Entrevistamos a: Brighton 64
Redactor: Antonio Pérez Valcárcel
Género: Rock/Psicodelia/Mod
País: España

A Albert Gil le contempla un currículo portentoso, pero lo que le trajo esta vez a Valencia es la gira de reunión de su grupo madre, esa banda que supuso uno de los soplos de aire fresco más estimulantes que dio la primera mitad de los sobredimensionados años 80, nos referimos a Brighton 64.

¿Cómo surge la idea de esta gira de reunión? ¿Qué tal os sentisteis en el escenario en la primera parte de la misma? ¿Será la última oportunidad que tengamos de ver a este grupo legendario sobre las tablas?
La idea la tuvimos hace un par de años viendo que se acercaba de forma fatídica el 2011 y se iban a cumplir 30 años de la formación del grupo. Nos pareció un buen motivo para organizar una comida y cambiar impresiones. Nos pusimos de acuerdo enseguida y empezamos a buscar un mánager que se pudiese ocupar. Hablamos con Víctor y Pepe de Iwanna y ofertamos el grupo. Empezamos con la grabación de los Conciertos de R3, tocamos en Miranda de Ebro el mismo día, al siguiente en Madrid y la otra semana en Barcelona de manera que nos tuvimos que poner a nivel rápidamente. Pensamos que el resultado fue bueno pero que ahora, después de más de diez conciertos, sonamos mucho mejor.
No sé si esta aventura tendrá continuidad. Nos planteamos el 2011 como “año Brighton 64” y el que viene ya veremos…

Porque, tras la reedición recientemente de material histórico del grupo, ¿habría alguna opción de que, como hicieron por ejemplo Los Negativos, contásemos con canciones nuevas de la banda en el futuro?
Pues te digo lo mismo que respecto al directo, si hubiese continuidad en un futuro tal vez nos meteríamos en estudio. Es una cosa que, a diferencia de ellos, nosotros no hemos hecho grabaciones nuevas. De todas maneras hay un montón de canciones de la época que quedaron sin grabar y sólo hay documentos sonoros de televisiones y directos. Tal vez merezcan ser rescatadas.

¿Cómo te sientes (os sentís) tocando de nuevo temas de hace 30 años? Paul Weller dice que no podría retomar ciertos temas de The Jam, que se sentiría estúpido ¿Qué piensas de esa actitud? ¿Tiene parte de pose por parte del “Modfather“?
Pienso que cada uno es libre de tomarse su pasado como quiera, nosotros disfrutamos mucho tocando de nuevo nuestras canciones antiguas de la misma manera. Estamos pensando recuperar un tema llamado “Modernista” sólo porque hay la mítica frase: “los ochenta ahora empiezan…” Sería gracioso cantarla ahora, sería una forma de reírnos de nosotros mismos.

¿Qué nos puedes decir del repertorio que venís interpretando en la gira? Supongo que “La casa de la bomba” debe seguir siendo el momento álgido en cada una de las actuaciones, ¿no es así?
Sí, sin esa canción no seriamos quien somos, sin duda, y la ponemos en el final (para que nadie se vaya antes, ja, ja). El repertorio es un repaso por todos nuestros discos, desde lo más garagero de los primeros ochenta -“Barcelona Blues” o “Deja de tocar a mi chica”-, hasta lo más “elaborado” del final de grupo -“Ponte en marcha para mí” o “El mejor coctel”-. Hacemos además versiones míticas que hacíamos entonces y algún homenaje a grupos contemporáneos de los ochenta.

Y, por cierto ¿La nostalgia se instala en la sala de turno o unas canciones tan potentes como las vuestras no se pliegan ante nada?
Para muchos es un momento de nostalgia pero para otros es de descubrimiento. Por este motivo unas canciones tan potentes también pueden emocionar. En nuestros conciertos se mezclan varias generaciones de amantes de la música, es normal ver al lado de un señor de nuestra edad a una veinteañera que, como es natural, nunca nos ha visto en directo. Somos afortunados porque nuestra música se ha mantenido como un referente mientras que la de otros grupos ha desaparecido del mapa. Hay un interés real por nuestra obra y eso nos hace felices.

Sea como sea, esta gira va a reunir a varias generaciones en torno a un icono no sólo mod, sino de la música pop española, creo que sólo el hecho de que los más jóvenes rescaten vuestro repertorio ya merece la pena, ¿Estás notando un rejuvenecimiento de vuestra audiencia o somos mayoría la legión de seguidores de siempre?
Creo que ahora se nos percibe más como un grupo de los ochenta que como un grupo mod. Los mods están en otra historia, demuestran muy poco interés por las bandas en directo. Como he dicho antes, el grueso de la audiencia acostumbra a ser gente joven.

