Entrevistamos a: Supermosca
Redactor: Quique Medina
Género: Rock/Indie
País: España

Supermosca no esconde sus temores. De hecho, su última referencia, Miedo, cinco letras (Digisep Media/Warner Music Spain), se conforma de otras tantas historias que encierran los estados emocionales por los que atraviesa un grupo cuando alcanza cierta madurez. Unas dudas y unos paisajes sensoriales extrapolables a cualquier ser humano y que los valencianos narran con intensa prosa eléctrica.

Desde sus orígenes a finales de 2007, son una banda con perspectivas de expansión. Nadie les asegura que lo vayan a conseguir, pero optan por intentar trascender las intrincadas fronteras de su ciudad. La última de sus decisiones ha sido alistarse al Tritour, una curiosa caravana con forma de festival a la que se han subido junto a otras dos bandas: Holywater (Lugo) y Pasajero (Madrid). Ya han pasado por Vigo y Madrid, y el próximo fin de semana harán lo propio por Segovia y Valencia.

El Loco Club acogerá, el sábado 30 de noviembre, la cita valenciana. Aprovechamos la ocasión para conocer mejor a Supermosca

¿A qué se debe este Tritour? ¿Suena a medida anticrisis?
El Tritour es un festival de invierno, y estamos bastante contentos de formar parte. Creo que es una idea muy enriquecedora, en la que tres grupos compartimos escenario y nos damos, en cierta manera, apoyo en la ciudad del otro. Es evidente que la unión hace la fuerza. Más si cabe con una entrada asequible como es el caso.

¿Sigue siendo tan complicado para un grupo con experiencia, como es el caso, salir a tocar fuera de su ciudad?
Complicado no es. Alquilas sala, asumes gastos y sales. El problema es atraer a la gente y tener solvencia para hacerlo. Eso es lo realmente duro. Hay que pisar varias veces las ciudades, tener el disco en venta, y hacer un concierto con cierta repercusión. Nosotros tenemos un dicho: si llegas a una ciudad y alguien se lleva tu disco, tu grupo de alguna manera se queda en esa ciudad.

El Tritour, qué duda cabe, es una idea brutal para ir a otras ciudades escudado por buenas bandas que son de allí.

¿Qué peculiaridades le encontráis a Valencia a la hora de programar un concierto?
Bueno, creo que a la hora de montar un concierto tienes que valorar muy bien en qué sala puedes hacerlo. En este caso, y como anfitriones, queríamos ofrecer a nuestros compañeros la tranquilidad de que se hiciera en un lugar céntrico. En Valencia es un poco complicado que la gente se mueva a las afueras. Eso es así.

¿Cómo fue la experiencia en Madrid?
Madrid fue un día muy gratificante. Había gente, había expectación, y algo muy importante: buen rollo.
Desde que llegamos hubo muy buena química entre las tres bandas, todos teníamos muy claro que es el Tritour y qué queríamos hacer. En Caracol los encargados de abrir fuimos nosotros y tuvimos la oportunidad de disfrutar del resto de conciertos desde abajo. Ahí es cuando te das cuenta de que por qué es buena idea un festival de invierno y disfrutas tanto de músico, como de público.

Definidnos, en pocas palabras, las bandas que os acompañan en el Tritour…

HOLYWATER: los seguimos desde hace ya muchos años y nos encantan. De hecho tenerlos de compañeros de escenario para nosotros es algo muy grande. Y por supuesto siempre que tengáis la oportunidad de verlos en directo vais a flipar. Creo que es de las bandas que nunca dejaran de sorprendernos en directo.

PASAJERO: Pues miembros de Zoo, Nudozurdo o 995. Pero esta vez apostando por otro tipo de elegancia y madurez en las canciones, en las letras y sonido. Y la verdad que nos lo van a poner muy difícil sobre las tablas.

En una sociedad que vive tan deprisa y le dedica tan poca concentración al arte, ¿no creéis que tres conciertos seguidos pueden ser demasiados?
Te prometo que yo también lo pensaba, pero al fin y al cabo es como un pequeño festival. Y no hacemos conciertos largos, la verdad que, viéndolo como publico la otra vez, no se hace nada largo y se aprovecha bien el dinero de la entrada.

UNOS ASALTOS CON SUPERMOSCA

¿Es Supermosca una banda con aspiraciones a profesionalizarse, o el grupo es secundario a vuestras otras actividades diarias?
Hoy en dia hablar de lo que vas a hacer mañana creo que es imposible. Hay varios compañeros de Supermosca que nos dedicamos exclusivamente a la música, y que el grupo nos de para vivir de esto es un poco una locura. Ahora sí, por supuesto que nos encantaría que así fuera pero creo que es algo que nunca puedes plantearte. Apostamos fuerte por nuestro proyecto y nos gustaría ganar millones, rodearnos de aspiraciones, coches de lujo, bandejas con habanos y mujeres de diferentes etnias. Fuera del lujo, cada año nos planteamos una nueva meta a la que llegar y poco a poco vamos labrando un camino del que estamos muy orgullosos.

