La irónicamente autoproclamada como “mejor banda de Rock and Roll del mundo”, Supersuckers, aterrizará el jueves 20 de febrero en Valencia, en el club 16 Toneladas, para descargar lo mejor de un repertorio acumulado durante tres décadas y que comenzó a fraguarse bajo el mítico sello Sub Pop. Con un directo que se apoya a partes iguales en la descarga de adrenalina y el humor más autoparódico, aprovechan la publicación de su último disco Play That rock N’ Roll para volver a lanzarse a la carretera. 

Con su frontman, Eddie Spaghetti, recuperado de aquella enfermedad que le apartó de los escenarios en 2015, “Metal” Marty Chandler a la guitarra y «Captain» Chris Von Streicher a la batería, escupirán lo mejor de ese rock sucio y afilado que les situó entre lo mejor de la escena rock de los 90, junto con la explosión escandinava capitaneada por Gluecifer, Backyard Babies o Turbonegro, sin olvidar a los gloriosos The Hellacopters. 

Durante toda su carrera han trabajado para mantenerse fieles a su propio criterio, sin renunciar a ese espíritu de rock stars que disfrutaban actuando frente a audiencias multitudinarias, y han abrazado la imperfección como el camino a seguir para transmitir toda la potencia de unos temas que han alcanzado ya la categoría de clásicos, como Pretty Fucked Up, Creepy jackalope eye o, la que el propio Eddie considera su mejor composición, Born With A Tail.

Aunque ya lejos de aquel disco de country eléctrico que respondía al nombre de Must’ve Been High, el sonido de Supersuckers sigue siendo ecléctico, y los ramalazos country se siguen integrando en auténticos pelotazos rockeros. Es como encontrarse con juegos gratis de tragaperras de las de siempre en un videojuego de Pokémon: no sabes por qué están ahí, pero acaban conformando un todo que termina por encajar a la perfección de una forma inefable.

A falta de ver el peso que tendrán los temas de su nueva obra en el concierto del 20 de febrero (salió al mercado el 7 de febrero de este mismo año) y de cómo funcionarán en directo, lo que está claro es que los afortunados asistentes al concierto de Supersuckers en 16 Toneladas podrán disfrutar de sus grandes éxitos y del carisma de su alma mater, un Eddie Spaghetti que se ha ganado por méritos propios un puesto en el Olimpo del rock más sucio y desenfadado. Seguro que los que asistieron a su concierto en Loco Club en 2014 estarán deseando repetir.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.