Grupo: Morgan
Sala: El Sol

Se diluye la música de fondo y salen los Morgan con Nina a la cabeza. Salen casi mirando al suelo, casi pidiendo perdón por tomar ese escenario de la Sala Sol que, al final de la noche, sería tan suyo como jamás fue de nadie.

Arrancan notas sostenidas que podrían preceder al Brothers in Arms de Dire Straits. La voz de Nina las rompe con cariño, pero de forma implacable. Es Planet Earth, el primer corte de su nuevo álbum, Air, que verá la luz el próximo 16 de marzo. Le sigue Oh Oh, el segundo. “Vamos a tocar todo el disco en orden” – anuncia Nina y, tras desvivirse en agradecimientos, le confiesa a la sala que está muy nerviosa. Así es ella, #nofilter, a lo Amaia de España, solo que Nina fue primero. “¡No se te nota nada!” – le anima una voz desde el público. No le falta razón al espontáneo, los dos primeros temas han pasado por encima de la audiencia como una apisonadora, la voz de Nina está sonando mejor que nunca (si cabe) y la banda ya se sonríe, encantados de estar ahí, encantados de conocerse.

Morgan no inventa la rueda con Air. Tampoco la inventaron con su primer álbum, North, ni falta que les hace. Como sacados de otra época, como si fueran la banda local de alguna ciudad perdida en la Ruta 66, los madrileños navegan con destreza entre el soul, el blues-rock y el folk americano, añadiendo toques funk aquí y allá para que, de vez en cuando, nuestras caderas disfruten tanto como nuestros oídos. Sin artificios, sin pretender sonar a “aquí y ahora”. En su sonido clásico está su frescura, así de irónica es la música a veces.

Les sobra intención y talento. No sólo por la increíble voz de Nina, que es pura fuerza y sentimiento, recordando inevitablemente a la de Adele en estilo, timbre y capacidad de abrir al público en canal. También está la guitarra infalible de Paco López, que mantiene la banda atada al blues rock, y los teclados de David Schulthess “Chuches”, empastando cada pieza de Morgan en un todo.

Tras cerrar el tracklist de Air con Marry You, una vieja conocida de los fans de la banda, Nina explica que también van a tocar algunos temas de North, dedicados a esos amigos que estuvieron con ellos desde el principio. Nos anima a quedarnos mientras se sienta al piano, sola, para interpretar Volver. ¿A quién se le iba a ocurrir irse?

Sin coger apenas aire, la banda enlaza varios de sus temas más conocidos como Work, Praying o Home (con intervención estelar de las Golden Girls, el coro de la madre de Nina). Cierran definitivamente con Thank You, insistiendo en darnos las gracias por estar allí. “Nunca habíamos hecho un showcase, así que esperamos haberlo hecho bien”. Puedes estar más que tranquila, Nina, ¡y gracias a vosotros!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.