Individuo X – Día 1, 3, 6, 13, 25…

Somos rebeldes establecidos. Nuestros antepasados

se han quedado en tradición. Ya no miramos al cielo,

esperando una contribución mágica. Forjamos nuestro camino.

Somos individuos poderosos. Todo está a nuestro alcance.

Estamos ya en la época de la elección.

No necesitamos a nada ni a nadie. Todo se adapta a nosotros.

Tenemos opciones, múltiples.

Nos las endosan prácticamente sin pedirlo.

Perdemos poco a poco el fanatismo de las cosas, ya que todo está perdiendo su valor.

Lo que perdemos se reemplaza en 24 horas tras formalizar su pedido.

Para qué luchar, defender, creer, amar a contrato indefinido… Si todo está a nuestro alcance.

Una postura fija, en poco,  será de retrógrados.

Será “El tercer mundo” del pensamiento moderno. Los seres fuertes serán los  que sabránn gestionar posturas diferentes por necesidad.

Sabremos gestionar nuestras relaciones por intereses. En definitiva, tendremos una paleta de EPPs (Emplicaciones), en donde moveremos, “desinstalaremos” y guardaremos  emociones a nuestro antojo.

Nadie lo criticará, puesto que la evolución natural hacia este individualismo centrista, llegará a una  comprensión mutua, al fin,

de que todo es prescindible. Hasta los sentimientos. Un buffet antes que “la carta”.

Será el verdadero bien común.

 

Individuo X- Días 2, 4, 7, 15, 34….

Actualmente  pensamos que somos rebeldes establecidos.

Fingimos haber dejado la tradición a un lado,

que no miramos ya al cielo esperando una respuesta.

Pero seguimos contando pétalos para buscar nuestro destino.

Seguimos alzando puños y palabras en defensa de nuestras creencias.

Nos gusta pensar que somos seres ya individuales, que tiene todo al alcance, poderosos, dueños del destino.

Desafiamos reglas sociales y tradiciones milenarias

porque tenemos la falsa ilusión de tener múltiples opciones.

Creemos no ser ya fanáticos, pero lo somos.

Las cosas siguen teniendo su valor, aunque las relativicemos.

Seguimos fallando como personas. Prometemos tiempos exactos para satisfacer a los demás, y las 24 horas firmadas siempre se volverán 48 o 72.

 Porque no todo está a nuestro alcance. Seguimos luchando, defendiendo, y amando.

Creemos que las posturas fijas, las creencias, acaban en otra capa de mugre encima de las demás capas que cubren las tradiciones de la historia, pero siempre hemos sido igual de básicos.

Siempre seremos retrógrados.

Nunca sabríamos gestionar intereses acotadas de forma tan androide.

Nunca sabremos elegir y diferenciar emociones, porque entra en juego nuestro egoísmo. La historia es un eterno retorno, y nunca hemos evolucionado realmente. Cada generación cree dar un paso nuevo que, en realidad, ya se dio, pero que nadie recuerda.

En definitiva, nunca seremos del todo autosuficientes. Los sentimientos, son los sentimientos.

Y aunque queramos negarlos, ahí están. En mi puta carne.

 

Individuo X – Conclusión –  Día 2735.

¿Qué coño hacemos?

Estamos pletóricos, parece.

Estamos frustados, parece.

Pero está claro que tanta evolución y progreso se ha abierto camino hasta el último de nuestros problemas, aún sin solución. Presente a diario.

La contradicción.

Tal vez, ésta sea el último tabú que queda en nuestro ser más profundo. Aún no somos capaces de revelar lo que pensamos realmente, y en el momento indicado.

Manejamos la situación según conveniencia. Es, tal vez, la última capa de alienación de la que no nos hemos desecho. Seguimos dormidos todos en un mismo rebaño.

We Used To Pray, como proyecto, pretende ser la bandera para hacer un viaje de sinceridad y autocrítica, y sumergirse dentro de nuestros abismos.

Este proyecto se construye desde la posición de, mediante todos los medios (musicales, literarias, audiovisuales), transmitir el primer paso. El que doy por mi parte, para revelar verdades que ayuden a clarificar nuestro caos mental actual.

Será un viaje a lo largo de estas páginas,  con un formato que pretende posicionarse y no posicionarse, para encontrar la verdad.

¿Os unís?

¿Rompemos esa barrera juntos?

Busquemos la sinceridad absoluta.

Dibujemos un mapa de la verdad.

Yo empiezo.

Será jodidamente divertido, o no.

 

Manual de uso:

Usaremos lo que bautizo como “Fanatismo ilustrado”. Posicionarse en los extremos, pero con luces. Es decir, un formato en el que mostraré dos posturas siempre. Posición 1 y posición 2, lo más extremas posibles. Es un ejercicio que expondrá diferentes caminos, en la cual escogeremos… ninguna.

Es la intención.

 

“La verdad es una obra inacabada del tiempo”.

Una Respuesta

  1. pedro

    ¿¿Pero menuda castaña es esta?? Seguro que el que escribe esto tiene pasta por un tubo…

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.