Entrevistamos a: Néstor Mir
Redactor: Quique Medina
Género: Pop
País: España

Son las 10 de una luminosa mañana de cualquier día no festivo de la semana. Abro la puerta en pijama. Néstor Mir pasa al salón con los ojos todavía algo pegados y un café para llevar en la mano. No se me ocurre mejor contexto para iniciar esta entrevista.

Después de más de 20 años de trayectoria musical, el músico acaba de publicar La disolución doméstica (Malatesta Records), un álbum que supone una revolución personal y artística para el valenciano. En lo musical, ha cambiado el piano como materia prima compositiva en detrimento de la guitarra; vientos, cuerdas y coros también entran en esa nueva miscelánea de la cotidianidad en la que habita ahora. En lo compositivo, ha desmontado con alevosía las estructuras lineales hasta lograr una suerte de locas matrioskas sonoras que contienen canciones dentro de canciones. En lo personal, ha visto la luz; ha descubierto las claves del origen del universo, la razón de la existencia y, de paso, la felicidad. Lo curioso es que todo esto lo ha hallado sin salir de su barrio; sin franquear las calles de esa ciudad que odia y ama tanto y en las que ha decidido tener una familia… y otro disco.

ROCK Y FAMILIA
Desde la publicación de su anterior referencia, La Nuit Subatomique, han pasado tres años. Tiempo en el que Nèstor y su pareja han sido padres de dos niños. Y claro, salta a la palestra la eterna pregunta de compatibilidades entre la vida del músico y la familia…

Antes de tener la familia dije: has hecho todo lo que podías hacer para intentar vivir de la música. El siguiente paso era irme a Australia a buscar a los suicidas o algo de eso”.

Esta mañana veía el Facebook de una banda de mi edad que han seguido con esa pose de malote fuera, de la Ley. Son caminos diferentes que vas tomando cuando llevas tanto tiempo (23 años) en el mundo de la música. Vas tomando decisiones y la mía ha sido compatibilizar mi carrera de música con la vida familiar sin separarlas”.

Así es como yo me lo he tomado. Hay gente que intenta separar esos dos mundos porque te absorben mucho. Yo he intentado juntar los dos mundos: el familiar y el artístico. Y la forma de enfrentarte a la vida te cambia totalmente”.

También es verdad que tienes que encontrar una persona que sepa como eres y aceptarlo. Yo he tenido esa suerte. Así que los dos nos preocupamos en no perder el modo de vida que habíamos llevado cuando no teníamos hijos. Por eso hemos instaurado una línea de comportamiento. Somos músicos de una cierta edad pero no queremos renunciar a este tipo de vida. Para ser un buen padre no tienes por qué dejar el rock. Yo hay veces que acuesto a los niños a las 22 y a las 23 me voy a ensayar. El vecino que escuche la puerta a esas horas cerrar y a las 2 volver seguramente que pensará mal”.

DE LA OSCURIDAD A LA LUZ
Tras escuchar el disco, y ahora que llevo un rato hablando con él, se lo he dicho: le noto contento. Como feliz. Y no siempre me ha transmitido esa sensación…

Hubo un periodo de mi vida muy oscuro en que me costaba resolver cosas. Y, de repente, se abrió una ventanita por la que me colé. Ahora intento ser más positivo. Ahora me apetece más divertirme”.

No tengo una voz bonita, no me preocupa”.

Las personas entramos en movidas mentales de las que a veces salimos y a veces no. Yo he salido en este momento. En lugar de agobiarme por los muchos quehaceres cotidianos, llegó un momento que decidí sacar la inspiración de ahí”.

POESÍA DE EDIFICIO
Así que, en el trayecto que va desde su casa al colegio de sus hijos o al trabajo, comenzaron a suceder cosas. De repente, esos vecinos con los que intentas no coincidir en el ascensor y esas ventanas encendidas de la finca de enfrente comenzaron a dar sentido a todo…

Tras la Nuit Subatomique me había estancado. Tenía que revisar mi forma de componer”.

Trabajo desde el punto de vista instrumental. Antes me ponía a componer y me salían canciones mucho más oscuras. Ahora digo, a ver, ¿quién vive en la puerta tres? ¿Quién vive en el ático? Y a partir de ahí nacela historia”.

