Entrevistamos a: Alejandro Méndez
Redactor: Quique Medina
Género: Pop/Indie/Rock
País: España

Cuando El Destino Nos Alcance (Universal, 2010), su anterior disco, marcó un antes y un después en la carrera del grupo. Adiós a la mezcla de indie y pop sesentero que les había caracterizado hasta el momento, y hola a las trabajadas producciones, los sintetizadores y a las pistas de baile. Pasado el impacto inicial, lo cierto es que el grupo no ha parado de fichar en conciertos y festivales de amplio aforo, subiendo su caché y situándose en la parte alta del escalafón de esas bandas que, todavía con el apellido independiente, rozan el maisntream con la punta de los dedos.

Ahora vuelven con Impronta (Universal, 2013), un álbum que aglutina las diferentes caras mostradas por la formación a lo largo de los cuatro trabajos que llevan firmados hasta la fecha. Lejos de los inicios guitarreros y lo-fi del genial e irrepetible Viaje de Estudios (Houston Party, 2004), Impronta es la continuación natural, aunque más moderada que el disco anterior, de su giro al protagonismo del sintetizador. Un sonido que potencia sus radiantes y multitudinarios directos. Una textura sonora de arreglos y ritmos frescos que se antepone a la calidad y el mensaje de las letras.

Alejandro Méndez (guitarra), Noni (voz y teclados) y Alfredo Nuñez (batería) son los capitanes y ejercen como tales en cualquier tipo de decisión que afecte al grupo. Hablamos con Alejandro (a la derecha en la foto) a pocos días de su concierto en Valencia; primer bolo de muchos incluyendo, claro, casi todos los grandes festivales veraniegos.

Desde fuera nos hemos percatado de la potente maquinaria promoción y marketing que ha dispuesto vuestra compañía, Universal Music Spain, para el lanzamiento de Impronta. ¿Hasta qué punto habéis influido vosotros en las decisiones de esta campaña?
La promoción no ha sido a golpe de talonario, partía desde un punto de vista más creativo. Los medios que utilizan para la promoción de nuestros discos no son equiparables a la maquinaria que puede tener Alejandro Sanz dentro de la compañía, en la que se inyecta mucho más dinero. De hecho, la idea de publicidad mediante la técnica de *Realidad Aumentada parte de una idea que nos gustaba y que tiene que ver con nosotros y nuestras inquietudes por la tecnología. Después, fue a raíz de la originalidad de la idea, que se hicieron eco algunos medios grandes.

(*La Realidad Aumentada es una estrategia de marketing que aprovecha las nuevas tecnologías para publicitar un producto. En el caso de Lori Meyers, se desplegaron carteles por todo el territorio español que contenían unos códigos QR y desde los cuales los seguidores de la banda podían descargarse una canción del nuevo álbum. La idea, original dentro del mundo de la música en España, ya la había utilizado Universal en el extranjero para la promoción de grandes nombres como Rolling Stones o Kiss)

Lleváis ya varios años en el escalón más alto de la música independiente, ese que linda con el mainstream ¿Cómo se vive de manera acomodada teniendo una banda de rock?
Es la situación ideal. Podemos permitirnos no perder el tiempo en otras cosas para ganarnos la vida y poder pensar las 24 horas en el proyecto. Y la verdad que esto se ha convertido en un monstruo tan grande que nos absorbe toda la energía. Ahora mismo no tenemos tiempo para dedicarnos a otra cosa, el proyecto lo exige. Ya en el terreno personal, la verdad, es una gozada.

¿Cuánta gente compone este monstruo del que me hablas cuando estáis en “modo gira”?
Gente que trabaja para el grupo de manera directa debemos ser unos 40. Esto ya es una empresa en toda regla y a veces me llama o me cruzo con gente que casi ni conozco. En el grupo llevamos la batuta Alfredo, Noni y yo; eso está y tiene que estar claro. De equipo técnico suelen viajar junto a nosotros unas 13 personas. Para los desplazamientos solemos ser unos 20. Luego, desde las oficinas Universal trabajan unos 8. Pues eso, que ni siquiera puedo decírtelo con exactitud.

