Entrevistamos a: Noah Histeria
Redactor: Carmen Sánchez Adán
Género: Rock alternativo
País: España

Noah Histeria es una banda de Xàtiva que cuenta con un nuevo EP de título homónimo. Su vocalista, Juan Giner, nos cuenta las vivencias del grupo tras su lanzamiento, la grabación de su nuevo videoclip y la experiencia de su gira en Francia, entre otras curiosidades.

En el mes de septiembre habéis llevado a cabo una gira a lo largo de Francia debido a vuestra participación en la edición nacional del Concurso Internacional Emergenza 2014. ¿Cómo ha sido la experiencia de pisar escenarios internacionales?
Físicamente ha sido bastante dura. Hemos vivido en el Zafira durante 5 días, turnándonos al volante y sin poder prácticamente pegar ojo. Es de esas locuras que sólo haces si tienes un grupo. A veces, sólo por cosas como éstas, sentimos que todo merece la pena. Quizás vivir intensamente es lo que realmente nos mueve.
Hemos visto el panorama francés, nos hemos hecho una idea de que no dista tanto del raquítico panorama español, hemos aprendido de bandas de un nivel altísimo, con estilos más variopintos de los que solemos ver aquí. Y hemos hecho turismo. Más no se puede pedir.

Ha sido en el 2014 cuando habéis publicado vuestro primer EP de título homónimo. ¿Podéis contarnos qué tal fue el proceso de grabación?
También fue duro. Raúl Abellán, el productor en el que confiamos nos dijo que si queríamos aprender, iba a tocar escuchar y rehacer el trabajo. Nos costó 3 meses, cada viernes durante 7 horas seguidas, poder dar forma al EP. Entendimos mejor conceptos de composición y producción que podían resultar obvios para alguien que nos escuchara desde fuera, pero no para nosotros desde dentro. Aprendimos a sonar bien en el local. Fue un proceso de aprendizaje crucial para nuestro devenir como grupo. Nos hizo mejores compañeros y entendimos que el buen músico no es aquél que enseña todo lo que sabe hacer, sino el que hace que el músico de al lado suene mejor.

¿Cómo os resultó el proceso de grabación de vuestro nuevo videoclip?
Lo grabamos en febrero en la Xopà d'Alboi. La rasca aquella noche era considerable. Estuvimos hasta las 2 de la madrugada, levantamos una polvareda que nos obligó a meternos directamente en la lavadora cuando llegamos a casa. Pero en todo momento, fuimos conscientes de que, si no tuviéramos un grupo, nunca hubiésemos hecho algo así. Risas a más no poder.

En apenas dos años habéis conseguido destacar como banda en la esfera nacional e incluso internacional al conseguir cierta difusión en México.
¿Contabais con una formación musical previa con la que poder desenvolveros o el éxito se debe a una buena compenetración entre los miembros a la hora de trabajar?

Tres de nosotros hemos pisado el Conservatorio de pequeños. Los otros dos se iniciaron en la adolescencia de forma autodidacta. Eso te da nivel técnico que, para nuestro enfoque, es esencial. Pero la técnica ha de ponerse al servicio de la música y no a la inversa. Hacemos servir la técnica para crear una música con más recursos. Y está claro que cuantos más colores tienes, más colorido te quedará el lienzo, si lo que quieres es conseguir color, claro está. En nuestro caso, así es, de ahí que nuestro artwork, por coherencia, tenga tanto color.

Habéis sido partícipes de diferentes concursos musicales. En el 2013 fuisteis ganadores del Lasting Records de Madrid y finalistas del concurso Urbano-Rama Valencia 2013. Incluso habéis sido los ganadores del Concurso Nacional de Música Joven de El Campello 2014. ¿Cómo se vive el tener que sobresalir tanto delante del público como entre el resto de participantes?
Cuando nos seleccionan en un concurso sentimos que llega nuestro turno, porque donde más seguros estamos es sobre el escenario. No es una cuestión de talento, es más bien de trabajo. Así que lo vivimos desde esa confianza que nos han dado tanto los conciertos que han salido bien como los que no han salido tan bien. Y, por supuesto, no sentimos presión alguna, porque la música no es competición, la música es compartir y transmitir. Nuestro objetivo es siempre conocer a los músicos con los que tengamos la oportunidad de compartir escenario y disfrutar junto a ellos. Normalmente, de ahí se crean vínculos que vienen muy bien a corto/medio plazo.

