Entrevistamos a: Washed Out
Redactor: Juan Carlos Pinto
Género: Synthpop/chillwave/dream pop
País: España

Por esas cosas de la vida y aunque nuestras madres nos hayan grabado en la cabeza aquello de “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” uno siempre termina dejando todo para después, se le amontonan las buenas intenciones y los proyectos utópicos, pero lo que se dice hacer, poco. Por eso, y sin que sirva de precedente, me he propuesto sacar del cajón un par de tesoros que estaban ahí aguardando, tesoros que en algún momento han corrido el riesgo de caer en el olvido, pero que finalmente verán la luz. Aquí os dejo la primera parte de esta doble entrega que he titulado: Momentos 2012 y que narra el encuentro con Ernest Grenne aka Washed Out.

A escasas horas de conocer la alineación completa del Primavera Sound 2013 me viene al pelo recordar alguno de los momentos más significativos del pasado, qué duda cabe que todos los fieles parroquianos del Primavera estaremos este miércoles pegados a su canal de Youtube celebrando copas en alto cada nuevo nombre de la alineación del cartel, pelos de punta de sólo pensarlo; de momento y para hacer más llevadera la espera voy a recrearme con aquella calurosa tarde de junio en la que tuvo lugar la entrevista.

Como cada año el Primavera exige hasta límites insospechados la resistencia del cuerpo humano, sobre todo si eres uno de esos locos obsesivos que no se quiere perder nada y se recorre Barcelona entera de arriba abajo, entre parques, plazas y metros, comiendo mientras caminas y haciendo competiciones con los colegas para ver quién ve más conciertos en una jornada (el marcador quedó en 18 el año pasado). Uno de esos días, con el cuerpo derrotado, los pies doliendo a cada paso y unas ojeras antológicas, compartimos unos momentos con el buenazo de Ernest Grenne. A horas intempestivas para haberse acostado ya de día es cuando tiene lugar de entrevista, en el aire se respira pura emoción, se oye de lejos los conciertos del autobús Red Bull aparcado en la entrada del Fòrum, a cada paso un idioma diferente y artistas por todos lados (Por ejemplo Gaspard Auge de Justice desayunando cervezas con los colegas en el bar de la esquina). Dentro del hotel Princess se llevan varias entrevistas simultaneas, todo el hall está lleno de prensa y músicos, una vez encuentro a Ernest nos posicionamos en lo alto en un intento de alejarnos del jolgorio dominante.

Dispara él primero. “Me pasó algo que sucede mucho últimamente, terminé la universidad y me encontré que no tenía trabajo, ni expectativas cercanas de tenerlo, así que me dedique de pleno a mi pasión, la que nunca había tenido tiempo de practicar como me hubiera gustado, hacer música. Fui a la universidad casi por inercia, es lo que todos hacen, ¿no? Y aunque siempre fui un apasionado de la música nunca la contemplé como una forma realista de ganarse la vida. Además no tenía ninguna conexión con la industria de la música ni con ese mundo, no vivía en New York precisamente“(risas). Esta es la historia mil veces contada de cómo gracias a internet grupos interesantísimos han podido darse a conocer y de esta manera romper las barreras idiomáticas y territoriales, así este muchacho de Perry, Georgia, dio el salto a lo alto de los webzines independientes americanos hasta convertirse en el niño mimado de la omnipresente web Pitchfork y firmar un contrato con la legendaria discográfica Sub Pop. “Todo ha ido muy de prisa, al principio sólo mostraba la música a mis amigos más cercanos y fueron estos los que me animaron a colgarla en internet, me hice un Myspace y al cabo de un tiempo ya estaba recibiendo correos de gente a la que le gustaba lo que hacía, al cabo de poco tiempo más ya aparecía reseñado en blogs y webs musicales y en poco tiempo más ya tenía ofertas para hacer conciertos en directo y giras, te estoy hablando de un periodo de tiempo muy corto, todo ha ido realmente rápido. Cuando me encontré con la posibilidad de hacer directos me tuve que enfrentar a un nuevo reto, llevaba mucho tiempo grabando cosas que hacía en casa pero nunca había dado una actuación en vivo y hay un gran salto entre ambas cosas, te lo digo. Al principio daba los conciertos con un pequeño sampler y un Pad de percusión, algo muy básico, y el resultado era más o menos parecido al de un Dj Set, el sonido era muy Dance, a alguna gente le gustaba más a otra menos, la cuestión es que me cansé bastante rápido de esta manera de hacer“.

