Por Juan Carlos Pinto - 04/03/2013

Ya no nos resulta nada extraño ver en carteles de festivales y rodando de gira por el país a grupos provenientes del alargado y sureño apéndice situado en América del Sur: Chile. Y es que hace pocos años fuimos testigos del fenómeno del pop chileno, una serie de grupos que saltaron las barreras localistas y casi confinatorias que son las de los países sudamericanos, se pusieron en la avanzadilla de la música en castellano y nos hicieron girar la vista hacia dicho país. Podría haberse tratado de una simple moda, un bluf, una burbuja de resplandeciente cobertura pero de nulo contenido, no sería la primera vez (ni la segunda…) pero si uno se dignó a prestar atención, pudo encontrar allí una serie de propuestas realmente interesantes y de grupos con una calidad sorprendente. Capitaneados por Javiera Mena desembarcaron en los escenarios locales y con ella llegaron Fernando Milagros, Perrosky, Gepe y un poco más tarde Astro –aún quedan por llegar Prostistas, cuyo Nortinas War (Cazador, 2010) fue de lo más brillante del año- Todas ellas ofertas diametralmente distintas, con pocos nexos en común más que el del lugar de procedencia. Para nexos escasos los de Astro, un grupo con un imaginario tan único que es tarea complicada la de tenderle puentes hacia otras bandas, ya no sólo coterráneas, sino también extranjeras. El universo de Astro es tan extra dimensional que sus letras y melodías parecen sacadas de cerebros lisérgicos que hace tiempo emprendieron viajes sin retorno, viaje del que, debo confesar, estoy encantado de participar.

Mi primer acercamiento a la banda sucedió hace un par de años, charlando con Fernando Milagros en los stands del Primavera Sound. Fernando, un tipo encantador, trovador de melodías que evocan estepas andinas, me hablaba de lo que estaba sucediendo en su país, confesaba que ellos eran los primeros sorprendidos con la atención que se les estaba prestando, pero se mostraba firme a la hora de defender que era más que justificada, que la calidad de las bandas era de exportación. Antes de despedirnos me entregó el cd de un grupo que según él era lo mejor que se estaba haciendo en su lejana Santiago. El cd era Le Disc De Astrou (Río Bueno, 2011) un Ep que sorprendía por su frescura y originalidad, que me dejó la mosca detrás de la oreja y el nombre subrayado en la libreta.

No fue hasta el año pasado que Astro llegó con fuerza, colándose primero en el cartel del Primavera Sound y volviendo después, a finales de año, por las salas barcelonesas. Y es que el año pasado fue sin duda el año de consagración de Astro, editaron su primer largo Astro aquí en España gracias a la discográfica catalana Canada, que cuenta entre sus filas con lo más ilustre del indie Condal: Extraperlo, Joe Crepúsculo, Pegasvs, Pelea! Y La Estrella de David.

Sí, 2012 fue un año de puta madre para Astro y bien merecido lo tienen; tal vez suene a cliché, pero los chilenos sueñan con cosas grandes desde ahora y en una quedada desenfadada fui participe de su peculiar universo.

Andrés: “No hemos parado desde la salida del disco, parece que la recepción a sido buena, desde entonces hemos tocado en el South By Southwest, en Austin, en el festival de Monterrey, en el Vive Latino en México, En Buenos Aires en un sitio enorme frente a muchísima gente, en el Primavera Sound, estamos alucinado.”

Octavio: “En parte creo que nos ha beneficiado esto del Boom chileno y que de repente se exportaran tantas bandas desde nuestro país, ha sido como una novedad mundial, pero nosotros es algo que hemos vivido desde que éramos chicos, Chile siempre ha tenido una gran tradición musical y siempre ha estado al frente con referentes importantes en la música en castellano. No es casualidad que Santiago sea una de las ciudades con más bandas per cápita de América latina (cita requerida), hay una cantidad enorme de grupos y en Santiago tenemos un circuito importante de conciertos".

Andrés: “Hay una cantidad enorme de bandas, la industria independiente ha crecido una barbaridad en los últimos años, está cada vez más organizada y sabido hacer bien su trabajo, gracias a ello se le ha prestado atención al indie chileno.”