Vuestro reciente EP está cargado de diferentes estilos como art rock, rock progresivo, metal progresivo y post-rock. ¿Podría decirse que Noah Histeria no está encasillado en un único sonido?
Sí, pero nos hemos dado cuenta que decir eso resulta pretencioso de cara al exterior. Lo cierto es que no hemos inventado nada, ni lo pretendemos. Es cierto que una particularidad de Noah es que cada uno tiene sus propias influencias pero, además, cada uno tiene el mismo peso a la hora de componer desde su instrumento. Aquí no hay uno o dos que tiren del carro. Se generan ideas y se les da forma entre todos. Por eso nos cuesta tanto componer. Pero es nuestra manera “poco eficiente” y creativa de hacer las cosas, y como no ganamos dinero de esto, nos lo podemos permitir.

En alguna ocasión habéis comentado que la portada de Noah Histeria funciona como un símbolo al reflejar ésta la idea de la naturaleza con diversidad de colores. ¿Podéis profundizar un poco sobre esta idea?
Nuestra portada intenta reflejar sobre el papel lo que se puede escuchar en el EP: música ecléctica, colorista, difícil de abstraer, algo así como caleidoscópica. El concepto pretende decir, metafóricamente hablando, que Noah es animal, natural sin naturalizar, de ahí que “animalicemos” nuestro artwork con un fuerte simbolismo. Cada uno de los animales de la portada representa a cada uno de nosotros al trazar, de manera también simbólica, nuestro carácter. Los relojes de Dalí evocan el ineludible paso del tiempo, algo que ha marcado, y mucho, la personalidad de uno de los integrantes de Noah.

¿Cómo ha sido la respuesta del público a vuestro EP Noah Histeria? ¿Está teniendo buena acogida?
La acogida está siendo buena, por encima de nuestras expectativas. Las críticas en distintos medios especializados han sido positivas, sobre todo valorando la propuesta, de la que dicen que es original, lo cual es un paso. Y nos hemos dado cuenta de que es en los directos cuando nos ganamos al público, cuando quieren comprar nuestro disco, cuando nos quieren seguir en redes sociales y cuando nos preguntan cuándo volveremos a tocar allí.

Poco a poco el público os va conociendo gracias a vuestros logros a pesar de vivir en una época en la que las descargas de música por internet y el elevado coste de los discos pueden ralentizar este proceso. Como grupo emergente, ¿qué vías consideráis que son efectivas para combatir estos problemas?
Sin duda, en el panorama actual, la venta de discos ha muerto y hay que reciclarse. Nosotros estamos en la liga underground, emergente, lo único que nos interesa es que vaya esparciéndose nuestro nombre. Que se descargasen nuestro disco es algo que casi agradeceríamos, porque al menos habríamos conseguido despertar el interés de alguien. La batalla está en los conciertos, eso es algo que la industria sabe, pero adaptarse a estos tiempos que son tan pendulantes e inestables es difícil para las grandes estructuras.

¿Habéis meditado acerca de futuros trabajos musicales?
Sí. La idea era grabar un próximo trabajo a principios de 2015. Sin embargo, nos hemos dado cuenta de que el trabajo es bueno, y lo que tenemos que hacer es trabajar más todavía para hacérselo llegar a más melómanos. Despacito y buena letra, lleguemos a ellos poco a poco.

¿Cuáles serán vuestras próximas actuaciones?
Por suerte, tenemos una agenda cargadita para este final de año. 18 de octubre en Xàtiva, 23 en Matisse, 24 en Madrid, 30 en Murray, 5 de diciembre en Matisse, 12 de diciembre en Alcoy… Y quedan algunos por cerrar. Creemos que en 2015 van a aparecer cositas que harán que demos un paso o dos hacia adelante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.