Entrevistamos a: Refree
Redactor: Nando
Género: Autor
País: España

A escasamente una semana de su visita a Valencia, Raül Fernández, Refree, se muestra de lo más entusiasmado de cara a la presentación de Matilda (Marxophone, 2010).

Es su vuelta como artista a la actualidad nacional, si bien es cierto que desde que en 2007 publicara su último álbum, hasta la fecha ha vivido los años más intensos de su trayectoria musical enfocada a la parcela de la producción (El Hijo, Nacho Umbert) y colaboración en proyectos de más que curioso pelaje como el OJO con La Mala Rodríguez.

Su reciente paternidad le ha traído un Teo en lugar de una Matilda. Para que ella no se demorase más en el tiempo, Raül le ha puesto su nombre a un trabajo que resulta adictivo. Con una sencillez aparente, deja atrás el estilismo impregnado de jazz de sus dos trabajos anteriores (La Matrona, Els Invertebrats) para intercalar atmósferas oníricas e instrumentos en crudo en un primer plano.

Las composiciones están marcadamente guiadas por cuerda, dejando atrás la predominancia del piano de anteriores trabajos pero Refree sigue jugando con los nudos y desenlaces.
El mensaje es cambiante y aunque hay una aparente vuelta a la inocencia, Matilda esconde multitud de esquinas lúgubres y paseos por un inquietante fondo del mar.

“Els veïns nudistes”, “A cau d'orella” y “Mil i un possibles finals” son, entre otras, merecedoras de un profundo estudio.

Después de tres años ha nacido Matilda, nombre que hubiera tenido tu primera hija de no haber salido un Teo, ¿cómo fue el parto musical?.
Fue lento, sin prisas, tomándome tiempo para respirar y dejando que la comadrona Jones me ayudara con las contracciones. Fue parto natural, sin duda, sin epidural ni oxitocina.

Resulta algo paradójico que después de haber sido productor de trabajos como los de El Hijo o Nacho Umbert, entre otros, recurras a Brad Jones para tu propio álbum…
No lo es tanto en realidad, pues yo creo que la figura de alguien externo es muy necesaria para un autor, es fácil perderse entre sentimientos opuestos y días nublados. Yo me encontré muy cansado a mitad de camino, después de tres años muy intensos trabajando para otros noté muy claramente que necesitaba una mano amiga.

Matilda no sigue quizá el patrón estilístico global de, principalmente, tus dos trabajos anteriores como La Matrona y sobretodo Els Invertebrats. ¿Tenías alguna idea preconcebida de qué es lo querías o no hacer?.
Sabía justo al acabar Els Invertebrats que necesitaba tiempo para encontrar un nuevo camino, para trazar las lineas del nuevo disco, estaba contento con lo que había hecho pero necesitaba tiempo para digerir lo anterior. Así que hasta que no he tenido claro lo que quería decir, hasta que no tuve algo para decir no me enfrenté al nuevo disco. Y algo que tenía claro es que quería hacerlo con calma y grabarlo casi todo yo.

Hay un baile de acordes mayores y menores, intercalados en el transcurso del álbum, que forman una montaña rusa sinuosa en su desarrollo, por momentos perturbadora…
Me gusta la descripción.

A pesar del aparente sencillo sonido, cortes como Els veïns nudistes y especialmente Mil i un possibles finals son un sinfín de capas superpuestas, y llega la hora del directo ¿Cómo vas a plantearlo?.
Siempre he creído que el disco es una cosa y el directo otra. Lo que te puedo decir es que he formado una banda para tocar este disco con la que estoy entusiasmado y donde todo el mundo puede tocar varios instrumentos y hay muchas voces.

Valencia es la primera parada de la presentación de Matilda. Además sabemos que estás produciendo el nuevo trabajo de Senior i el Cor Brutal y que tienes algún amigo de Nashville que vive cerca de la sala El Loco…
Sí, todo esto es cierto, y además dos de los músicos que tocan ahora conmigo son valencianos, así que desde hace unos años tengo un idilio con la ciudad, a pesar de que ahora hace ya tiempo que no toco en Valencia, creo que con Els Invertebrats no vine.

Ha terminado el año y es época de listas. Como periodista musical ¿les das alguna importancia? ¿Qué es lo que más te ha gustado este año?.
Sí que le doy importancia, sobretodo porque me gustan y siempre descubro algún disco que se me ha pasado. Además como músico también las valoro, pues tienen repercusión y además sitúan a tu disco respecto a los demás y no sólo en relación con tu pasado.

Y como productor ¿qué disco posible o imposible te hubiera gustado realizar?
Uf, esto es muy complicado. Hay mucha gente con la que me gustaría trabajar, con algunos de ellos he trabajado ya y algunos otros están por venir. La verdad es que me siento muy afortunado de la gente con la que he trabajado. Los discos que me gustan, me gustan como están, como suenan, no me atrevería a meterme en ellos.

Por último, parece que finalmente la famosa “Ley Sinde” no va a ser tal. ¿Qué opinas al respecto?.
Uffff, en serio. es un tema muy largo y complejo. Sólo te puedo decir que estoy de acuerdo en que internet en general necesita ser regulado y la propiedad intelectual en la red necesita un mayor control o una fórmula que no deje a los creadores de lado; pero también creo que la ley Sinde no era la manera. Veo mucha hipocresía alrededor de este tema y poca reflexión real.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.