Grupo: Sir Joe Quarterman & Jezebel Sextet
Sala: Black Note

Por una de esas curiosas coincidencias que solo ocurren en nuestra ciudad, el soulman Sir Joe Quarterman ofreció su show el mismo día que Dean Wareham actuaba en otra sala cercana. No apostábamos por la capacidad de convocatoria de Sir Joe, y más a primera hora de la noche con un Black Note desierto, pero al público le cuesta entrar a la hora fijada para los conciertos aunque sea martes, pero una hora más tarde y con los primeros compases de los Jezebel Sextet el local se inundó de gente.

Sir Joe Quarterman conoció su época de esplendor allá por los años 70, en plena fiebre del blaxploitation o películas realizadas por gente de color para gente de color, donde las bandas sonoras estaban salpicadas por los sonidos negros del funk y la música disco. Sir Joe nos trasladó con su actuación a esos años dorados, con una banda de acompañamiento más que profesional, Jezebel Sextet, formada por sección de viento (trompeta y saxofón), la base rítmica, guitarra y teclados, todos ellos músicos solventes que protagonizaron algunos solos verdaderamente apabullantes introduciendo sus sonidos con un par de temas instrumentales.

El artista apareció sobre el escenario con traje de chaqueta negro y camisa roja, una especie de “padrino del soul” en la sombra sin llegar a ser más popular que James Brown, como tantos otros músicos negros que cayeron en el olvido.

Su repertorio se basó en un greatest hits de sus temas con Free Soul como “I made a promise” en una primera parte más soul, donde también interpretó la balada “She called me”.

Con sus típicos bailes y alguna incursión con la trompeta, Sir Joe Quarterman incitó a bailar a los presentes, con las primeras filas moviéndose al compás de los sudorosos sonidos de Jezebel Sextet en un interludio instrumental mientras Quarterman se retiraba al backstage con su camisa empapada.

Tras un breve intermedio que aprovecharon los detractores de la ley anti-tabaco para su disfrute, Sir Joe volvió a la carga con cambio de vestuario al más puro estilo Bronx con gorra y gafas de sol, para centrar los temas en la vertiente más funk, enlazando uno tras otro con toques de trompeta o guitarra, sonando “I come to funk you” o ese gran éxito que fue “So much trouble in my mind”, cerrando su actuación y preguntando al público si habíamos disfrutado, con la promesa de volver pronto.

Tras solicitar el público un bis insistentemente, finalizaron con “They want funky music”, y nos dio lo que queríamos tras casi dos horas extenuantes de música de baile.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.