Normalmente tiendes a hablar de cosas existenciales o de ti mismo. Ahora cuento historias. Son canciones que no hablan realmente de mi, sino una visión cotidiana de alguien cercano”.

Estas canciones no tenían sentido en otro idioma. Me tenía que haber ido a vivir a Francia. Es un disco raro. O entras por la puerta de las letras o lo tienes difícil para captar el mensaje. Si intentas entrar desde el punto de vista de musical vas mal. En los otros discos todo era más etéreo, la letra no era tan importante”.

Y LLEGÓ EL PIANO
Entonces llegó el piano… y lo revolucionó todo.

Es una nueva forma de escribir. Antes componía con la guitarra y cantando a la vez. Ahora lo hago de manera totalmente distinta. Lo hago con el piano y sin cantar. Voy construyendo la parte instrumental, que son cosas que ni tan siquiera puedo cantar. Ahora compongo gritando. Son casi gritos que se han convertido en letra”.

El piano me ha hecho de alguna manera tocar mejor la guitarra. Ahora al desarrollar primero la melodía me salen canciones que no son lineales. Construcciones más complejas”.

DOBLE CRISIS EN EL ESTUDIO
Llegó el momento de llevar todo el material grabado en casa al estudio de Dani Cardona. Pianos, vientos y cuerdas grabadas, de aquella manera, con el Garage Band, un programa que traduce los sonidos a partituras. Sólo en la cabeza de Néstor las cosas estaban claras. Todo tenía que estar al servicio del piano. El lío estaba servido.

Al parecer surgieron dos crisis a la hora de la grabación: la del piano y la de vientos y cuerdas.

Así reaccionó Cardona:Estás loco, no tienes ni puta idea de grabar vientos y cuerdas”. A lo que Néstor contestó:Me los he currado y tengo ganas de grabarlos”. Entonces, el productor cambió de chip y decidió ayudarle. No sin antes decirle que se estaba metiendo en un berenjenal.

Las canciones estaban hechas a partes, sin dinámica lineal. Dani las claqueteó al mismo tiempo que yo las había hecho; fue un curro de la hostia. Gracias a esa idea de grabar a través de claqueta dinámica y la inestimable ayuda al piano de genios como Gilberto Aubán (Gilbertástico) y Quique Ruiz (Naïma) pudimos ir grabando poco a poco y resolviendo sobre la marcha“.

Y, por supuesto, con la ayuda de todos los músicos/amigos que han colaborado en el disco: David Campillos (bajo y contrabajo), Santi Serrano (batería), Rebeca Ibáñez y Sonia Pina (voz y coros), Gon Fuster (guitarra eléctrica), Quique Ruíz y Gilberto Aubán (pianos), María Bermejo (saxo), Guillermo Muñoz (trompetas), Santiago Hernández (tuba), Exequiel González (violonchelo) y Mar Gómez y Naia Pregonas (coros)“.

CANCIONES DENTRO DE CANCIONES
De repente, y por las nuevas posibilidades que le otorgaba el piano, los referentes eran otros. El sol del mediodía comenzaba a iluminar con fuerza el salón y en la conversación, sirvan como influencias, aparecieron Brian Wilson, John Grant, Gilbertástico, Luis Prado (Sr. Mostaza), Sergio Algora, Dani Miquel…

La idea era de una manera totalmente diferente a como han comenzado. Ahora pienso que las canciones tenían que guardar alguna sorpresa siempre. Que no sean lineales. Que no se supiera como iban a acabar. Dejar al oyente desubicado”.

Estamos muy acostumbrados a escuchar las cosas con guitarras y estructuras comprensibles, y eso puede complicar la escucha de este disco”.

El miedo viene después, cuando empiezas a mandar el disco a los demás, por si no tiene la repercusión que tú crees o no se comprende”.

Para mi todo el proceso ha sido muy emocionante y yo he estado muy ilusionado. Además, he descubierto esta nueva veta para componer. Para un creador encontrar un nuevo manantial de petróleo es muy importante. De hecho ya tengo el boceto de 4 canciones. Estaba bloqueado. Ya no”.

LOS CHICOS DE LA PLAYA DE LA MARINA ALTA
Entonces llegó aquel viaje a Gata de Gorgos. Población de La Marina Alta cercana a Denia. Aunque al parecer para Nèstor fue viaje algo más largo y no solo geográfico, también temporal. Como de la Valencia del 2.000 a la California de los 60.

