la sensación de que sois más un grupo de canciones. ¿Estáis de acuerdo?
Pensamos que hasta el momento somos un grupo de canciones, creemos en ellas como producto, es decir una buena canción puede hacer que el oyente se interese por tu trabajo. Si es cierto que siempre intentamos cerrar los discos de la mejor manera y dar un sentido a lo que encerramos dentro de un círculo de 120 Mm.


Cuidáis vuestra imagen con detalle, tenéis todo tipo de merchandising y os esmeráis en las ilustraciones y diseños. ¿Pensáis que el “envoltorio” de los discos es un complemento a lo que suena en su interior, o simplemente lo hacéis porque os gusta, sin mayores pretensiones?
Nos preocupamos mucho por la estética de los discos porque pensamos que otorga un valor añadido al producto final. Nos parece que no es coherente esmerarse al máximo y canalizar todas tus fuerzas en las canciones y después dejar de lado el modo de presentarlas. Cuando ves el disco en una estantería es inevitable que en lo primero que te fijes sea la portada y si ya desde ese momento despertamos interés, mucho mejor.


¿Qué opináis de la escena independiente nacional actual?
La escena independiente nacional está muy cerrada y es muy difícil hacerte un hueco. Hay muchísimas bandas y muy buenas que no logran situarse en la primera división del indie y eso da un poco que pensar. Creemos que hay que dar más oportunidades a las bandas que vienen pisando fuerte desde abajo y ver si ellas solas son capaces de consolidarse. Si no te dejan llegar al gran público es muy difícil que se pueda juzgar bien tu trabajo.


¿Y qué opinión os merece la escena valenciana actual? ¿Creéis que existe tal escena, o es simplemente un espejismo producto de la especulación?
Últimamente han salido muy buenas bandas y eso se debe al buen momento que vive Valencia. Por otra parte creo que la escena no es tan buena a la hora de ir a los conciertos, se ven muy pocos músicos en los conciertos de bandas valencianas y ahí es donde te planteas si existe tal escena. Nosotros nos quedamos con toda la gente que hemos conocido desde que empezamos, eso es lo mejor de todo esto, hemos hecho grandes amigos.




© 2014 Redacción Atómica. 88.8 FM. Todos los derechos reservados
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. OK. Para más información o cambiar la configuración pulse en Política de Cookies