Desde pequeños idolatramos a cantantes, actores o cualquier personaje público con el que te sientes reflejado. Incluso imaginas que te conviertes en ellos y cantas frente al espejo como si estuvieras delante de un estadio lleno o recibiendo un premio con un bote de champú. La parte bonita de la fama es la que los espectadores vemos, pero la soledad y las dificultades del artista se quedan detrás del telón, incluso se convierten en tema tabú.

Aunque para recitar verdades ya está René Pérez Joglar, ex vocalista de Calle 13 y conocido como Residente. Puertorriqueño de nacimiento y de corazón, en sus temas muestra el amor a su patria, la rabia de las desigualdades, las dificultades a las que se ha tenido que enfrentar hasta llegar donde está y la soledad a la que se enfrenta el artista. Con su nuevo tema, René (lanzada el 28 de febrero), retoma un aspecto ya tratado con Calle 13 en Adentro, y es que el pasado al final te acompaña siempre. La felicidad ingenua de la infancia, en la que lo importante se limita a tus allegados y en lo que disfrutas, conocerte y crecer, pasa a ser un recuerdo nostálgico y doloroso una vez convertido en adulto.

El mismo mensaje es abordado de distinta manera en las dos canciones. En Adentro el tema lo canta desde la rabia, la agresividad y el reproche a los raperos acomodados; a diferencia de René, que sale del dolor y la impotencia. Los problemas de base planteados en cada canción son diferentes. En Adentro plantea un problema principal que es externo a su persona, como son los problemas sociales y políticos, el alcance de oportunidades respecto a personas con más privilegios, momentos que le han influido como persona y cómo es él haciendo rap. Sin embargo, en René el problema planteado es desde su situación personal y su interior. El estrés, no reconocerse, tener un estadio lleno pero sentirse vacío, aparentar felicidad pese a su tristeza, su divorcio y las mentiras de la industria de la música son piedras que le llevan a escribir esta canción.

Este planteamiento sirve de introducción para mostrar su pasado y parte de su presente. En Adentro lo hace de una forma dura y real, siendo en la segunda con nostalgia y vacío. Los puntos que definen su pasado en ambas canciones tienen aspectos en común: su familia, las dificultades de aprendizaje por el déficit de atención que padece, problemas económicos, la muerte de su amigo en manos de la policía y su amor por el arte. En René, ahonda más profundamente en su infancia, la relación con su madre y su padrastro, cómo era él en su juventud, inicio de la universidad, su pasión por el béisbol, sus aspiraciones, la importancia de las amistades, el rap. Desde la distancia mira su pasado con añoranza y la necesidad de volver a eso, perdido ante un presente del que quiere desaparecer.

La base de Adentro es más fuerte y melódica, mezclando instrumentos de viento y cuerda con ritmos electrónicos graves y distintas velocidades, una base en la que no se encuentran los clásicos loops de los ritmos raperos. A medida que va avanzando la canción van entrando más elementos hasta llegar a la parte del coro. A diferencia de René, que destaca al principio un piano suave y continua una base más aguda, profunda y lenta. También en René confluyen elementos que resaltan: la canción empieza con la voz de su madre interpretando un diálogo entre ella y su hijo cuando era estudiante, ayudándole a aprenderse la lección con una pequeña canción; de cara al final se puede escuchar la melodía de una canción de Rubén Blades, autor que menciona en la canción y que le une a sus hermanos.

El título de ambas canciones hace referencia a él. Adentro como introspección a él mismo, René como carta que se escribe para sí. Destacan las letras que ha empleado en cada canción. En Adentro son más agresivas y directas, siendo en René más sinceras y agradables. En las dos canciones el rap es muy largo, llegando Adentro a casi una duración de 5 minutos y René superando los 7 minutos.

Otro aspecto que diferencia las canciones es el receptor. Adentro es una canción que surge como respuesta a los enfrentamientos entre raperos, que van ensañándose y comparando los bienes y dinero que cada uno tiene. La primera parte de la canción se puede escuchar “las rimas son pa ti sin tener que mencionarte” y es que, como se pudo ver en twitter, el que se dio por aludido con el tema fue el reggaetonero Cosculluela. Durante la primera parte de la canción se pueden ver lecciones y reproches hacia esos raperos más acomodados, cuyas canciones incitan a actos violentos pero que no han vivido dificultades. Sin embargo, René es una canción para él, una carta escrita en un momento de inestabilidad emocional tras no querer salir a cantar en un estadio lleno de fans por la soledad en la que él se encontraba.

A priori ambas canciones parecen no tener ningún tipo de unión, pero llegando al fondo se puede ver cómo el pasado impregna ambas, generando canciones que abordan el tema desde perspectivas muy diferentes.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.