Hace tres años fuismos amigos y músicos a Gata de Gorgos (cerca de Denia). Allí, Juan Frontera, Gon Fuster y Juan Terol me obligaron a escuchar a los Beach Boys. Yo siempre he sido anti-Beach Boys porque representaban una luminosidad que era lo contrario de lo que yo usaba para componer. Por esos tiempos estaba comenzando a tocar el piano. Como los respeto en cuanto a gustos musicales se refiere, me compré 'Pet Sounds' y comencé a escucharlo es verano. Y a la vez me leí 'Bendita locura' de Brian Wilson. No solo me quedé enganchado sino que además me descubrió un nuevo mundo a nivel de composición. Fue como un click en mi cerebro a la hora de componer”.

Además está lo de los coros del disco…

Me gustaba como cantaba Rebeca Ibáñez. Entoces me llevó a un sito y descubrí a Sonia Pina que también me agradaba mucho porque venía de una formación más clásica, como de coral y del jazz. Les intenté explicar que buscaba ese rollo más “beachboyano”. Para que me compredieran les imité el ritmo chasqueando los dedos”.

SOCIAL Y POLÍTICAMENTE
Cuando hablas con una persona como Néstor Mir, desde siempre sensible y activo con los desmanes sociales y culturales, es inexorable no afrontar el tema político. Más si tenemos en cuenta la decadencia política y moral que atravesamos y que, en este último disco, sin embargo, parece pasar de soslayo…

Para mi no hay una distinción desde el 92 hasta ahora. La evolución de España ha sido una puta mierda. Estudié económicas y todo lo que ha ido ocurriendo me parece nefasto. Una verdadera basura la forma en la que se ha ido asentado el capitalismo y la democracia. Ha pasado lo que se veía venir desde hace tiempo”.

Allá por 2004, en el apogeo de Aznar, yo pensaba ¿Cómo es posible que nadie diga nada?. Por aquellos días compuso un disco que se llamó 'Incrustados en el escaparate'. Era un trabajo muy naif e ingenuo donde intentaba ser más explícito con el problema. Pero no lo supe hacer bien. Las cosas hay que hacerlas bien. Si no tienes el don de ser políticamente crítico con las canciones queda fatal y panfletario. Hay que gente que tiene ese don y escribe canciones políticas. Miguel Ángel Landete (Senior), por ejemplo, lo hace genial”.

Entonces decidí utilizar las canciones desde el prisma que yo sé. Mi forma de batallar es desde la crítica al individuo. Prefiero trabajar desde casos concretos o desde la autocrítica pero, por supuesto, transmitir mi insatisfacción con muchas de las cosas que ocurren“.

REQUIEM POR VALENCIA…SU EXPLENDOR
Pero qué le vamos a hacer. Los informativos y los periódicos hablan de millones de parados. Ministros y altas entidades se desembarazan con explicaciones ridículas de los problemas. Desde Europa dicen que todavía hay que aguantar esta losa unos años más. Valencia es la capital de la desfachatez y zona cero de la explosión de basura que causó la famosa burbuja inmobiliaria. Pero a Néstor no le va mal… Casi al contrario. Así que poner esta irónica canción para cerrar el disco no es, ni mucho menos, casualidad.

Conforme se ha ido hundiendo Valencia, yo he ido encontrado mi esplendor. Ha sucedido así, la vida es así de cabrona. Conforme todos se iban hundiendo, yo he ido me he ido encontrando mejor”.

Por desgracia, a veces tu estado de ánimo cuando todo el mundo estaba de puta madre, dándose los grandes festines valencianos, está por los suelos. Yo no era feliz o quería que la gente optara a algo más que a mil euros o un paro irrefrenable. Me he dado cuenta de que si el mejor momento era mi peor momento, ahora que estamos en un momento superchungo que más nos puede pasar. En la época de Aznar yo me encontraba fatal y ahora, personalmente, mejor”.

Llaman a la puerta. Es mi madre, no el vecino del tercero, la que interrumpe la entrevista. Ha venido a verme, a traerme comida recalentada. No está mal el tema para una canción…

* La disolución doméstica está editada en formato físico por medio de un atractivo libro-disco ilustrado por las artistas valencianas Paula Bonet, Clara Sáez, Mariana, Mireia Pérez y María Herreros.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.