Después de varios meses de Miedo, cinco letras (DIGISEP/WARNERMUSIC, 2013) en el mercado, ¿cómo está madurando el disco?
La verdad que muy contentos, no deja de subirse gente al carro de este Ep y estamos encantados de ello. Creemos que cumple las expectativas que teníamos para este año y en muchos aspectos nos ha sorprendido la respuesta del público. Además, es un disco que realmente se crece mucho en directo.

El álbum es muy reflexivo, invita a escucharlo con tiento y a reflexionar sobre sus letras. ¿Creéis necesario pedir ese esfuerzo a vuestros oyentes?
Hay diferente tipo de público y diferentes cosas que te aportan en la música. La gente que escucha Supermosca, o a la que prentendemos llegar, es gente que tiene nuestras mismas inquietudes musicales. Es por ello que pensamos que valorarán escuchar una letra que invite a reflexionar o darte cuenta que cuándo lo escuchas varias veces aparecen detalles nuevos. O que la banda intenta describir lo que esconde esa letra. No pedimos ningún esfuerzo, también somos conscientes de la música que hacemos y que Miedo, cinco letras quizás no sea un disco de primera escucha.

Sangchili 1935 (2012), Miedo, cinco letras (2013), ¿el 2014 trae el tercero consecutivo?
2014 vendrá con una apuesta muy fuerte en la que estamos trabajando y no te puedo comentar mucho más. Iremos informando en las redes sociales. Desde que trazamos el plan, nos ha cambiado un poco la manera de ver las cosas hacia este año y creo que va a ser algo muy bonito y con mucha magia.

Las letras cuentan historias diáfanas, de esas que en las que todos nos sentimos reflejados. ¿En qué os basáis a la hora de componer?
Desde Sangchili 1935 empezamos a formular ideas referentes a un concepto. Miedo, cinco letras, son cinco canciones que narran cinco estados emocionales, cinco paisajes, cinco lugares, cinco miedos… Creo que es una cura hacia nuestros propios miedos. Simplemente intentamos trasmitir con la música lo mismo que con la letra, crear ese estado emocional o ese paisaje.

La tela de araña construida por las guitarras, la percusión y la melodía de los teclados llaman la atención por su cuidado en la producción y su elegante intensidad, ¿Qué “culpa” ha tenido Santi García (Estudios Ultramarinos) en ello?
Lo admiramos. Nuestra idea de productor y lo buscábamos en ellos es transmitir como vemos el grupo en directo al estudio. Nos gusta acabar los temas en el local, producirlos cambiarlos…es un trabajo que nos gusta tanto hacer que creo que no estamos preparados aun para que nadie modifique nada de eso. Hay temas en este disco que hemos tardado meses en decir que nos gustan como están acabados. Tanto Manuel Tomás (grabó y mezclo “Naoko”) como Santi García entendieron muy bien al grupo y desde el primer momento nos compenetramos perfectamente. Y, la verdad, que creo que cuando lo escuchas, llega esa fusión entre banda y productor .

Voy a nombrar cinco grupos, diferentes entre sí, que, creo, tienen algo que ver con vuestras influencias: Standstill, Muse, Elefantes, Radiohead y Snow Patrol. (si es así, por qué) (Si no es así, ¿cuáles serían?)
Bueno, creo que hay un poquito de todo, aún así tengo cierta curiosidad por Elefantes porque es un grupo que ya lo han dicho otras veces y que no forma parte de nuestras influencias.

Te pongo lo que creo que serían unas influencias generales con cinco grupos: Standstill, Sigur Ros, Radiohead, Jeff Buckley o Portishead. Hay más pero creo que son algunos de los que siempre nos acompañan en la furgoneta.

¿A qué tenéis miedo?
¡A todo! A todo lo que esta pasando en nuestro país, a todo lo que nos pasa por la cabeza.El titulo del disco, digamos que es ese antídoto…el miedo son solo cinco letras.

¿Por qué deberíamos ir a ver vuestro bolo del sábado?
Porque el Tritour es uno de esos festivales que no son tan comunes. Somos tres bandas que es difícil ver juntas. Comprad la entrada, ¡vais a ver buenos directos!

* Las entradas de Tritour cuestan 12€ anticipadas (Notikumi.com, Ticketea.com y FNAC) y 15€ en taquilla.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.