¿Qué relación tenéis con una gran compañía como es Universal y en la que conviven desde Alejandro Sanz a Bustamante, pasando por Enrique Iglesias o Los Zigarros?
El tema artístico siempre lo llevamos nosotros, está cedido al grupo. Pero lo cierto es que ellos ponen el dinero y tienen que tomar decisiones también. No tienen que imponer pero tiene su opinión y nos la trasladan. El que piense lo contrario es que no conoce la industria de la música por dentro, son cosas que se van entendiendo con el tiempo. De todos modos, después de la mala experiencia que vivimos al principio con Houston Party, nuestro manager ya tenía claro que si firmábamos algo tenía que contener una cláusula que dejara claro que todo debe ser de mutuo acuerdo, y en el caso de haber confrontación la razón la tiene el artista.

¿Qué decisiones se han tomado desde Universal y cómo os las proponen?
En España se tiene muchos prejuicios de todo. Yo a los 20 años también pensaba que una multinacional era el demonio. Pero no, dentro de estas compañías se vive como en cualquier sitio. Dentro de Universal los grupos están organizados y seccionados, y desde la compañía saben respetar el ámbito y la personalidad de cada uno de sus grupos, así como el fin al que quieren llegar y por donde quieren crecer. Te pongo un ejemplo: son ellos los que no quieren pagar para que sonemos en 40 Principales; son ellos los que piensan que no esto puede no ser beneficioso. Si alguna vez sonamos en los 40 es porque lo han decidido desde la emisora, no porque se haya impuesto con pasta. Eso sí, si en los 40 nos quieren pinchar nosotros no nos vamos a negar.

Empieza la temporada de festivales veraniegos y, como era de esperar, no os perdéis casi ninguno de los importantes. Se diría que vuestra manera de componer va, en muchos casos, ya dirigida a este tipo de grandes escenarios…
Claro que algo afecta el crecimiento de nuestra audiencia a la ha idea que lleva el grupo a nivel composición. Pero lo cierto es que cuando estás en el estudio no pensamos en esas cosas y las canciones surgen de manera más espontánea y natural. Y sí, son muchas las “Ferias de la Música”, que es como yo denomino a los festivales, que nos quedan por delante.

¿Habrá luego gira de invierno?
Claro, después de tanto festival necesitamos los conciertos en salas. En ellos siempre podemos dar un concierto más íntimo y con un público exclusivamente tuyo. En este tipo de actuaciones te puedes explayar y seleccionar con más mimo el repertorio. El 4 de julio en Valencia, será más de este tipo.

En cuanto al disco, he leído y escuchado de todo: críticas favorables y otras en las que os pelan (sobre todo debido al giro hacia los sintetizados y la pista de baile ya comenzado en su anterior disco). Lo que nunca he escuchado una mala reseña, en lo que la crítica siempre es unánime, es en la perfecta puesta en escena que tenéis…
En el grupo también nos hemos dado cuenta de las sensaciones que se palpan alrededor de nuestros trabajos. Ahora, con las redes sociales, es imposible mantenerse ajeno a lo que se dice. Y es cierto, del álbum se han afirmado cosas buenas y malas; lo cual me gusta porque cuando se atraviesan fronteras siempre se generan posiciones extremas. En cuanto a los conciertos, gracias por el halago: sin duda nosotros siempre hemos trabajado mucho y apostado por el directo. Somos exigentes y seguimos haciendo para mejorarlo.

El primer single fue “Planilandia”, la canción más guitarrera. Pero era solo una maniobra de despiste pues luego el disco contiene canciones de todo tipo y, sobre todo, vuelven a tener importante peso los sintetizadores. ¿Era una estrategia para confundirnos?
No, es una forma de verlo, pero no. Teníamos las canciones y no sabíamos cual quedarnos para el single. El disco aúna las cuatro etapas anteriores. En realidad, al principio, pensamos en “Señal” porque nos parecía que entrelazaba perfectamente con Cuando el destino nos alcance, pero nos quedamos con “Planilandia” porque pensamos que era la más completa. Pero vamos, que surge todo, también, de manera más natural de lo que parece, para nada estaba premeditado.

El final, con “Despedirse”, no me puedes negar que no es casual. Eso sí, arriesgado concluir con un medio tiempo tan sencillo instrumentalmente…
Sí, es una reflexión más íntima y de un tono sosegado. En ella el protagonista del disco se queda solo comprobando como ha quedado todo al final. Es una canción más elegante. La vimos perfecta para cerrar el álbum.

