Grupo: Grand Archives + The Wooden Birds
Sala: Wah Wah

Sin ser del Barça, uno llegaba a Wah Wah con el corazón que le salía por la boca. Los nervios palpitando por el gol inextremis de Iniesta y la mano que casi no podía sujetar la imprescindible cerveza. Dentro de la sala una centena de no futboleros ya disfrutaban de The Wooden Birds que habían comenzado de la misma manera que acabarían: sin sobresaltos. Pronto se vislumbró que la banda de cinco liderada por Andrew Kenny conserva el sabor de pop cálido y acompasado de American Analog Set (la anterior formación de Kenny).

Cerca de mi coincidían conmigo y encontraban paralelismos entre Josh Rouse y el sonido de los tejanos. Al placentero tono de voz del propio Kenny, los suaves coros del resto de la tropa o la victoria del pop sobre el omnipresente folk, añádanle una pequeña y morbosa guitarrista y obtendrán una breve y deliciosa actuación. Así fue.

Al poco de recolocar los amplis, salieron a escena el cuarteto que forma Grand Archives: corpulento y mostachudo batería (Thomas Wright); un bajista llamado Jeff Montano que, además de a los coros, chapurreaba -como su apellido indica- algo de castellano; simpático y activo guitarrista que, a pesar de su parecido con Charly de la serie Lost, responde a Ron Lewis; y Mat Brooke alma matter de un conjunto que superpuso su particular forma de cantar y su poblada barba a su extrema y preocupante delgadez . Tatuajes por doquier, vaqueros, Jack Daniels y camisas de cuadros… Ya disponíamos de todos los elementos para disfrutar de un buen concierto de alt-country.

Con la silbante y enternecedora “Miniature Birds” dio comienzo una actuación que pronto emparentamos con los, más conocidos a nivel comercial, Fleet Foxes. Aquello de buscar la intensidad partiendo de la fragilidad más extrema si se hace tan bien como lo hace Grand Archives emociona y emocionará siempre.

“Crazy Grave” o “Strays” formaron parte de una apacible primera mitad de concierto teñida de acústicas y coros a lo Eagles. La llegada, ya en el ecuador, de los temones “Swan Matches” y, sobre todo, “Sleepdriving” marcaron la mesurada aparición de las eléctricas que a las manos de Lewis y Brooke se apreciaban de manera cristalina. El apolíneo sonido de la sala se conjuró con el grupo de Seattle y las guitarras, los taconeados de las botas de cowboy de Brooke y las voces se discernieron, como pocas veces, de manera mágica.

Para alguien que ha estado en Londres viendo a Band of Horses (seguramente el Mejor directo que vi en 2008), era imposible no buscar las comparaciones al saber que Brooke fue fundador de la banda junto a Ben Bridwell (actual líder). Cierto es que Grand Archives no alcanzan, ni de lejos, la potencia e intensidad de los Band of Horses (aplíquese esto a las voces de Brooke y Bridges), pero no menos certero es reconocer que la sutileza en el timbre de voz de Brooke y esa forma que tuvo al pronunciar las eles y mirar al cielo al cantar le otorgaron al forastero personalidad dentro de un estilo, el pop-folk, que ya empieza a albergar impostores.

Para nuestra desilusión, y tras casi una hora, fueron acabando (únicamente tienen un disco) y para el amago de finiquitar se guardaron una versión de Elvis Costello (¿“Smoke gets in your eyes”?) y “Southern Glass Home”. Cuando salieron para el impostado bis a nadie le quedaba duda de que “Torn Blue Foam Coach” sería la perla final. Interpretada con guitarras acústicas y de manera rápida e impecable al amigo Brooke no le quedó más remedio que volver a salir a la palestra.

Sin repertorio de donde tirar, salió a quemarlo todo, sólo y con guitarra acústica, para interpretar una nueva que, aunque con fallos de precisión, fue muy bienvenida. Para cuando cerró, ya con toda la banda a través un tema powerpop que se salía del guión, aquello ya había ardido.

No fue uno de los mejores conciertos de nuestra vida; no fue un gol en el tiempo de descuento que da el pase directo a una final de champions; pero, sin duda, valió la pena acercarse al Wah Wah aquella agradable noche de miércoles.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.