Tú Ves Ovnis y el productor Diego Fertita se embarcan juntos en su nave para teletransportarse a finales del siglo XX. Allí descubren las claves para hacer de la canción ya existente una quimera que te hará despertar los sentidos más primitivos.

No me crees, no me crees cuando te digo que no voy a volver.

Y ya no sé si está bien volverlo a intentar una vez más.

Cojo el tren del solitario, soy vagabundo y un naufragio no me hará perder el rumbo.

Cojo el tren del solitario, soy vagabundo y un naufragio no me hará perder el rumbo.

Te diré, te diré que sin ti mi vida vuelve a florecer.

Pero sé que en mi sien este amor siempre va a permanecer.

Cojo el tren del solitario, soy vagabundo y un naufragio no me hará perder el rumbo.

Cojo el tren del solitario, soy vagabundo y un naufragio no me hará perder el rumbo.

La obra visual es arte de Cristina Tovar Raffalli, fotógrafa y cineasta experimental venezolana (@cristytovar_photo).

Tú Ves Ovnis (Valencia, 2014) publica su primer disco largo Flores y Cemento (2018), una obra heterogénea en lo esencial pero homogénea en el tratamiento y envoltorio de las canciones. En las 12 pistas que componen el LP hay espacio para canciones duras y oscuras (Electropura / Los Días Perdidos), melódicas y paisajísticas (Pachamama / El Tren del Solitario), íntimas (Amanecer Doble / Viaje Astral / Resonancia Orbital), rockeras (Revolución), instrumentales (Sala de Espera), experimentales (De lo que importa no queda) y poéticas (Avistamiento / Abducción).

La estructura y base de todas las canciones parten de la disolución de la banda de culto valenciana Aloha Dai en 2014. En ese momento Enrique Peydró decide seleccionar algunas de las canciones que no encajaban en la vertiente neo-psicodélica de la banda extinta y editar el EP de presentación Trilogía de Amor en Mercurio (2014), recibiendo críticas muy positivas de medios locales como Alquimia Sonora, además de quedar finalista de varios concursos de renombre nacional como MusikIrún y CreaCultura (Atresmedia y Talents United).

Así en 2016 continúa componiendo y dando forma al resto de temas, hasta seleccionar los 12 que configuran este original y exclusivo disco después de un filtro de más de 20 composiciones. Las seleccionadas se graban por fascículos, según van saliendo arregladas del local de ensayo, en Novo estudios con Facundo Novo a la coproducción.

De la homogeneización tiene bastante culpa el importante trabajo realizado por Dany Richter en El Lado Izquierdo (Julio de la Rosa, Havalina, Rufus T. Firefly, Tulsa, Russian Red, Christina Rosenvinge y un largo etcétera). Quién se encargó de las mezclas y la masterización en verano de 2017.

Flores y Cemento (2018) es la cinta sonora con dos caras de una misma moneda: el amor y la naturaleza son los tallos que emergen del hormigón en el que vivimos. Una visión íntima y transversal de la realidad y ecosistema en el que nos sumergimos cada día, donde en ocasiones las canciones, duras y grises, duelen; en otros momentos, frágiles y rosadas, sanan.

Es la primera vez que Tú Ves Ovnis muestra un lado crítico tan explícito hacia nuestra sociedad. Flores y Cemento es el heredero lógico de Trilogía de Amor en Mercurio donde sólo se mostraba la parte amorosa.

La obra que se nos presenta suena elegante, contundente, introspectiva, interesante, novedosa. Sin duda, este trabajo será noticia en el panorama alternativo actual y se encuentra desde ya entre uno de los discos más excitantes de 2018. No hay mejor forma para sobrevivir al tedio cotidiano que regalándonos un buen ramo de canciones.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.