Entrevistamos a: SonLosGrillos
Redactor: Quique Medina (Fotos y vídeo CápsulasMusicales)
Género: Folk
País: España

La inquietud artística hizo que Marta Rodríguez y Mauri Mora coincidieran en el estudio de éste. Ella era dueña de una voz angelical y él había cultivado el don de acariciar la guitarra. Era inexorable, los proyectos vitales y sonoros comenzaron a fluir sin freno a través de un cauce de proceloso caudal. Lluvias de talento en las cotas altas que desembocaron en un puñado de buenas canciones.

Cuando Víctor Monterey escuchó la demo de Marta y Mauri se imaginó tumbado en una pradera infinita. El cielo era azul y el resto ya no importaba; en ese mismo instante, decidió que el de SonLosGrillos sería su primera apuesta discográfica: una edición limitada de 500 copias diseñadas artesanalmente que tienen el poder de la abstracción.

Un sonido auténtico que, con honestidad y sin pretensiones que lo llena todo de pinceladas de color y paisajes naturales. Austeridad en su caso es sinónimo de preciosismo y libertad.

Quién diría que esta propuesta es valenciana, ¿de dónde surge la querencia por esos sonidos folklóricos ya no sólo norteamericanos sino también, yendo más allá, celtas?
Pensamos que es algo inconsciente, es como una memoria colectiva que sale a la luz. Escuchamos todo tipo de música y en este disco se ha plasmado una parte de nosotros, que no es toda. No es fácil etiquetarnos porque nosotros mismos estamos en constante búsqueda. Este disco es muy acústico, sencillo incluso inocente y fresco.

Vivís en el campo (en Javea, Alicante), y en cierto modo vuestra música está muy influenciada por el contacto con la naturaleza, ¿en qué manera influye vuestro estilo de vida en el sonido y vuestras letras?
Esto es algo que no nos hemos planteado nunca, vivimos donde nos gusta vivir y está claro que el entorno influye…No podemos obviar la naturaleza que nos rodea.

¿No creéis también que la naturaleza el lugar perfecto para escuchar vuestras canciones?
No lo creemos. Si la música te llega cualquier lugar es bueno para crearte tu propia banda sonora…Nosotros nos imaginamos nuestra música en un metro en hora punta… ¡como método de evasión!

De todos modos, vivir más apartado de las ciudades también puede provocar cierto aislamiento negativo a la hora de daros a conocer o enseñar vuestro trabajo…
Más que del lugar en el que vivimos, del planteamiento de vida que tenemos en este momento. Aunque viviéramos en una gran ciudad no nos vemos por las noches en los bares repartiendo maquetas…para eso usamos Internet.

Además de pareja musical (si no me equivoco), sois pareja sentimental, ¿cómo se separa la vida personal de la artística?
No es fácil, hay que hacerlo con mucho cuidado. Hay que separar las cosas y en el aspecto creativo nos damos mucha libertad el uno al otro para luego juntar las dos mitades y crear un todo…de momento nos funciona.

Y las canciones, ¿en qué momento las componéis?
El momento en el que una canción llega es un misterio, a veces buscado pero la mayoría de veces no. Para mi tocar la guitarra es una evasión, una especie de terapia…simplemente dejar la mente en blanco y jugar…así surgen pequeñas ideas que luego hay que desarrollar para crear un tema. Luego Marta busca una melodía en función de lo que le surgiera la canción, una letra y….¡ya esta!

A Mauri le hemos podido ver en formaciones como la banda de Manolo Tarancón o Los Pájaros (siempre de corte folk-rock), pero ¿de dónde sale Marta con esa increíble voz?
Siempre he cantado desde que tengo uso de razón y en cualquier ocasión que se terciara, desde un coro hasta una reunión de amigos…Al conocer a Mauri decidí hacerlo de la manera en que lo hago ahora, es decir grabar un disco o actuar en directo.

