El fin de el mundo en mapas, el álbum de Maronda, se proclamó anoche Mejor Disco del Año 2011 según la audiencia de TVE-1. En una competida gala en playback, el valenciano se sitúo por delante de los notables discos de Sergio Dalma y Carlos Baute.

Sus movimientos pélvicos, sus bigotes y sus estudiadas ojeras, que emulaban el efecto “tres días seguidos sin dormir”, fueron los detonantes que acabaron por conquistar al jurado formado por Anne Igartiburu y el público que, desde sus casas, cantaba “Ha salido el sol” a pleno pulmón. No se recordaba algo tan mítico desde la aparición de John Cobra en esa misma cadena.

Un triunfo más que cosecha este disco que, sin embargo y según la crítica, “no es más que el resultado de las alucinaciones de dos oligofrénicos que queriendo ser indies se han situado en lo más alto del mainstream“.

Tanto Pablo Maronda como Marc Greenwood han declarado que van a gastar los 500.000 € del premio en producir el siguiente disco de Velocista.

Por cierto, la victoria coincide con la que consiguiera hace unos días en las listas elaboradas por La Redacción Atómica. Un hecho que sin duda reafirma que nuestros gustos se asemejan mucho a los de la grácil presentadora vasca.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.