Entrevistamos a: Tardor
Redactor: Aixa Valiente
Género: Independiente
País: España

Nunca un ‘hasta luego’ había pesado tanto y es que podemos decir bien alto que les vamos echar de menos. El próximo 1 de diciembre Tardor cierra en la sala 16 toneladas una gira de más de 70 conciertos en el que la euforia y las buenas vibraciones que transmite la banda encima del escenario han sido los estandartes de su particular ‘Ciutat Invisible’, una despedida que les servirá para tomar aire y volver con un nuevo álbum y la certeza de que continúan con la evolución de aquello que nace y logra mantenerse en pie.

Llega el momento de “despediros” de vuestra ‘Ciutat invisible’. ¿Cómo os sentís?

Puede que la palabra sea ‘satisfechos’. Ha sido un largo camino, una gira de más de 70 conciertos en dos años de ‘Ciutat invisible’. Tenemos claro que ha llegado la hora de parar. Estamos tranquilos y orgullosos del trabajo hecho, de cómo hemos crecido en este tiempo. Es momento de descansar y componer.

Después de 2 años intensos de conciertos y pisar escenarios como el del Deleste o el Festival de les Arts, ¿qué balance hacéis de este recorrido?

En estos dos años hemos tocado en sitios de todo tipo. Todos ellos, los mejores y los peores, nos han enseñado cosas y nos han curtido como grupo. Los festivales que mencionas nos han demostrado que tenemos cabida en ese tipo de conciertos, que nos gustan los grandes escenarios. Deleste, Festival de les Arts, Arenal Sound, Low Festival, Granada Sound… de cada uno de ellos nos llevamos una experiencia positiva que nos hace crecer. También de los escenarios más pequeños con menos afluencia de público. De todos se aprende.

Vuestra retirada temporal de los escenarios será el próximo 1 de diciembre en ’16 toneladas’, ¿qué nos podéis avanzar del concierto y qué esperáis de él?

Esperamos una sala llena de gente que quiera despedir con nosotros la etapa más bonita que hasta ahora hemos tenido como grupo. Esperamos encontrarnos con todas esas personas que a lo largo de la gira nos han demostrado cómo se emocionan con nuestras canciones. Esperamos irnos con buen sabor de boca, con la motivación por las nubes, para hacer el mejor disco que hemos hecho nunca.

Os retiráis a recargar pilas, componer y trabajar en un nuevo álbum, ¿nos podéis avanzar que línea seguirá vuestra nueva criatura musical?

Intentamos que nuestra música sea un reflejo de nosotros. Que nuestra evolución no responda a una estrategia sino a un crecimiento, a una madurez progresiva. No podemos describir a qué sonará nuestro nuevo álbum, pero sí podemos asegurar que no implicará una revolución en el sonido del grupo, sino una evolución natural del sonido de ‘Una ciutat invisible’. Eso sí: tampoco dejará indiferente a nadie.

‘La Ciutat Invisible’ nació gracias a la obtención de fondos a través de una iniciativa de crowfounding, ¿os planteáis hacer lo mismo con vuestro próximo trabajo?

Sí, seguramente. Todos nuestros trabajos han sido parcialmente financiados por nuestros seguidores. Creemos que es una manera muy bonita de involucrar a tu público en el proyecto, además de la inyección económica que supone para un grupo independiente como nosotros.

¿Creéis que las nuevas formas de consumir música por parte del público (internet, descargas, plataformas online…) os beneficia como banda emergente?

Sin ninguna duda. Que cada vez nos conozca más gente se debe a que nuestra música está disponible a un solo clic. A todas las bandas emergentes nos beneficia esta nueva manera de consumir música. Aunque también está la otra cara de la moneda: hay tantas opciones de fácil acceso que es muy difícil que el usuario aleatorio llegue a tropezar con tu música. Por eso hace falta el apoyo de los medios de comunicación, para que la gente te escuche y luego te busque. Siempre hemos pensado que hay mucha gente a la que le gustaríamos si supiera que existimos.

¿Cuál pensáis que es el estado de la industria musical valenciana actual?

Las propuestas crecen más rápido que las infraestructuras. Hace falta una normalización para que las bandas valencianas compartan circuitos independientemente del idioma en el que canten.

¿Consideráis que el hecho de componer las letras en valenciano os puede cerrar puertas en el ámbito nacional?

Quien no quiera abrirnos la puerta solo por el idioma en el que cantamos es libre de hacerlo. Nosotros hace tiempo que tomamos la decisión natural de cantar en la lengua en la que sentimos. Si hay alguna puerta que se cierra por ello, mejor no cruzarla.

Y para acabar a lo grande y tomando como referencia vuestro tema L’Eufòria, ¿qué es para Tardor la euforia?

La euforia para Tardor tiene muchas caras. Puede vestirse de multitud cantando el estribillo de ‘Energia’ o de un riff de guitarra que nace de repente en un ensayo y tiene madera de canción. Tenemos la suerte de ser capaces de sentirnos eufóricos con cosas grandes y con otras muy pequeñas. Esa es la clave de que todavía nos quede mucho camino por recorrer.

Tardor al balcó 3

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.