Una voz, la de Marta, que junto a tu guitarra acústica, es casi siempre (y aunque en ocasiones se enriquecen con cellos, banjos o alguna leve percusión) el pilar instrumental de las canciones. ¿Por qué esta búsqueda de la austeridad sonora?
Nosotros no buscábamos ningún sonido concreto. Cuando grabamos estos temas no teníamos en mente grabar un disco, eso fue después cuando empezamos a darles forma. Contamos con algunos músicos que nos ayudaron con el cello y los bajos, y la verdad vimos que las canciones funcionaban bien así y no nos pedían más instrumentación.
Algo muy importante para nosotros a la hora de mezclar el disco fue darnos cuenta que habían pistas que no eran necesarias y que restaban claridad a la esencia de las canciones. Grabamos en casa y eso nos da libertad para probar mil arreglos, pero creo que la papelera de reciclaje del ordenador es un instrumento súper importante.

Se trata de un precioso proyecto pero, sin duda, arriesgado…
La verdad es que no nos parece un proyecto arriesgado, simplemente hacemos lo que nos gusta. La ilusión que tengas en un proyecto es muy importante, pero pensamos que si la mayoría de grupos fueran realmente conscientes de que no van a conseguir ninguna compensación (y menos económica) por lo que hacen, en cierta manera supone una liberación y por supuesto a partir de ahí cualquier cosa que te venga es buena, porque no esperas nada…Cuando empezamos a grabar los temas nunca pensamos que lo editaríamos, ni que saldría en radio o prensa…Estamos súper contentos…el hecho de que a alguien le llegue nuestra música nos compensa.

¿Cómo surge la posibilidad de grabar una tirada de vinilos con Discos Monterey?
Conocimos a Víctor en su tienda le dimos una maqueta y él nos propuso hacer el vinilo. Lo ha hecho con mucho mimo (edición limitada pintada a mano) y la verdad es que se está vendiendo muy bien. Además discos Monterey es una tienda de discos que ha apostado por nosotros con su primera referencia como sello y le estamos muy agradecidos.

Y el directo, por lo que sospecho, no debe ser muy diferente a las grabaciones, ¿me equivoco?
La verdad es que en directo hay canciones que son totalmente diferentes al disco, otras se mantienen. Esto es debido a que hasta ahora los directos se han planteado en formato de dúo acústico y hemos adaptado estas canciones, (que aunque austeras tienen muchos arreglos e instrumentos) a este formato. Para nosotros directo y disco no tienen porque sonar igual, es más nos gusta que sea diferente y que las canciones se reinventen en cada bolo.

Una faceta en la que no os prodigáis mucho, ¿qué importancia tiene para vosotros mostrar las canciones vivo?
A nosotros nos encanta tocar en directo, pero sinceramente las condiciones para tocar en vivo (todos los que hacemos música lo sabemos) no están en su mejor momento. Ya no se trata de ganar Dinero, sino de no perderlo. Nos gustaría tocar más, pero intentamos no hacer bolos suicidas.

¿A qué os referís con bolos suicidas?
Muy sencillo. Un músico (o un grupo) se levanta una mañana…Ese día tiene bolo y esta ilusionados por ello. Carga su instrumento en la furgoneta y se mete 100 € en el bolsillo. Más tarde llega al lugar del concierto, hace la prueba de sonido y cena algo….hasta ahí va todo bien. El problema es que si el bolo no tiene la respuesta de publico esperada (y por supuesto si el músico no cobra un fijo), puede verse en la situación de que al llegar a casa no solo no ha ganado un duro, si no que los 100 € que llevaba encima han volado en gastos, esto suponiendo que no haya tocado en otra ciudad y le haya tocado dormir en el sofá de algún amigo; vamos llegas a casa muy cansado y desilusionado…y ese es un momento muy propicio para que muchos proyectos musicales se suiciden.

¿Qué formato presentaréis para el concierto del 26 de marzo en Matisse?
Para esta ocasión y sin dejar de lado nuestro formato de dúo que mantendremos en algún tema, vamos a contar con bajo, batería y alguna sorpresa mas…Nos apetece mucho tocar en directo con banda.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.