Ahora tiene una banda de respaldo: teclado, bajo y batería. “El bajo y la batería hacen la diferencia, es increíble lo bien que cazan con los samplers y con la música electrónica, le dan todo el cuerpo, el esqueleto”. Qué duda cabe, por algo ambos son instrumentos de ritmo y tienen la capacidad de conferir a este tipo de canciones una dimensión superlativa, muchos hemos sido testigos de cómo grupos electrónicos han dado conciertos épicos gracias a un batería cavernícola que sabe darle al asunto (Se me vienen a la cabeza Radio Soulwax o Crystal Castles por ejemplo) Pero volviendo a la génesis del asunto, hoy en día y gracias a las nuevas tecnologías hace falta muy poco para explotar el talento artístico de alguien con inquietudes, no hace falta tener acceso a gran maquinaria para poder tirar adelante un proyecto musical, con menos de mil euros te puedes montar un estudio en casa. “Sí, todos los aparatos con los que empecé eran muy baratos: un par de micrófonos baratísimos, un Midi Controller conectado a un Audio Interface, uno muy barato también, muy Lo-fi y un par de teclados mierdosos, y todas las canciones montadas con un software de ordenador bastante básico, eso es todo” (risas).

Fijándonos en su discografía, un par de EPs y su disco debut: Within and Without (Domino, 2011) cabe preguntar sobre la diferencia entre sus trabajos primigenios y su obra reciente. “Existen dos grandes diferencias, los dos primeros EPs fueron grabados con samplers e inspirados en ritmos de los setentas tardíos y principios de los ochenta, el sonido no tiene gran calidad, los discos fueron grabados en mi habitación. En “Wihtin and Without” la mayoría de grabaciones fueron hechas en mi casa también, con algo más de medios, pero tuvimos la suerte de grabar unas cuantas cosas en un excelente estudio y luego mezclarlas allí mismo, estoy muy orgulloso del resultado. De hecho ahora mismo estoy trabajando en un nuevo disco y sigo el mismo modus operandi, grabar cosas en casa y luego llevarlas al estudio, la grabación será muy rápida porque ya tendré casi todo listo”.

Al salto de calidad que supone grabar en habitaciones de casas a un estudio en condiciones se le sumó la involucración de gente apropiada para sacar el proyecto adelante, contó con la ayuda del productor Ben H. Allen el mismo que ayudó a grabar ese clásico contemporáneo que es el Merryweather Post Pavilion de Animal Collective. “Era el único productor que conocía, ambos vivimos en Atlanta y él tiene un estudio allí mismo, de hecho fue él quien me contactó primero, allá por 2009, y me propuso lo de hacer algo juntos, por eso cuando tuve oportunidad no lo dudé y lo elegí a él, tengo que decir que fue una decisión muy acertada. Ben me ayudó muchísimo, nunca había grabado en un estudio y estaba algo nervioso durante la grabación, pero él entendió desde el principio lo que quería hacer y el trabajo se hizo muy fácil, fue algo más parecido a pasar tiempo con un colega, grabando canciones por diversión a estar trabajando en una grabación seria. Respecto a Animal Collective, sólo puedo decir que son increíbles, están empujando su música en una dirección muy emocionante y nunca se anquilosan en un sonido, en cuanto dominan algo cambian de dirección y hacen algo totalmente distinto, alucinantes es la palabra. Me gusta creer que hay un par de similitudes entre el disco que grabé y el suyo, es un poco pretensioso pero de verdad creo que hay puntos en común entre ambos”.

Al final de la entrevista ya charlamos distendidamente sobre los proyectos que tiene en mente para el futuro, sobre su gira europea que acababa de comenzar y sobre la impresión que se ha llevado del festival, utiliza un montón de interjecciones de ánimo y gesticula mucho, mueve las manos constantemente para ejemplificar acciones y no para de sonreír; se le ve realmente emocionado y da toda la impresión de estar disfrutando mucho toda esta experiencia, constantemente muestra agradecimiento y cercanía, no para de agradecer los merecidos halagos hacia su música. Le pregunto por una canción que me tiene robado el corazón, una canción que en opinión personal da sentido a todo el disco, una canción que ha entrado de pleno en mi top de todos los tiempos: Soft. “Hay algo curioso con esta canción en particular, antes de todo este revuelo con Washed Out solía hacer canciones interminables, rollo R&B experimental por decirlo de alguna manera, y uno de los grandes aciertos del disco fue rescatar retazos de aquellas viejas canciones, contextualizarlas y aprovecharlas en canciones pop de dos o tres minutos y esta canción es un muy buen ejemplo de esta forma de hacer. Empieza como una canción que va desvaneciéndose para luego condensarse sobre sí misma hasta convertirse en una pequeña canción con un ritmo marcado por la percusión, creo que en ella se mezclan muy bien dos mundos que me apasionan, como son las cosas raras y experimentales y las canciones de pop convencional, las de toda la vida”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.