Más que intentar hacer un resumen más o menos exhaustivo sobre lo que fue esta última edición, me propongo ofreceros unos apuntes, unas anécdotas, unas opiniones sobre 4 días intensos en Barcelona…

Aunque la iniciativa siempre es muy positiva, no creo que llevar unos conciertos por las calles de Barcelona resulte efectivo para los amantes de la música… Es difícil apreciar un concierto de The Walkmen en medio de un medio macro-botellón; parecía más bien una razón para reunirse en una plaza con música de fondo, una pena. The Black Lips podían pegar más en este ambiente, pero tampoco funcionó mucho. Aprovecho el citar The Black Lips para emitir una (primera) queja: no me parece normal que uno grupo que publicó uno de los mejores discos del 2011 no toqué dentro del Primavera Sound, o sea en el Fòrum… En el Arc de Triomf, y en el Autobus de Redbull, y el domingo en el Apolo para los pocos que aún seguían por Barcelona…

El primer concierto que pude ver dentro del Forúm fue el de Baxter Dury, que definitivamente se merecía otro horario que el de concierto de introducción en el escenario principal. Su show hubiese tomado otra amplitud al atardecer como les iba a pasar a los Kings of Convenience el sábado. Aún así, un 10 para el hijo de Ian Dury.

No fui de los que sufrieron mucho al ver cuantos grupos coincidían en la misma franja horaria por las cuatro partes del recinto, decidí ser resolutivo, no volver a grupos ya vistos y dejarme guiar por la inspiración del momento, lo cual me llevó a ver a Lee Ranaldo de Sonic Youth en vez del fenómeno electro-pop Grimes; a Mazzy Star en vez de Death Cab For Cutie. Esta última elección tiene también que ver con que me había casi prohíbido pegar la caminata hasta el escenario MINI a no ser que fuese para un concierto imprescindible. Deaht Cab no lo era para mi ni mucho menos. Que escriban una canción tan grande como “Fade Into You” de Mazzy Star y podremos volver a hablar (opinión personal).

Iba bastante pedo durante el concierto de Wilco lo cual hace que solamente recuerde una canción… y qué canción: “Impossible Germany”; bonito momento, no os voy a decir que me emocionó ni que lloré, porque no, estaba bastante feliz en aquel momento, gracias a la gente que me rodeaba y al ambiente en general; no particularmente gracias a Wilco, pero más bien al contexto. Me siento bien en un festival…

Cuando menciono a la gente que me rodeaba, estaban entre ellos, los que siempre me acompañan en este tipo de eventos, los que lo hacían por primera vez y los que conoces en el momento. Y fue el momento perfecto para conocer a cuatro suecos, unos tipos de puta madre, e irnos a ver juntos el que fue su banda preferida cuando eran adolescentes, es decir Refused. Quizás era el grupo que más ansiaba ver en esta primera jornada, no decepcionaron, su “New Noise” parecía más actual que nunca. ¿Qué grupo tocaba en el MINI mientras veía a Refused? The XX, ah… Me entenderéis cuando os cuente que los vi tocando en una iglesia en Austin, Texas, en el South by SouthWest 2010… ¿Sigo?
Después de las descargas eléctricas de Refused venían los que parecen de toda la vida, Franz Ferdinand, momento en el cual mis suecos y yo decidimos comernos un algo. Los hits de Alex Kapranos y compañía sientan muy bien con la cena, no hay lugar a dudas.

Muchas ganas tenía también de ver al catalán, John Talabot, verdadera revelación del año al internacional dentro del género música electrónica. John ofrecía su primera actuación en directo y fue más que sobresaliente, acompañado del madrileño Pional. Lo único negativo era que quizás hubiese pegado más después de Erol Alkan, pero es un detalle…

La jornada del JUEVES no pudo empezar mejor con uno de los mejores conciertos del festival, el de Other Lives. Estos tíos apuntan a muy alto, y solamente han publicado un disco… Me impongo cada año sesiones en el auditorio aunque no siempre conozca muy bien a la carrera de los artistas programados allí. El Auditori Rockdelux asegura grandes momentos. Y no faltó este año: Marianne Faithul tocando “As Tears Go By” escrita para ella por Mick Jagger y Keith Richards, no tiene precio, pero iba a llegar algo muchísimo más grande: el Big Star’s Third, homenaje al grupo americano Big Star y sobre todo a su cantante Alex Chilton, fallecido hace dos años. Este concierto se convirtió en un sinfín de sorpresas: Jeff Tweedy de Wilco cantando la primera canción del concierto, diluviaban los invitados, Mike Mills de R.E.M., Yo La Tengo, el cantante de Hot Chip, Norman Blake de Teenage Fanclub… todo eso parecía un verdadero all-star band. Los integrantes originales de Big Star se veían también acompañado por un conjunto de cuerdas y vientos, algo sensacional, emocionante, irrepetible… El mejor concierto de este año, que alguien intente contradecirme y decirme que fue, por ejemplo, M83, ¡no compro!

Después de dos conciertos de tal talla, uno se hace más exigente y le costó soportar dos horas de The Cure a pesar de que ya se había perdido una. Tres horas de concierto que me hicieron llegar a la desesperación y cuya situación no pudieron salvar ni Mayhem con su Death Metal y sus cabezas de cerdo colgando sobre el escenario. Me iba a casa con The Drums de fondo, los cuales no son imprescindibles de ver en directo.

Valió la pena y mucho acercarse tempranito al recinto el SÁBADO, nuestros representantes de la Comunidad Valenciana Senior i el Cor Brutal ofrecieron ahí un concierto muy bueno: mucha energía, nuevas composiciones que apuntan hacia un próximo albúm más eléctrico que su Gran, y que estará lleno de temazos, a eso olía… Éramos demasiado pocos pero muy felices con Landete y los suyos en el escenario Vice. Vi a Jeff Nagum en el Auditori sin tener ni zorra idea de quién era el tío este; no sabía si avergonzarme o no, visto la fervor con el cual el público se apuntó a los dos conciertos previstos en el Auditori. No sé que estaba haciendo durante los 90, no sé, no lo entiendo, pero es interesante ver como puedes pasar al lado de ciertas cosas en algún momento. No es que no me gustó su set en acústico pero parecía que hubiese podido tocar cualquier canción, cinluso inventarselas en el momento, o insultar al público y a todo el mundo le hubiese parecido genial, no sé, reinaba un ambiente raro ahí, daba un poco de grima, por eso no me cuesta decir que no sé quien es este tío, no quiero ir de guay y decir que por fin lo vi y tal, no…

Kings of Convenience (en la foto) ofrecieron el atardecer más bonito del festival, antes de que Beach House me recordaran lo mucho que me gustan, mucho más en disco que en directo… Ah, y un detalle, tocaban en el MINI… El resto de la noche se hizo más electrónico para mi con Chromatics, de lo mejor del festival, conciertazo; y Justice para cerrar en el San Miguel. Los franceses la petan vayan donde vayan, lo suyo es muy grande, pero un día a ver si nos explican lo que significa para ellos tocar en directo, yo personalmente, no lo pillo…

Mientras escribo esto descubro (por fin pensarán unos) a Jeff Mangum y más precisamente a Neutral Milk Hotel, no está mal… Ah, y la apuesta metalera con grupos como Napalm Death, Godflesh o Mayhem no trajo al festival a ningún aficionado al género, lo cual es una pena porque dan mucho color (negro) a un festival y son auténticos, no como gran parte de los asistentes al Primavera Sound. Parece una conclusión negativa, no lo es ¡volveré, siempre!

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.