LA NOCHE DE GALA

Por fin, tras siete años sin celebrarse, vuelve la añorada Mostra de València en su 33ª edición. Desarrollada y ampliada para garantizar la máxima visibilidad y resonancia mediática, la Mostra de València–Cinema del Mediterrani es una cita para amantes del cine, tanto para expertos como aficionados, donde se reúne el público y los creadores para disfrutar de una programación específica de un espacio geográfico y cultural tan definitorio de nuestra identidad como es la cuenca mediterránea.

La noche de inauguración en el Palau de la Música de València tenía la finalidad de difundir la programación definitiva del Festival, presentar los jueces e introducir en general la tipología de las películas en la carrera. Además de estos pasos oficiales, la ceremonia siguió con la entrega de el premio honorífico al guionista Efthymis Filippou, escritor de cabecera de Yorgos Lanthimos. Tras esto, pudimos disfrutar de la proyección en estreno absoluto de “M’esperaràs”, producción valenciana dirigida por Carles Alberola. La película en cuestión fue perfecta para romper el hielo y convertir la noche en algo más divertido y menos solemne. La organización, de lujo, todo sea dicho, nos dijo hasta luego con un estiloso cóctel. 

 

A continuación unas breves críticas sobre las primeras proyecciones que hemos podido degustar en esta Mostra de València:

‘SECRET INGREDIENT’

Título: Iscelitel (Secret Ingredient)

País: Macedonia

Dirección: Gjorce Stavreski

Género: Drama, comedia dramática

 

Esta co-producción entre Grecia y Macedonia trata sobre un hombre que, por problemas económicos, no puede pagar los medicamentos de su padre, enfermo de cáncer. Como sustitutivo a su tratamiento, roba un paquete de droga a unos narcotraficantes y hace pasteles de marihuana para paliar el dolor de su padre sin que él lo sepa, con la suerte que la enfermedad comienza a remitir. El problema viene cuando los narcotraficantes descubren que él ha sido el autor del robo y, por otra parte, los vecinos se enteran de los efectos positivos del pastel, solicitando desesperadamente la receta.

La candidata a los Oscar por Macedonia representa la realidad de un padre enfermo de cáncer, pero con tonos humorísticos e irónicos. El espectador puede encontrar en el filme amor, drama, humor, tensión, problemas familiares, relaciones de amistad, pero en especial, un final alegre y feliz.

Al pase de la película asistió Dragika Nikolovska (producción), que al finalizar resolvió las dudas que presentaban los asistentes. Algunos de los temas tratados fueron que si el director estaba a favor de la legalización de la marihuana, la medicina alternativa y si los protagonistas (padre e hijo) eran actores profesionales.

En cuanto a la legalización de la marihuana, el director estaba a favor de ello, siempre y cuando se distinguiesen bien los tipos y se regulase, porque en la actualidad es un tema que no está claro.

Sobre la medicina alternativa, hay un auge en esas zonas porque los tratamientos convencionales son muy caros y no están al alcance de todos, por lo que mucha gente recurre a los curanderos y a recursos alternativos como la homeopatía, etc.

Finalmente, respecto a la pregunta de si los protagonistas eran actores profesionales, el hijo era su primer papel protagonista, y el padre era actor de teatro, pero en cine también fue su primer papel protagonista.

 

‘LA NOCHE DE 12 AÑOS’

Título: La noche de 12 años

País: Uruguay

Dirección: Álvaro Brechner

Género: Drama, drama carcelario

 

El filme trata sobre la vida de tres prisioneros: José Mujica, Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández (interpretados por Antonio de la Torre, Chino Darín y Alfonso Tort respectivamente) durante la dictadura militar de Uruguay. Narra las torturas y experiencias durante su tiempo en la cárcel, así como también antecedentes y desenlace de su experiencia en cautiverio.

Es una película desgarradora con ínfimos toques humorísticos generando así un pequeño contrapunto. Refleja a la perfección la situación vivida y está basada en hechos reales, que transcurrieron entre 1973 y 1985 durante la dictadura de Juan María Bordaberry en Uruguay.

“Fueron años de conversaciones con ellos”, reflejó Álvaro Brechner (director) durante la rueda de prensa posterior a la proyección, así documentaron la mayoría del guión.

“La noche de 12 años” ya lleva un largo recorrido internacional por numerosos festivales de cine, como por ejemplo el festival de Venecia, también pasó por San Sebastián. Se trata de una obra que llega directa al corazón del espectador y le hace meterse en la piel de los presos, debido a la gran interpretación de los actores, así como el enorme trabajo de documentación a la hora de elaborar el guión. Además tiene el poder de hacer reír y llorar al público por esa mezcla de los tintes dramáticos y cómicos.

Finalmente, tras la sesión, Antonio de la Torre y Alfonso Tort (actores) y Álvaro Brechner (director) ofrecieron la esperada e interesante rueda de prensa. Se trataron temas muy diversos en relación a las vivencias de los presos reales, la situación política de Uruguay, la producción del filme… Hasta el actor Alfonso Tort se emocionó cuando un espectador Uruguayo les agradeció, entre lágrimas, el excelente trabajo hecho y esa precisión en reflejar la situación de la dictadura.

Una de las cuestiones presentadas fue sobre una escena en la que Pepe Mujica (uno de los presos) comienza a escuchar voces a consecuencia de la locura que estaba experimentando tras el largo periodo de tiempo que estuvo encerrado. Para el proceso de documentación de esta escena no sólo hablaron con los protagonistas del suceso, sino que también hablaron con neurólogos y especialistas sobre la soledad y el aislamiento. Estos dictaminaron que el ser humano necesita estímulos, por ello, era muy común que las personas presas, al no tenerlos, se los imaginasen; “el ser humano necesita estímulos, si no los tiene, los crea”. Como anécdota, contaron que, para no caer en la locura, los tres presos hacían rutinas durante el día, por ejemplo, ejercicio físico, pensamiento político…

Otra cuestión fue sobre la acción prolongada durante toda la película, sin ningún momento estático. Esta duda surgió del razonamiento de un espectador al pensar que, si estuvieron tanto tiempo presos, había días que eran muy rutinarios y eso no quedaba plasmado en la película. A esta cuestión respondieron que, tras hablar con los verdaderos protagonistas, descubrieron que entraron en un tiempo circular, donde todo era confusión, ya que no veían la luz del sol, no hablaban casi entre ellos… Los tres sujetos contaban las anécdotas fragmentadas, no de manera lineal. Ese es el motivo de que la película sea tan dinámica, porque de los días que no pasaba nada, no se acordaban, de ahí la falta de narrativa y la incapacidad de trasladar al lenguaje sus experiencias en los días “corrientes”.

Según comentó el actor Alfonso Tort, “la película trata sobre la angustia y sobre cómo salir de ella”.

Durante la rueda de prensa, muchos espectadores aportaron su opinión e interpretación de la película, a destacar: “al fascismo le da mucho miedo las personas que luchan en favor de la libertad, por eso hay que luchar”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.