Grupo: SONDRE LERCHE - Phantom punch
Sello: Astralwerks
Año: 2007

El noruego Sondre Lerche, además de un nombre extraño, posee una consolidada carrera en esto del pop, pero que todavía sigue (y lo que queda) conquistado a las personas de buen gusto, como a mi amigo Nando en este FIB de hace un rato en el que había que escarbar entre demasiada paja. Creo que fue Tomi quien le guió.

Es un hecho científicamente probado que los nórdicos, suecos, noruegos o fineses, tienen dotes especiales para hacer pop. La calidez musical, así a grandes rasgos, debe ser proporcionalmente inversa al frío rutinario de allá arriba.

Lerche, o Sondre, es uno de los mejor situados de toda aquella escena que destaca sobremanera por encima del nevado ambiente, y como parece saberlo se permite licencias, bandadas que van de un extremo a otro. El mejor ejemplo son sus dos últimos discos, el editado en 2006 “Duper Sessions”, y el que ahora nos ocupa, “Phantom Punch”, de este mismo año.

De un pop calmado en el que todo parecía bajo un control de aspiraciones preciosistas, tan académico que rozaba desde la fría Noruega la bossa nova brasileña, como ocurre en sus dos primeros álbumes, Faces Down (2002) y Two Way Monologue (2004), en 2006 salió con un disco en el que jazz fluía como mar de fondo. Un disco luminoso, sí; agradable, también. Diferente, pero pop.

En “Phaton Punch” lo que hace Sondre Lerche es alejarse, coger carrerilla y entregar un material descarado y juguetón desde el primer corte, “Airport taxi reception”. De la mano del rock se desata y lo que antes en su obra era pura reflexión ahora es euforia. La canción que da nombre al álbum, precedida por “Say it all” son ejemplo. Pero incapaz de que se le escape esa serenidad, Sondre Lerche aquí también maneja bien los tiempos, y ofrece un menú equilibrado. Animado, acelerado, vibrante, eléctrico, luego pausado y acústico en “Tragic Mirror”, para volver al desenfreno de “Face The Blood”. Y así, deambula a lo largo de los cortes de un disco importante, que sitúa a Sondre Lerche, sin perder un ápice de su personalidad, en posición de privilegio para que llegar a aquellos que poseen buen gusto.

http://cornadasparatodos.blogspot.com/

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.