Sin darnos cuenta ya han pasado 40 días desde que el 17 de diciembre conociéramos a los 3 finalistas de esta sexta edición del Vinilo Valencia: Chlöe’s Clue, Junior Mackenzie y We Used to Pray. Dos solistas y una banda. Tres generaciones y tres estilos distintos y contemporáneos.

La final al igual que las semifinales será en el Espai Rambleta, el viernes 30 de enero a partir de las 23:00. Semejante velada no podía concluir sin el after-show a cargo de Los Átomos Djs.

Conoce a los finalistas:

_92J6278

Chlöe’s Clue es Raquel Adalid. Con 18 años probablemente es la primera nativa de la era digital que llega a la final del Vinilo Valencia en toda su historia. Ejemplo por tanto de lo que está por venir, el talento de toda una generación por descubrir.

En sus propias palabras musicalmente se describe: Esta pregunta siempre me cuesta bastante contestarla. Llevo mucho tiempo tocando sola con la guitarra y siempre había sido un sonido bastante sencillo y limpio, pero ahora tras grabar el disco y tener en él instrumentos como el banjo, el dobro, charango, acordeón…  El sonido ha madurado bastante, creo que ahora podría decir que hago una especie de pop-folk. Nunca estoy segura de dónde encajar concretamente mi música, pero más o menos diría que ahí.

_92J0111

Junior Mackenzie es la figura inclasificable en un marco temporal. Su música no trata de segundas oportunidades, sino de contar los clásicos desde uno mismo. Podría ser un cowboy, un cosmonauta psicodélico o un trovador del rock pero Junior Mackenzie es de Castellón y con la cabeza bien alta.

En sus propias palabras musicalmente se describe: Como un “escritor de canciones” que bebe de los clásicos con la finalidad de hacer música atemporal.

_92J6258

We Used to Pray es la virtud de la conciencia propia. Saber que quieres, como lo quieres y lo más importante de todo, como contarlo. De entre 23 y 26 años y provenientes de diferentes puntos de Europa más allá del inglés aúnan un lenguaje propio con su mixcelanea audiovisual.

En sus propias palabras musicalmente se describen: Una crítica reciente decía de nosotros algo así como “A través de sonidos innovadores, experimentales y bailables, en ocasiones, mezclando electrónica, pop y rock en muy acertadas proporciones, We Used To Pray dan la impresión de grupo sofisticado y profundo”. Es una crítica bastante cercana lo que podría ser una descripción nuestra. Ahora bien, para nosotros es inseparable la música y el contingente, y habría que sumar a esa descripción el hecho de que siempre nos gusta buscar formas distintas de hacer y presentar nuestra música.

Todas las fotos realizadas por Fran Calabuig.
Texto: Sergio F. Fernández. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.