Entrevistamos a: Gonzalo Ruiz
Redactor: Carmen Sánchez Adán
Género: Independiente
País: España

Gonzalo Ruiz, tras apostar por el crowdfunding, lanza The Insides Of Being The Owl Captain, un disco confeccionado por el propio Gonzalo, desde sus letras y melodías hasta el diseño de su portada. Charlamos con él justo antes del lanzamiento de su trabajo.

Las canciones del disco se han grabado en años diferentes, unas son más recientes, otras son de hace años, ¿Es fácil notar esta diferencia temporal o pasa desapercibida?

Realmente no se nota porque, pese a ser algunas canciones más antiguas, luego está todo arreglado, digamos que lo que es la idea básica sí es más antigua pero luego la “ropa” que lleva la canción es la última, al final las canciones están vestidas, arregladas de una forma más o menos igual, todas tienen el mismo traje.

El disco se ha financiado mediante crowdfunding, ¿Es una plataforma recomendable?

Al principio el crowdfunding no me hacía mucha gracia, me daba cosa ir detrás de la gente, me parecía como mendigar y a la vez exigir sobre algo que todavía no existe. Pero con mi anterior grupo lo hicimos, vi la respuesta de la gente, cómo se lo tomaba, lo bien que fue y lo empecé a ver de otra forma.

Luego, cuando estábamos preparando este disco y vi el presupuesto… hacer un disco es carísimo, es un pastizal, una inversión loquísima para alguien con un trabajo como camarero y otro en una tienda de guitarras. Entonces pensé que si en mi anterior grupo fue bien puede que vaya bien para éste, si no lo hago el proyecto muere, desaparece o se queda estancado.

Después de sacar el EP aún se quedó en un punto muerto, la gente pasa, los medios pasan, además, por desgracia, en España un EP no se cuenta como una edición seria sino que es como una cosilla más extra, mi EP, por ejemplo, tenia seis cortos. Llegó un punto que o sacaba el crowdfunding para financiarlo o ya el proyecto moría. Si quería que el proyecto avanzase tenía que tirar a lo bestia, si no lo saco, ¿para qué lo hago?

Haber llegado a este punto, ¿Te ha resultado fácil o difícil?

Es muy distinto afrontar un proyecto como un grupo que afrontarlo como un proyecto personal. Personalmente, como proyecto, no me ha sido todo lo difícil que podía ser, porque los miembros de la banda me han ayudado mucho, todo lo que es la parte artística o de diseño gráfico. La portada, por ejemplo, la he hecho yo, es una forma de hacerlo más personal y de abaratarlo. Ha habido momentos en los que he pensado “quién me manda a mí meterme en este pifostio”, porque para bien o para mal este disco es yo al 100%. En definitiva, no ha sido fácil pero tampoco me puedo quejar. Es muy trabajoso pero nadie me ha puesto una pistola para hacerlo.

Como dices, el disco eres tú al 100%, has hecho las canciones, la portada, la edición de los vídeos. ¿De dónde te nace esta vena artística?

De pequeño siempre me ha gustado dibujar, dibujaba manga, hice comics y todo. Desde pequeño he tenido inquietudes artísticas y de vez en cuando sí que hago algún dibujillo, pero muy de cuando en cuando, y dije bueno, por intentarlo…como la capacidad sé que la tengo, aunque no la práctica, pues dije venga. Al final la portada es la cuarta o quinta versión, cada una era mejor.

También es que yo hice periodismo, luego estudié dirección de foto de cine, pero no ejerzo ninguna de las dos cosas. Lo de editar vídeos siempre se me ha dado bien, llevaba cinco o seis años sin editar un vídeo y cuando me puse hace una semana y media o así, cuando empecé a hacerlo no me acordaba de nada, el primer vídeo fue un desastre pero ahora lo llevo un poco mejor.

Sacaste hace poco un vídeo tocando Worries, ¿Podremos ver también algún videoclip?

Hay planes para hacer un videoclip pero claro, es lo de siempre, presupuesto. Para hacer un videoclip mal no lo hago y si pido favores no puedo exigir después y para no poder pedir que se haga algo que me mole pues no lo hago.

Tampoco sé de qué lo haremos, hay ideas sobre un personaje, también de un falso documental, hacer algo así rollo rockstar trasnochado. Pero eso está en desarrollo, parece una chorrada pero un videoclip es un trabajo enorme. Primero que salga el disco y luego ya nos pondremos con otras cosas. Poco a poco, las cosas en su momento.

Ramiro Nieto y Martí Perarnau han sido los productores. ¿Cómo es el trabajar con ellos?

Cuando tuvimos la primera reunión me entendieron lo que yo quería hacer, hablaron del punto soul del disco, que yo no creo que sea fácil verlo para mucha gente pero Martí me lo sacó a relucir en los primeros dos minutos.

Son una pareja muy graciosa, Ramiro es muy responsable, más ordenado, lleva un trabajo más diario y Martí ha hecho su magia, llega ahí como Beethoven, pelo a lo loco que toca cuatro mierdas en el teclado y saca justo el sonido que querías y te entiende a la perfección. Son distintos y entre ellos se entienden, son guays y también tienen mucha paciencia, porque también soy bastante limitado, lo hacen bien y lo hacen fácil.

Parece que en el disco hay muchos estilos de música.

Lo mas fácil de etiquetar, cuando algo no suena a pop comercial, es decir que es indie, lo que pasa que la otra persona puede pensar en el indie de The Kooks o de Sigur Rós o en Björk.

En el disco no está todo lo que podría haber, no se muestra todo lo que puede ser Owl aunque muestra muy sinceramente lo que era en ese momento. Creo que un disco es una foto del momento en el que se graba, igual que el EP era muy guitarrero y éste tiene más electrónica, tiene más sintes, creo que es muy variado, tiene guitarra folk, también juego de baquetas, o un final de sinte trompeteado, de pop-rock a saco si te fijas, pero no hay nada evidente.

Antes te ponías un disco de Led Zeppelin y tenían un tema que era el prototipo de heavy metal pero luego el siguiente era folk, Black Sabbath por ejemplo también, tenían sus tres, cuatro o cinco temas súper rock, metal, la base heavy, pero luego tenía una baladas…había una variedad que hoy los grupos están sólo centrados en un estilo, hacer indie folk cuqui, con influencias de Mumford & Sons y Bon Iver, de ahí no salen y todo lo de alrededor lo pierden y a mí esto no me gusta.

También lo guay es que puedo hacer lo que me da la gana, los que toquen conmigo me dan su opinión pero también son muy abiertos, que vienen de grupos mas bestias que el mío y aun así les mola Owl, el punto tranquilo. Uno de los músicos  toca en un grupo metal, otro tocaba en Niño Burbuja, el bajista toca en Trono Sangre, que es un grupo metal, otro toca en Turistas y también tocaba en un grupo metal, yo también tenia antes un grupo metal. Somos gente muy abierta en cuanto a estilos y podemos hacer lo que nos dé la gana. A lo mejor el siguiente disco hacemos algo de metalcore, lo guay es que un disco sea variado, que tenga un poco de todo, no centrarse en un sólo estilo.

Este disco es coherente pero muy variado, hay algún tema que se parece al final de otro tema, pero no se cierra en ningún estilo.

 ¿Dónde podremos ver a Owl Captain?

De momento el 9 de febrero se presenta en Moby Dick de Madrid, habrá mucho cacharro sobre el escenario, cuatro o cinco teclados, dos baterías, percusión, la prueba de sonido será un drama pero estará guay.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.