Grupo: Maria Arnal i Marcel Bagés
Sala: TEM

Emma tiene 9 años y le ha pedido a su madre ir al concierto de Maria Arnal i Marcel Bagés. Como no tienen entradas (se agotaron con más de un mes de antelación) deciden ir el sábado a la taquilla del Teatro El Musical sobre las dos de la tarde. La taquilla no abre hasta las cinco.

Las personas que vivimos y trabajamos diariamente con la música y el mundo musical tendemos a usar en exceso la frase de que “la música puede cambiar una vida”. En el caso de noches como esta es una realidad, es nuestra realidad. Maria Arnal i Marcel Bagés son al 2018 lo que fue en el 69 el “Dedicado a Antonio Machado, poeta”, un disco crucial para toda una generación, una tarjeta de entrada a decenas de autores y artistas contemporáneos y pasados, canciones y géneros a contracorriente que vuelven a alzar la representación de nuestro ser, sin oscurantismos ni adulteraciones.

Las comparaciones tratándose de “45 cerebros y 1 corazón” son innecesarias. No porque el texto no las admita, sino porque el contenido es lo suficiente brillante como para mantenerse por si mismo, por lo que en este caso concederle el beneplácito de la duda al abajo firmante para que de esta forma aquellos que aún desconocen la obra de Maria Arnail i Marcel Bagés tengan un punto (lejano) de referencia.

Sí que es necesario regresar a la noche del 13 de enero del 2018 y al TEM. Para aquellos que lo vivimos debería ser un deber diario regresar a este concierto. En vivo el repertorio de Maria Arnal i Marcel Bagés es aún más puro, más deslumbrante si cabe, hasta puntos de romper las escalas del entendimiento, con cimas como la interpretación de “La gent”, junto a David Soler, productor del disco. Durante los algo más de cuatro minutos que transcurrieron la majestuosidad se hizo música y la música cobró vida, como si Maria Arnal fuera una joven Mary Shelley capaz de resucitar las masas inertes de población galvanizadas desde la Transición.

Maria Arnal es la canción popular, es Ovidi, Estellés, Las Víctimas Civiles, es Marina Ginestà es todos nosotros y ninguno y es una voz prodigiosa en un cuerpo que brinca como si estuviera en un concierto de rock; Maria es un canto a la vida.
Marcel Bagés es la definición de genio de las seis cuerdas, es capaz de hacer pequeño un teatro como El Musical gracias a su distorsiones y con tan sólo dos guitarras y es, como no podía ser de otra forma, el mejor socio que todos nosotros podíamos imaginar para Maria Arnal.

Termina el concierto. Emma sale dando saltos. Está agotada y está deseando volver a casa, pero antes de irse quiere una foto con Maria Arnal. Emma no sabe todavía que jamás olvidará el concierto de Maria Arnal i Marcel Bagés.

Fotos: Guillermo Stockmedia

Crónica: Sergio F. Fernández

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.