Grupo: Xoel López
Sala: La Riviera

Hoy llueve en Madrid. También lo hacía ayer. Y anteayer. Ahora mismo llevo los calcetines completamente calados y me estoy jugando un catarro de fiebre y moco de dos semanas. Pero no me importa. Esta noche toca Xoel López en La Riviera y ya voy de camino.

Entro en la sala a paso ligero y consigo hacerme con un sitio en primera fila. Puños en alto. Al rato los músicos de Rey Lobo, los teloneros, salen al escenario y empiezan a tocar. Lo reconozco. No tengo ni idea de quienes son, pero me gusta cómo suenan las canciones de su disco Nonduermas. Son temas de mucha electrónica y dobles voces, crean de la nada diferentes atmósferas que empapan la sala con calma. De hecho, es al tocar Media Legua cuando me digo a mí misma que esta banda tiene personalidad y aplaudo fuerte.

Unas canciones después, el directo de Rey Lobo termina y esperamos unos minutos. Al rato los focos de luces vuelven a encenderse e iluminan el escenario en el que ya están Xoel López y su banda. Gran sonrisa. Jaguar es la primera que suena y un océano de ritmos nos obliga a bailar a todos.

Con Hombre de Ninguna Parte también se sigue la tónica general del grito y baile. De repente todo es especialmente divertido, Xoel y la sala vamos al mismo ritmo. Poco a poco los temas van cayendo como agua de mayo, canciones tanto de su nuevo disco Sueños y Pan como de los suyos de antes, suena Primavera, Todo Lo Que Merezcas y Balas.

Al poco, toca Por El Viejo Barrio y Xoel dice frente al micro que le recuerda a la temporada en la que vivió aquí en Madrid y todos le queremos un poquito más. Pero es con A Serea E O Mariñeiro cuando hay un antes y un después del concierto, Charlie Bautista va al volante del teclado, los instrumentos le acompañan y deciden explotar a la vez. Tremendo, de veras.

Los temas se suceden y aquí todos seguimos felices y contentos. Y eso es lo que tiene el directo de Xoel, que dejas el mundo real a un lado, el feo, y te metes en su atmósfera de bailes, pop y rock.

La última que tocan es De Piedras y Arena Mojada y me da hasta pena que el concierto haya terminado. Salgo de la sala todavía con alguna melodía incrustada en la cabeza, qué buen directo, qué buenos músicos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.