Grupo: La Habitación Roja
Sala: Sala Yasta

El pasado 18 de Febrero, un viernes para mas señas, Ellos, el grupo timoneado por el carismático (y deseado por miles de grupis) Guille Mostaza, dio un concierto en la sala Yasta de Madrid. Salió una buena noche, y el rumor de que era gratis espoleó a cientos de niños que se sumaron a la cola que recorrió la calle Valverde hasta casi la Gran Vía. El resultado, aunque muy divertido, resultó desastroso a nivel sonoro. Aún recuerdo a Mostaza diciendo “me siento cómodo en este formato”… era como tocar con un ampli en el salón de su casa…

El viernes pasado, 4 de Marzo, repetimos. No con Ellos, no… con La Habitación Roja. Sin embargo aquella noche no pudo ser mas diferente a la del 18 de Febrero. Llovía en Madrid y las temperaturas se asomaban tímidamente por encima del cero. Por precaución nos acercamos con tiempo y al llegar la cola apenas contaba con 30 personas (muy diferentes por cierto de la de Febrero). La sala Yasta nos recibió cómoda, cálida y con espacio suficiente para ponernos cerca del escenario y ver en un primer vistazo que aquello no se iba a parecer en nada al bolo de febrero. Varios monitores, teclado, tres entradas de guitarras, tres micros… vamos, el escenario de la sala Yasta exprimido al máximo.

Así que con muchas ganas y con espacio nos pusimos unos rones y nos colocamos cerca del escenario para ver como Pau, Jorge y Jordi se apiñaban para presentar el que iba a ser un bolo bastante peculiar y una noche bastante accidentada.

Y no pudo empezar mejor. Después de «La noche se vuelve a encender» y sin mucho preliminar se marcaron un «Scandinavia» en acústico a un metro y con un sonido bastante bueno. Resulta extraño no oír a Jose dándole caña a la caja en este himno vinilero que siempre me recuerda a «Paint in Black» pero que esa noche, haciendo de intrépido reportero, me recordó el V aniversario donde LHR ofreció uno de los mejores conciertos que he visto (y créanme, he visto muchos).

Máximo Lario nos ha hecho felices, presenta una excelente propuesta de grupos, con buenos horarios, bastante baratos y al lado de casa, pero si hay que poner un pero, es que el escenario de la Sala Yasta es enano. Y ahí estaba Pau dándose con la cabeza en un ampli, Jorge a centímetros del público y Jordi pegado a otro ampli luchando entre teclado, guitarra y micro.

Aquel setlist fue bastante peculiar, después de un arranque muy al uso se marcan «23». Luego, de nuevo, temas que todos esperamos «Dices que no», «Van a por nosotros», «Posidonia» y, por fin, «Voy a hacerte recordar». Cuando sonaron los primeros acordes la gente a mi alrededor se puso nerviosita, cuando sonaron los primeros coros mis vecinos corearon y cuando Jorge empezó a sonreír la gente sonrió. Y entonces caí en que yo había estado cantando desde el principio pero ellos no y es que no deja de fascinarnos (por que nos gusta no porque nos extrañe) que LHR ha enganchado a muchísimo público con su Universal. Público nuevo que no se saben las canciones del LHR, del 4, y ni mucho menos del Popanrol, pero que vibran con las canciones del Universal y corean el Nuevos Tiempos y Cuando ya no quede nada. Público joven y nuevo que asegura muchos bolos y mucho recorrido. Nos gusta.

A esa distancia, Jorge estaba más cercano que nunca, y el setlist se hizo plural. La gente hizo sus peticiones y algunos (yo incluido) probamos fortuna pidiendo «Y». Y así fue… Si hablaba de canciones que pocos se sabían, LHR se marcó una canción mítica de su primer álbum que ya no recordaba haberla escuchado en directo. Le siguió «Te Quiero», «El eje del mal», «Cuando te hablen de mi» o «Younger» que como dice Jorge debería ser un hit.

Una chica embarazada pidió «Mentiras» y, a pesar de lo curioso de la petición, con ayuda del público la tocaron sorprendidos. A trompicones, y con parones (muchos años sin tocarla) llegaron a aquello de “no quiero otra mas”… pero sí, todos queríamos mas y siguiendo rescatando clásicos llegó «Mi habitación».

Apurando copazos dimos por satisfecho el concierto, pero estos tíos se guardaban una de esas joyitas que están preparando y que saldrá a la luz en abril en su álbum de versiones Para ti vol. 2. Jorge se convirtió en el Morrissey de los Smiths y para rematar un gran bolo se marcó un “To die by yourside” increíble… Si el resto de versiones están a la altura de este temón, ya se que puedo ir pidiendo por mi cumpleaños (el 5 de abril quien escribe cumple 31 años).

De lo que pasó una vez se apagaron los amplis no daré cuenta aquí, solo enumeraré algunos de los tags que hicieron de esa noche una gran noche: mojitos, pampero, copazos con Jordi y Jorge, lluvia, 4 de la mañana, grupis, vinilo, birras callejeras, yasta, amanecer, pantalla rota, cuatro tías, espaguetis, sofá roto, pijama, cama…Lo dicho, una gran noche.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.