¿Qué crees que pensaría un mod de 1962 si viera la connotación que hoy en día ha adquirido el término? ¿No va en contra de la propia filosofía de vanguardia del modernismo original el inmovilismo y el adocenamiento que parece haberse instalado en parte del movimiento?
Creo que se echaría a llorar. La respuesta a tu completa pregunta es SÍ, has dado en el clavo. Nosotros tuvimos la suerte de ser contemporáneos a lo que se llamó “revival”, con grupos punteros como The Jam, Squire, Secret Affair y decenas más; como ellos hacíamos música para nuestro momento. Los mods actualmente son un movimiento retro-mimético que en el mejor de los casos hace un poco de gracia.

Y vosotros que creasteis la escena ibérica, una escena que no contaba con antecedentes directos, que tan bien articulasteis y que llegó a ser, junto a la británica, la más potente de Europa ¿Qué hubierais pensado si os llegan a decir que en el siglo XXI se estancaría? ¿En qué se ha fallado?
Nosotros hicimos una pequeña contribución, hubo muchas otras bandas que hicieron mucho más… Pienso que el crecimiento ya se estancó en los noventa pero lo que ha sido definitivo es la crisis del disco. En las noticias vi el otro día que del 2001 al 2011 habían bajado un 80% las ventas de discos. Con estos números es normal que esté estancado el negocio. Doy gracias por haber empezado a tocar cuando empecé porque si lo hiciese ahora me cortaría las venas.

Bip Bip Records cierra después de unos años de lucha sin cuartel, merced, según te he oído decir, a la pasividad del movimiento ¿Crees que han desaprovechado la oportunidad de contar con un sello tan afín? ¿Te sientes decepcionado con la parroquia modernista?
No, no me siento decepcionado. Sencillamente el movimiento ha evolucionado en dirección contraria a nosotros. Cuando hemos editado cosas antiguas ha ido de miedo y cuando hemos sacado algo nuevo, de pena. Yo interpreto el movimiento de un modo distinto, soy más de hoy y ahora no de pretender vivir en el pasado. Allá ellos…
Quiero decir también que el cierre tiene más que ver con mis intereses personales actuales que con cualquier otra cosa.

¿Qué parte de culpa achacas a ese inmovilismo mod y cuál a la revolución digital?
Pues en nuestro caso, al tratarse de un sello especializado, el cambio de nuestros compradores ha sido la estocada definitiva. El tema digital nunca nos ha afectado tanto, no es la causa principal del cierre.

¿Crees que un movimiento como el mod se puede adaptar a las nuevas tecnologías con naturalidad? ¿Cómo ha afectado la época del todo gratis al movimiento?
Creo que disponer de acceso a la información es algo positivo. En nuestros tiempos era muy difícil conocer artistas nuevos si no era a través de recomendaciones de amigos. Es más fácil ahora no meter la pata. Hay que pensar que lo que es gratis es la información porque poder disponer de discos, y más si son en vinilo, hay que pensar que es caro.

Sin embargo, te encuentras envuelto en multitud de proyectos, el nuevo grupo, Pista Lliure, tu regreso a Top Models y los Top Mods, tus sesiones como Rudemod ¿Seguirás tan activo o harás finalmente una selección?
Es mi manera de entender el movimiento, necesito crear constantemente y me cuesta ceñirme a una sola disciplina. Debo ser una especie de Leonardo Mod, ja, ja! No creo que vaya a hacer una selección por ahora.

¿Qué hay de esa reivindicación del modernismo aborigen catalán?
Hay un colectivo en Catalunya que empezó a investigar y descubrió que había un montón de bandas que hacían el equivalente al yeyé que todos conocemos en catalán. Algunas de estas bandas son muy buenas. La lástima es que entonces, por razones políticas, quedaron sin repercusión a causa de la Nova Cançó. Los progres identificaban catalán con reivindicación y la música de estos grupos no encajaba. Política y lengua; una relación detestable.

¿En qué punto encontramos tu faceta de escritor?
He acabado mi segunda novela, se llama “El Cas del Serrell” y trata de la propiedad intelectual centrada en la música. Es una especie de novela negra musical. ¡A ver si la veo editada pronto!

Tú, que has sido, eres y serás referente básico para multitud de aficionados a este tipo de música ¿Qué nuevos grupos podrías recomendar desde la libertad que te confiere haber dejado de estar dentro de la industria?
Me gustan muchos tipos de música, antigua y de ahora. De la antigua me quedo evidentemente con la de los sesenta: Soul, Garage, Freakbeat y de la de ahora con bandas tan dispares como Eels, Davila 666 o Fleet Foxes. Ya ves que no soy nada integrista.

Y ya por último, ¿Quieres mandar algún mensaje a vuestra nutrida parroquia valenciana?
Pues… que vengan a nuestro concierto en el Wah Wah si quieren pasar un buen rato el sábado 8. ¡Ah! Y que sigan tan potentes y creativos como siempre. ¡Amunt València!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.