Enrique Bunbury, que siempre se destacó por los mensajes enrevesados, se vuelve más directo y más social con 'Despierta' -«No te hundas. Despierta. Despierta de una vez» dice la letra-, la canción que sirve de avance del que será su nuevo trabajo: Palosanto, un disco que verá la luz el próximo 29 de octubre.

El avance del nuevo disco el propio se ha ocupado de explicarlo en una carta en la que, entre otras cosas, dice:

«Palosanto es mi decimocuarto álbum de estudio. Cuatro con HdS, ocho en solitario, uno con Nacho Vegas y otro con el colectivo Bushido. Todos ellos los considero discos de búsqueda. Una permanente huída hacia adelante. Un viaje interminable que nunca llega a su fin y que pretende no pasar dos veces por el mismo cruce de caminos. Así, considero que 'Palosanto' es mi decimocuarto disco de transición»

«Palosanto es un disco coral. En él coexisten, metafóricamente, muchas voces. Muchas opiniones. No defiende una sola posición o posibilidad. Estoy a favor y en contra de lo que sostiene. Depende del día y la hora. Pero un hilo conductor, al que sí me aferro, subraya lo dicho en la mayoría de las canciones. Este es la necesidad real y urgente de un cambio. La insostenibilidad del proyecto humano tal y como lo defendemos, o defienden en nuestro nombre.
En los tres años en los que estuve escribiendo el material que configura este álbum, el hartazgo y alienación llevó a jóvenes y no tan jóvenes, a salir a la calle a manifestar el descontento y desencanto, en México, España, Chile, Colombia y USA. En Grecia, en Túnez, en Inglaterra y en tantos otros lugares del mundo, simultáneamente. Intenté hacer un disco social y dar voz a un sentimiento general, pero he vuelto a hablar de mí mismo y de cómo lo viví y sentí.»

«Algunos me preguntaron inquietos y preocupados por el significado de la portada. ¿Un barco en el desierto, llamado 'God is Love', avistando un Ovni? ¿Comienza tu época cristiana?¿Son tan dañinos e irreversibles los efectos colaterales de las drogas? Espero qué las canciones, la portada, los vídeos y la gira, tengan las suficientes lecturas como para que las respuestas las dé el oyente. Espero que, de alguna forma, tras las preguntas que el autor se hizo (o sea, me hice) construyendo el universo sonoro de Palosanto, surjan nuevas cuestiones en la cabeza del que lo escuche y, ojalá, disfrute.»

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.