Entrevistamos a: Santero y los Muchachos
Redactor: Sergio F. Fernández
Género: rock
País: España

Santero y los Muchachos son ese toque fresco que el rock español estaba pidiendo a gritos, a la vez que sabe recoger toda la tradición española y sobre todo los mejores tiempos de las rock-band en España. Esta semana hacen doblete en los Jardines de Viveros dentro de la Feria de Julio ya que abrirán para Quique González (martes 15 de julio) y para Leiva (sábado 19 de julio) y antes de ello estuvimos hablando con Miguel Ángel Escrivá (cofundador y bajista de La Pulquería) sobre el atrevimiento, L’Horta Nord, John Lennon y sobre todo de Santero y los Muchachos.

¿Cómo ha transcurrido el tiempo desde los primeros días de Santero hasta el doblete que vais a hacer en la Feria de Julio abriendo los conciertos de Quique González y Leiva?

Estando todavía en La Pulquería y mientras grabábamos en Argentina el disco producido por Pepe & Osky de Bersuit Vergarabat uno de los temas del repertorio que presentamos era “Gusano” (single de Santero y los Muchachos) y a Pepe le gustaba tanto, que me animó a empezar con mi propio material. Viendo que hay una línea de composición que no siempre encaja con la banda en la que estás dije ¿por qué no voy a darle forma? Así que cuando tuve los cuatro temas formé la banda junto a mi hermano y con la gente con la que tenía ganas de tocar (además de Miguel Ángel Santero y los Muchachos está formada por Josema Escrivá, bajo, Soni, guitarra, Carlos Soler, guitarra y Marc Guardiola, batería).

A continuación hicimos una presentación el pasado invierno a la que casualmente vinieron los organizadores de los conciertos de Viveros y nos invitaron a abrir en el concierto de Quique González. Por otra parte conocía a Leiva de la época en la que estábamos en el mismo sello y él personalmente se interesó en si podíamos abrir también para ellos, un detalle que me encantó.

¿De dónde surge el nombre Santero y los Muchachos?

Mi hermano (Josema Escrivá), Soni y yo tenemos un estudio en L’horta Nord, en Albuixech, al que yo suelo ir todos los días cuando no estoy girando con la Pulquería. Justo en la época en la que estaba dándole forma a los temas casualmente yendo en bici por uno de los caminos había una casa que yo veía, que no conseguía leer el letrero hasta que un día vi que ponía “Santero”. Iba con un amigo ese día y le pregunté si sería un buen nombre para la banda y automáticamente él me confirmó que era el ideal. A partir de ahí empiezo a creerme que debería darle sentido. Por el significado, la fonética, ese punto tan tradicional y pese a que no soy nada religioso me evoca el punto de la santería, esa práctica religiosa de fusión de religiones. En ese sentido yo hago el paralelismo con nuestra creencia en el rock, en la música y en todos los iconos que nos iluminan.

Tengo la sensación que habéis acertado con el nombre de la banda ya que está en sintonía nombre y música.

Me alegro porque transmitir eso con un nombre y conseguir darle forma estética y musical es la intención de todos y Santero tiene ese punto de madera, de tangible. También es algo místico, con lo que el rock siempre ha jugado y con esa parte oscura con la que juegan las letras.

Hoy en día en el pop-rock español se usa un lenguaje muy sofisticado, mientras que vosotros usáis un lenguaje muy de la calle, pero siempre con una vía metafórica, ¿es intencionado?

He podido sentir eso con otros músicos y nunca he pretendido lo más mínimo controlar la forma de contar las cosas. Sobre todo en Santero hay sinceridad y fluye así, que es lo que más nos agrada. Por ejemplo el otro día un músico nos hablaba de una de nuestras canciones y de la forma que le inspiraba a él y que eso sea una influencia para otro músico o para cualquiera es tan enriquecedor como llenar un estadio. Se lo que es sentirte guiado por la música de otros, como por ejemplo Santiago Auserón, así que eso es uno de los mayores halagos que podemos escuchar.