El primer Ep apuntaba maneras, eso desde luego, pero el primer disco supone la consolidación de todos aquellos disfrutables bocetos que encontramos en su opera prima.
Andrés: “Este último lo siento más nuestro, más propio, el anterior lo siento más referencial, más deudor de otra música, bien es cierto que en él hay canciones muy personales como Mono Tropical por ejemplo, pero en general lo noto un disco de inicio. Astro sin embargo es un disco que es muy nuestro, por eso es más largo, fue un disco concebido como tal, con todo un proceso detrás, con numerosas grabaciones que íbamos desechando o guardando, teníamos mucho material del que elegir, así que fuimos colando y colando hasta quedarnos con lo mejor. Es un disco complejo y sencillo a la vez, lleno de matices y de paisajes sonoros, pero a la vez directo y fácil de escuchar. Ciervo es un buen ejemplo que condensa el espíritu del disco, ya sé que lo miro desde dentro, pero de verdad creo que es así.

Octavio: “Las canciones a pesar de todas sus capas forman melodías directas, no necesariamente dirigidas hacia un público especializado, creo que pueden llegar a cualquiera y que cualquiera puede disfrutar de ellas
”.

Preguntar por sus referencias o por sus musas es una de las grandes obligaciones que me había impuesto, sentía profunda curiosidad por conocer sus motivaciones y sus puntos de partida, como no podía ser de otra manera, la respuesta no tiene desperdicio. “Siempre parto de la base que nuestra música tiene que sonar luminosa, si se me ocurre una parte de guitarra o de teclado quiero que suene lo más resplandeciente posible. Quiero que nuestras canciones evoquen luces, colores, y que sean luminosas, esa es la palabra, para mí Astro más que una bombilla quiero que sea una pantalla LED.” (risas) “Es música para hacer feliz a la gente, para hacernos felices a nosotros mismos, eso es lo que nos va, no me imagino tener que pasarnos un año entero haciendo un disco deprimente ¡me muero!”.

Si la respuesta sobre la génesis de sus canciones era pintoresca y muy gráfica, la pregunta sobre sus inspiraciones líricas se me antojaba más que apetecible; unas canciones con una carga onírica tan importante y con tal cantidad de matices, con letras que cuando crees que estás empezando a entender pegan un giro y te descolocan totalmente con sus rimas. Ojo a la respuesta de Andrés. “Todas son historias imaginarias, de temas distintos, por ejemplo hablo sobre animales, sobre dioses, más que historias son imágenes, imágenes concretas que son las que intento describir de manera amplia. Por ejemplo la imagen de Ciervo es básicamente una persona corriendo sobre una pradera cuesta arriba, gritando y con los ojos cerrados, es guiada por un dios y cuando llega a la cima se transforma en todos los animales, cambiando cada vez. El caso de Le Golden Ballon es el de un globo que está lleno de peces, una burbuja llena de agua que va flotando por ahí, como si fuera un globo de helio pero lleno de peces de colores y en un momento dado estalla en forma de fuegos artificiales; eso es para que te hagas una idea.”

Cuadros tan gráficos que pareces estarlos viendo mientras te los cuenta y es que parece ser que su creatividad no queda confinada a las parcelas estrictamente melódicas, sino que todo en ellos resuma originalidad, colores y, cómo no, luminosidad. “La idea de hacer vídeos que muestren las imágenes de nuestras canciones se nos ha pasado por la cabeza, en Ciervos hemos hecho algo por el estilo, en Colombo no queríamos mostrar lo evidente de la canción sino hacer una interpretación libre de su significado, no mostrar los conejos de los que habla sino más bien hacer que Colombo fuera un objeto sagrado enviado por los dioses, eso es lo que nos interesa, probar cosas distintas, cualquier cosa menos la banda tocando en un videoclip ¡eso no! Queremos imágenes sugerentes, atrevidas…”.



*Aquí puedes leer los Momentos 2012 1ª Parte: Washed Out.
© 2014 Redacción Atómica. 88.8 FM. Todos los derechos reservados
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. OK. Para más información o cambiar la configuración pulse en Política de Cookies