Impronta, no deja lugar a dudas, es un disco cuyas canciones van desgranándose alrededor de una temática clara: la pérdida. Da la sensación que las letras (algo naif y juveniles) han estado al servicio de la música, como que no profundizan mucho. ¿Es así?
Nosotros siempre estamos componiendo música. Las canciones suelen nacer, el 95% de las veces, a partir de la música. Como dices, este disco tenía una temática muy clara que gira alrededor de las fases que pasan a partir de una ruptura; de esa sensación que se produce cuando, de repente, te falta algo. Pero teníamos claro que no queríamos hacer un disco pretencioso. “Emborracherse” es una canción muy significativa dentro del álbum y se trata de un tema macarra de letra sencilla y directa; utiliza la forma de expresarse que utilizamos nosotros en la calle.

Sin abandonar las guitarras, en Impronta los sintetizadores vuelven a tomar el protagonismo con el que ya nos sorprendisteis en Cuando el destino nos alcance. ¿Hay disputas dentro del grupo a la hora de apostar más por unos sonidos que por otros?
Qué va, es que a todos nos tiran mucho “sintes”. Igual, sobre el escenario, se ve más a Noni a los teclados, pero yo también he metido muchas cosas de este disco. Eso sí, en directo no suelto la guitarra, por ahora no me puedo ir de ella. Pero estamos todos contagiados por los sintetizadores; Alfredo también está loco por estos sonidos. Pero vamos, que tampoco vamos a abandonar las guitarras. En un futuro, seguro, me veréis más en los teclados pero por ahora en directo tenemos un nuevo componente que se ocupa de eso. Nos libreamos de ello para centrarnos en cantar que ya es bastante.

Tú también has hecho tus aportaciones como compositor, ¿Cómo lleváis el tema de ser dos gallos en el corral? ¿Habéis pensado en llevaros alguna canción fuera de Lori Meyers?
Todavía no hemos llegado a eso. Sí, a partir de Cronolánea empecé a llevar canciones propias a la banda, no fue desde el principio. Siempre que aparece una canción en el local de ensayo, la completamos y la firmamos entre todos. Nos reunimos cada cierto tiempo y vemos las ideas que hay y, realmente, nos solemos poner de acuerdo en lo que entra y no. De todos modos, soy consciente de que la composición en Lori Meyers recae en buena medida sobre Noni, he asumido que su personalidad tiene mucha importancia en la filosofía del grupo. Yo voy aportando y completando cada vez más. Pero vamos, aún no hay ganas de hacer cosas fuera de la banda.

En el disco no se filtra, en ningún momento, la actual situación política y social que vivimos en España. ¿Qué les decís a aquellos que opinan que el músico debe mojarse?
Creo que las cosas tienen que salir naturales. La creación artística es una cosa muy personal, no hay que forzarla. Efectivamente, este disco no tiene nada que ver con el tema social, pero no somos ajenos ni pasamos de las situaciones que se están dando a nuestro alrededor. Personalmente somos activos y nos movilizamos por las cosas en las que creemos. En algún disco sí hemos dejado caer indirectas sobre ciertos temas, pero ahora no ha salido.

Al parecer van a haber cambios en la alineación de cara al directo con respecto a la gira de vuestro anterior álbum. ¿En qué consisten?
Sí, hay cambios. Antonio Lomas (que hacía de segunda percusión, también en Grupo de Experos Solynieve) se cae la formación para los conciertos, aunque sigue grabando y es amigo. Es el cambio más visible y se trata de una decisión artística ya que en directo ahora prevalecen más las texturas a nivel de teclado y sintetizadores. Además, tampoco podíamos ya permitirnos tanta alineación sobre el escenario.

¿Qué va a ver la gente que se acerque a veros este verano?
Vamos a poner toda la carne del último disco en el asador pero sin dejar de tocar los grandes temas de antes. Además, va a haber muchas sorpresas en cuanto al equipo de luces y la escenografía que llevamos detrás. Sabemos que las entradas están a un precio difícil, pero queremos que cuando la gente mire el escenario sienta que ha valido la pena.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.