Aprovechando que has sacado uno de los grandes nombres propios de la música en España, ¿cuáles fueron los primeros cantantes en los que te fijabas de niño?

Hay actitudes en la forma de cantar de rockeros, como Bruno Lomas, con una claridad y una aspereza perfectas para mí, pero sólo me transmite, nunca pretendo imitarlos. Otro ejemplo es John Lennon en “Twist ‘n Shout”. Conforme voy haciéndome mayor cada vez analizo desde un prisma diferente como la canta. Es una canción sencilla pero creo que nunca había reparado tanto en la sangre que hay en esa manera de cantar ¡Sigue siendo alucinante! Hay mucha sencillez, pero realmente lo que me gustan son las imperfecciones. Creo que el rock te da esas licencias, así canto convencido de que todo lo que no quede bien tendrá su punto de autenticidad.

Hablando de rock, ¿cuál fue el último concierto de rock en que disfrutaste de verdad?

The Hives en el FIB hace unos cuantos años. Y mira que he visto conciertos después, pero ahí me atrapó la elegancia, con ese contrapunto de descaro. También soy de poner muchos vídeos en youtube, porque es difícil asistir a todo lo que quieres y Valencia no tiene todo lo que quisiéramos. Arctic Monkeys también, es impresionante como esos chavales ejecutan los temas, con la frescura que componen y el carácter innovador manteniendo elementos clásicos y añadiendo algo más. Ellos vomitan con clase todo lo anterior. Podría decirte una lista de clásicos pero prefiero quedarme con las nuevas generaciones.

¿Qué echas de menos de en la escena nacional actual?

Sudamérica ha dado mucho, sobre todo en los palos tradicionales, pero lamentablemente pese a que es un tema muy trillado el efecto de los concursos musicales hizo mirar mucho hacia allí de otra manera, con los Luis Migueles y los Chayannes todo eso se volvió en contra de la cultura musical. A partir de ahí las radios y medios de comunicación se han cargado de esto y a la vez se han cargado (en el otro sentido) todo lo que hay bajo el manto de la cultura de verdad. Pero siempre ha habido dificultades, en los ’60 no había tantos estudios de grabación y los impedimentos siempre han estado ahí, sino haríamos pop (entre risas).

¿Tras el doblete en los Viveros qué planes tiene Santero a corto plazo?

Después de esas dos fechas el día 18 haremos un acústico en la plaza de Tapinería porque creo que Santero debe reducirse también a ese formato más tangible. La siguiente intención es mezclar el disco y darle forma al nuevo EP. Además del nuevo videoclip que estamos pensando hacer de “Esté donde esté”, que es un tema que parte de un bolero y se termina convirtiendo en una pieza rock, por lo que queremos darle también ese sentido al videoclip. Ahí ya tendremos casi diez temas y la intención es presentar ese segundo EP en octubre, pero seguiremos haciendo temas. Santero es un proyecto que se está formando, con las puertas abiertas y en el que tratamos de sumar y actualizar el momento en el que estamos y así vamos a ir, dándole forma.

Hasta ahora “Buenos y malos” es una autoedición a pecho descubierto y seguiremos así. Todavía no tenemos la intención de sumar sellos ya que internet está ahí para todos. Yo ya no quiero decir que los sellos “no me hacen caso” porque internet está ahí y se ha demostrado que quien vale puede demostrarlo y ganar público. Hoy en día hay que estar en activo, tener una propuesta atractiva y luego puede sumarse al proyecto gente que lo potencie, pero sinceramente no tenemos ninguna prisa.

Mi prisa estaba en grabar y en creerme que podía arrastrar un proyecto, ya que ahora es cuando estoy formándome como frontman. Aunque estaba en la Pulquería codo con codo con Gerardo ahí teníamos un verdadero luchador del ring y ahora debo ser el que conduzca este proyecto.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.